Alumnos hacen llorar a su maestra con una sorpresa después de enterarse de la muerte de su gato

Por La Gran Época
07 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

La muerte de una mascota es un momento triste y difícil para los dueños. Ya sea que suceda por alguna enfermedad o de manera inesperada, en cualquier caso nuestra mente pasa por un proceso de duelo similar al que atravesamos con la pérdida de un ser querido. Y es que las mascotas pasan a formar parte de nuestra vida y se convierten en uno más de la familia.

Es por eso que cuando Tonya Andrews, una maestra de Texas, perdió a Blondie, su gata que la acompañó durante 16 años, tuvo problemas para dar clases al siguiente día.

Tonya dijo a HuffingtonPost, que Blondie murió en sus brazos, camino al hospital veterinario de emergencias en Burleson poco después de que ella y su esposo se dieran cuenta de que su gatita estaba enferma. “Al otro día en la escuela lloré mucho en cada clase”, agregó.

Rachel Hanhart de 16 años, estudiante de secundaria en Joshua High School, le dijo a ABC News que durante la clase de Estadística Universitaria, su maestra Tonya Andrews comenzó a llorar, luego de que los alumnos le preguntaran qué estaba mal. Rachel recuerda que su maestra respondió: “Lo siento, mi gata de 16 años llamada Blondie murió ayer”.

Blondie
Blondie. (Imagen ilustrativa: La Gran Época)

Ante ésto, Rachel junto a sus compañeras Ashlei Mahan, Makayla Comer y Sheridan Swindell decidieron planear una sorpresa para animar a su profesora.

Makayla, compró flores, Sheridan, se ofreció para llevar pastelitos, otra compañera llevó globos. Un estudiante de tercer año en la escuela, sugirió regalarle gatitos. “Así que mi mamá buscó en línea para encontrar gatitos que necesitaban un hogar en Fort Worth”, recordó Rachel.

Ashlei Mahan, Rachel Hanhart y alguno de sus amigos esperaban en el corredor con un regalo en las manos. Todos estaban llenos de emoción.

Cuando entraron al salón, Tonya recibió flores, pastelillos, globos… y ¡dos nuevos gatitos! La profesora, muy confundida al principio, no sabía si podía quedarse con los gatitos o si sus alumnos solo se los traían para jugar un rato con ellos.

“¿Son míos?”, preguntó ella. Y sí, eran para ella, lo que la emocionó hasta las lágrimas al igual que al resto de la clase.

La interacción fue captada por Rachel y publicada en Twitter, donde recibió muchas visitas.

Tonya inmediatamente tomó a las gatitas en sus brazos y haciéndoles mucho cariño les puso como nombres: Missy y Girlie. Ella espera que estas nuevas gatitas se queden con ella tanto como Blondie.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS