Mamá capta momento en que la escuela humilla públicamente a su hijo en la cafetería por llegar tarde

08 de Septiembre de 2019 Actualizado: 08 de Septiembre de 2019

Después de que la foto de un niño siendo avergonzado en la escuela por su tardanza apareció en las redes sociales, la comunidad de Oregon se unió para hacer algo asombroso para que él nunca llegara tarde de nuevo.

Hunter Cmelo, de Grants Pass, Oregon, entonces de 6 años, estaba enloqueciendo, ya que una mañana del 2015 llegaba tarde a la escuela.

“Voy a llegar tarde. Voy a conseguir que me detengan a la hora del almuerzo”, dijo Hunter a su madre, Nicole Garloff, según KFOR-TV. “Mamá, tenemos que darnos prisa”.

“[La escuela tiene] una política según la cual cada tres llegadas tarde, se obtiene una detención”, dijo Nicole a ABC News. “Cada vez que llegas tarde, tienes un castigo”.

Temeroso de conseguir una detención, Hunter, un alumno de primer grado de la Escuela Primaria Lincoln, estaba llorando cuando entró a la escuela esa mañana. Por lo tanto, Nicole decidió ir a verlo a la hora de comer. Para su consternación, Nicole encontró a Hunter sentado en aislamiento.

“Estaba en la primera mesa cuando uno entra a la cafetería, y estaba sentado con una pared de cartón frente a él… y dos o tres libros a su lado”, dijo Nicole.

Para añadir a la vergüenza del niño, su taza tenía incluso una gran “D” negra escrita en ella. Nicole estaba molesta y tomó una foto de Hunter en esa situación miserable con su iPad. La abuela de Hunter, Laura Hoover, publicó la foto que muestra el polémico castigo en Facebook.

Sin embargo, la tardanza de Hunter no fue del todo su culpa; su auto familiar a menudo se avería, y ese día, el auto volvió a tener algunos problemas. Su madre también tiene osteoporosis. “Me causa mucho dolor y por la mañana me resulta especialmente difícil ponerme en marcha”, dijo Nicole. “No llega tantas veces tarde como para merecérselo”.

En el correo, explicó Laura: “Ayer, llegó un minuto tarde y esto es lo que su mamá descubrió que hacen para castigarlo! Le han hecho esto 6 veces por algo que está fuera del control de este bebé!”.

La foto pronto se volvió viral y provocó indignación en Internet.

Una personalidad de la radio local, Bill Meyer, se enteró de la historia y se puso en contacto con Lisa McClease Kelly, propietaria de Kelly’s Automotive, para que arreglaran el Dodge Durango de la familia. Sin embargo, resultó que las reparaciones costarían más de lo que vale el auto.

Así que una empresa local, Rapid Repo and Collections, donó una furgoneta Chrysler Town and Country del 2001. Además de los 1400 dólares en mantenimiento de McClease Kelly, otros negocios locales también contribuyeron a la instalación de un nuevo parabrisas y dos nuevas llantas en la minivan. Además, dos personas donaron 60 dólares para tarjetas de regalo, reportó The Oregonian.

Cuando McClease Kelly entregó la camioneta al padre de Hunter, Mark Cmelo, se quedó sin palabras.

“Pensamos que íbamos a ir allí para que nos dijeran que nuestro Durango no tenía reparación en absoluto”, dijo Nicole. “Estábamos tan sorprendidos que no parece real”.

“Estamos muy agradecidos a todas las personas de nuestra comunidad que nos han apoyado tanto”, agregó.

Gracias a este increíble esfuerzo de la comunidad, el castigo de la pared de cartón de la escuela fue eliminado, y Hunter nunca ha llegado tarde desde que la familia recibió la camioneta.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Sus hijos nunca se imaginaron que esto iba a pasar…

TE RECOMENDAMOS