Malas prácticas ambientales de China nos perjudican a todos

Por Froma Harrop
31 de Enero de 2020
Actualizado: 31 de Enero de 2020

Comentario

Muchas cosas van mal en este planeta, y muchos de esos problemas son made in China. El mortal coronavirus está siendo vinculado a “mercados húmedos” que trafican con vida silvestre. Estos mercados no solo han permitido que el virus pase de los animales a los humanos, sino que también han contribuido a diezmar la vida silvestre del mundo.

El brote de coronavirus ha llevado a China a poner en cuarentena a más de 50 millones de sus habitantes, la población de California, Oregón y Washington juntos. Después de la crisis del SARS, los científicos chinos pidieron el cierre de estos mercados. El gobierno los ignoró.

China gasta enormes sumas en investigaciones biotecnológicas de prestigio y muy poco en los servicios de salud pública necesarios para prevenir y combatir estos contagios, según The Wall Street Journal. Otro ejemplo fue la respuesta tacaña del gobierno chino a la gripe porcina africana, que provocó la muerte de casi la mitad de los cerdos del país.

La mayor amenaza para el planeta es el calentamiento global. China ha estado saboteando los esfuerzos internacionales para detener la quema de carbón, el más sucio de los combustibles fósiles en la liberación de gases de efecto invernadero. China usa casi tanto carbón como el resto del mundo en conjunto.

Las temperaturas más altas indudablemente ayudaron a alimentar los catastróficos incendios en Australia. El desastre conmocionó al país, matando al menos 1000 millones de canguros, koalas y otros animales. Al mismo tiempo, Australia es un importante productor de carbón y exporta el combustible fósil a toda Asia, incluida China.

Aparte del enorme papel del carbón en el cambio climático, emite la desagradable niebla tóxica que hace presa a las personas que viven cerca de las plantas. Esta es la contaminación anticuada que causa asma, cáncer, demencia y enfermedades cardíacas, además de contaminar los suministros de agua locales.

La contaminación del aire está relacionada con unos 1,6 millones de muertes prematuras al año en China (y más de 2 millones en la India). Uno ve a la gente de China usando máscaras bajo los cielos oscuros y se pregunta por qué no hay disturbios en las calles, a pesar del control férreo del gobierno sobre la ciudadanía.

Mientras que la mayor parte del mundo occidental está cerrando rápidamente las plantas de carbón, China está construyendo más capacidad de quema de carbón que el resto del mundo combinado. A medida que la economía de China se desacelera, está reabriendo algunas minas de carbón. El Primer Ministro Li Keqiang ahora está presionando por más energía generada por carbón.

Las nuevas plantas de carbón de China están apareciendo mucho más allá de Asia, en Bosnia-Herzegovina, por ejemplo. La calidad del aire en su capital, Sarajevo, es tan mala que la embajada sueca allí dijo que está “en una categoría propia”. Los Balcanes Occidentales ya tienen 16 centrales eléctricas de carbón de la era comunista que se han vinculado a 3900 muertes en toda Europa cada año.

No es mi intención culpar a China de todos los males ambientales del mundo. China es, con mucho, el mayor emisor de gases de dióxido de carbono del mundo, pero los Estados Unidos están muy por delante de las 1400 millones de personas en emisiones per cápita. Pero nosotros y otros países occidentales al menos hemos estado reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, y China las mantiene creciendo.

China es grande en la producción de paneles solares, y la Agencia Internacional de Energía proyecta que para el año 2024 representará el 40 por ciento del crecimiento mundial en energía renovable. Pero, la ironía de las ironías, el aire densamente contaminado de China impide que los rayos solares lleguen a sus paneles solares.

China es ahora una superpotencia económica. Con eso viene la obligación de dejar pasar algunos negocios por el bien de todos. Un país orgulloso no debería querer la etiqueta de paria del medio ambiente.

Froma Harrop es la receptora de numerosos premios y honores, Harrop ha trabajado en la mesa de negocios de Reuters, ha editado reportes económicos para The New York Times News Service, y ha servido en la junta editorial del Providence Journal. Ha escrito para publicaciones tan diversas como The New York Times, Harper’s Bazaar e Institutional Investor.

*****

Descubre:

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los ‘Made in China’

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS