Maestro de una aldea de Kenya que dona el 80% de su salario gana un premio de 1 millón de dólares

Por La Gran Época
28 de Marzo de 2019 Actualizado: 28 de Marzo de 2019

Conoce al profesor de ciencias Peter Tabichi, el primer profesor africano hombre en obtener el Varkey Foundation 2019 Global Teacher Prize (Premio Mundial del Profesor 2019 de la Fundación Varkey).

El príncipe heredero Sheikh Mohammed bin Rashid al-Maktoum entregó el premio, dotado con un millón de dólares al educador más destacado del mundo, seleccionado entre 10.000 aspirantes en una ceremonia de entrega de premios celebrada en Dubai el 24 de marzo, y cuyo anfitrión fue el actor Hugh Jackman.

Peter, el hermano católico romano que vistió una túnica marrón esa noche para recibir el premio, dijo en su discurso de aceptación: “Cada día en África pasamos una nueva página y un nuevo capítulo… Este premio no me reconoce, sino que reconoce a los jóvenes de este gran continente. Solo estoy aquí por lo que mis alumnos han logrado”.

“Este premio les da una oportunidad. Le dice al mundo que pueden hacer cualquier cosa”, continuó.

Peter dio las gracias a su padre antes de invitarlo a subir al escenario.

Peter Tabichi. (Crédito: TONY KARUMBA/AFP/Getty Images)

La historia de Peter Tabichi, el mejor educador del mundo

Procedente de Kenya, Peter enseña en la Escuela Secundaria Mixta de Keriko, administrada por el gobierno en la remota aldea de Pwani, situada en el Valle del Rift de Kenya, una región a menudo afectada por la sequía y la hambruna.

Según la Fundación Varkey, la escuela tiene una sola computadora con una conexión lenta a Internet y sus alumnos, que pertenecen a diversas culturas y religiones, aprenden en aulas mal equipadas.

El 95% de los estudiantes de Peter, provienen de familias desfavorecidas un tercio de las cuales son huérfanos o tienen un solo padre.

Además, para asistir a la escuela, los estudiantes tienen que caminar 7 kilómetros por caminos que se vuelven intransitables durante la temporada de lluvias.

Como resultado de la pobreza familiar y la falta de paternidad en el hogar, el abuso de drogas, los embarazos de adolescentes, abandonar la escuela antes de tiempo, los matrimonios de jóvenes y los suicidios es algo normal.

Sin duda alguna, es una tarea difícil de realizar en una escuela con instalaciones limitadas y una proporción de alumnos por profesor de 58 a 1. Pero Peter estaba decidido a ayudar a sus estudiantes a sobresalir en sus estudios.

El trabajador maestro inició un club de fomento del talento y amplió el club de ciencias de la escuela. A través de su ayuda, el 60 por ciento de los proyectos de investigación desarrollados por sus estudiantes califican para concursos nacionales.

Además, Peter guió a sus estudiantes a través de su participación en la Feria de Ciencia e Ingeniería de Kenia 2018, donde exhibieron su invento un dispositivo que permite a las personas ciegas y sordas medir objetos.

Bajo su tutela el equipo de Ciencias Matemáticas, también cumplió con los requisitos para participar en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería INTEL 2019 en Arizona, Estados Unidos. Además, sus estudiantes lo han hecho sentir orgulloso al ganar un premio de la Royal Society of Chemistry por usar la vida de las plantas locales para generar electricidad.

La influencia de Peter, va mucho más allá del aula. Fuera de clase, junto con otros cuatro colegas, da a los estudiantes que tienen dificultades académicas clases particulares de matemáticas y ciencias.

Yendo más allá, el dedicado maestro sacrifica sus fines de semana para visitar las casas de los estudiantes y comprender los desafíos que enfrentan. Incluso dona el 80 por ciento de su salario mensual para apoyar a sus estudiantes, reportó la BBC.

“A veces, cuando reflexiono sobre los desafíos que enfrentan, derramo lágrimas”, dijo Peter a Associated Press.

A pesar del escaso acceso a Internet de la escuela, Peter utiliza la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) en el 80 por ciento de sus clases para involucrar a los estudiantes.

Peter Tabichi.(Crédito: TONY KARUMBA/AFP/Getty Images)

El duro trabajo y sacrificio de Peter ha valido la pena.

Los estudiantes llegan a “creer en sí mismos” gracias a los incansables esfuerzos de Peter, para mejorar su rendimiento académico y su autoestima.

“La matricula se ha duplicado a 400 en tres años y los casos de indisciplina se han reducido de 30 por semana a solo tres. En el 2017, solo 16 de 59 estudiantes fueron a la universidad, mientras que en 2018, 26 estudiantes fueron a la universidad y a la facultad” afirma la Fundación Varkey.

Con la dedicación de Peter, junto con “el trabajo arduo y la creencia apasionada en el talento de sus alumnos”, ha “llevado a su escuela de la remota Kenia rural a salir victorioso después de enfrentarse a las mejores escuelas del país en competiciones científicas nacionales”.

La más joven laureada con el Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, dijo en una ocasión: “Un niño, un maestro, un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”. Para Peter, la mayor alegría de enseñar es ver a sus alumnos “crecer en conocimientos, habilidades y confianza”.

“Cuando se vuelven resistentes, creativos y productivos en la sociedad obtengo mucha satisfacción porque actúo como su mayor habilitador de destino y la llave que abre su potencial de la manera más emocionante”, aseguró.

Enseñar no es ciertamente una hazaña fácil: requiere mucho trabajo y sacrificio. Peter es incuestionablemente un educador excepcional por ir más allá para nutrir, inspirar, motivar a sus estudiantes y cambiar sus vidas. Es realmente reconfortante verlo ganar el premio Global Teacher Prize de un millón de dólares.

Mira el vídeo:

Profesora es sorprendida en su cumpleaños con propuesta de matrimonio

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS