Maduro se apoya en el Banco de España para mover dinero en el exterior, aseguran informantes

Por Julian Bertone
11 de Septiembre de 2019 Actualizado: 11 de Septiembre de 2019

Frente a la condena y las presiones internacionales que tratan de acorralar a la dictadura venezolana, maduro cuenta con un aliado extranjero a la hora de realizar transacciones monetarias: el Banco de España.

Así lo reportó Bloomberg el 9 de septiembre, que tuvo acceso a las declaraciones de dos informantes con conocimiento de causa y cuyos nombres permanecen en el anonimato.

A raíz de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela, muchos bancos y grandes instituciones financieras comenzaron a evitar tratos y suspender transacciones con el régimen socialista, razón por la cual el Banco Central de Venezuela comenzó a depender más del Banco de España para transferir y recibir fondos en el extranjero, de acuerdo a los informantes.

Uno de ellos también aseveró que funcionarios del Banco Central de Venezuela aconsejan a contratistas recurrir al Banco de España como una opción para hacer y recibir pagos fuera del país, con el inconveniente de que las transacciones podrían demorar hasta un mes en liquidarse debido a mayores escrutinios.

Luego de que la noticia se reflejara en gran variedad de medios informativos, la respuesta del Banco de España tardó un día en aparecer. El 10 de agosto aseguraron que las acusaciones de estar siendo utilizados por el gabinete de Maduro como herramienta para mover dinero en el exterior son solo rumores y las rechazaron.

“La cuenta a la que hace referencia la noticia solo permite realizar transferencias con origen y destino en el Banco Central de Venezuela. Está abierta desde hace años y es una más de las cuentas que varios bancos centrales tienen abiertas en el Banco de España”, explicaron a la agencia de información Sputnik fuentes del Banco de España.

Como información complementaria el Banco reveló que el saldo de la cuenta de Venezuela es “relativamente pequeño” y que “no tuvo una variación significativa en el último año”, a lo que agregaron: “Básicamente está siendo utilizada para pagar los gastos de funcionamiento habituales de las relaciones diplomáticas entre ambos países y por organismos supranacionales para hacer llegar fondos a sus oficinas en Venezuela, al no poder usar la vía de la banca comercial”.

Banco de España. (Creative Commons)

Entre tanto, el gobierno de España en manos del presidente Pedro Sánchez, no hizo ninguna declaración hasta el momento.

La sanciones de Estados Unidos al país sudamericano comenzaron a implementarse hace más de una década y con el transcurso del tiempo se convirtieron en un poderoso instrumento para sofocar la tiranía del régimen chavista. 

Bajo la administración del presidente Donald Trump, aumentaron tanto en número como en alcance, apuntando ya sea a líderes de alto rango como Nicolás Maduro y su esposa, Cilia Flores; la vicepresidente Delcy Rodríguez; y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, entre otros; o bien se enfocan en las finanzas de régimen socialista. 

Debido a estas sanciones, las reservas internacionales de Venezuela pasaron de 29.890 millones de dólares en 2012 a 8400 millones en 2018, de acuerdo a cifras divulgadas por AFP.

Las sanciones continúan

El 5 de agosto, Trump firmó una orden ejecutiva autorizando sanciones a cualquier compañía internacional vinculada con EE. UU. que brinde apoyo a Maduro, y el 4 de septiembre venció el plazo de las licencias concedidas para que las compañías completen las transacciones necesarias para el cese de sus operaciones en Venezuela.

La orden, que también permite bloquear los activos que tengan en EE. UU. las empresas que hagan transacciones con el actual régimen venezolano, volvió a demostrar su impacto en las finanzas venezolanas y también en la industria del petróleo.

A raíz de esto último Mastercard anunció la suspensión de sus servicio en dos bancos venezolanos, el Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (BANFANB), que se trata de una entidad financiera creada específicamente para atender al sector militar, y el Banco Agrícola de Venezuela (BAV).

A fin de no violar las mismas sanciones, la empresa petrolera China National Petroleum Corp. (CNPC), una de las principales socias de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), también detuvo por completo sus actividades en el país, lo que significó un segundo golpe duro a la dictadura luego de que en una primera instancia China suspendiera a principios de agosto un embarque de 5000 millones de barriles de petróleo.

Tras las nuevas sanciones, Nicolás Maduro se limitó simplemente a acusar a EE. UU. de “terrorismo económico”.

“Es una nueva y grave agresión de la administración de Donald Trump a través de acciones arbitrarias de terrorismo económico contra el pueblo de Venezuela”, señaló en un comunicado la cancillería venezolana.

Trump por su parte aseguró que el decreto está destinado a ayudar a poner fin a “la continua usurpación del poder por parte del ilegítimo régimen de Maduro” y en respuesta a las “violaciones a los derechos humanos, las interferencias a la libertad de expresión y los intentos de socavar la autoridad” que corresponde a Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como Presidente interino.

*****

Video relacionado:

Diputados denuncian al régimen chavista por hipotecar Venezuela durante el auge petrolero

TE RECOMENDAMOS