Encuentran viviendo dentro de una pared a niño desaparecido por años, su mamá y abuela eran cómplices

Por La Gran Época
25 de Mayo de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

Durante un proceso de divorcio, los niños son los que más sufren. Es un cliché común, pero los clichés existen por una razón.

Durante el amargo divorcio entre Michael Chekevdia y Shannon Wilfong, su hijo Richard sufrió más que la mayoría. Richard tenía cuatro años cuando sus padres se divorciaron y la batalla por la custodia cambió su vida para siempre. Luchando para llegar a un acuerdo con su marido, Shannon se llevó a su hijo y huyó.

Durante dos años, fueron oficialmente catalogados como personas desaparecidas. Desaparecieron sin dejar rastro, y Michael no estaba seguro si volvería a ver a su hijo. Los dos desaparecieron poco después de que a Michael se le concediera la custodia completa de su hijo.

Shannon alegó que Michael maltrató a su hijo en varias ocasiones, pero numerosas investigaciones de las acusaciones indicaron lo contrario. Sin tener más opciones, Shannon huyó.

El destino obvio era la casa de su madre, Dianne Dobbs. Pero después de varios registros dentro de su casa, la policía no encontró evidencia de que Shannon y su hijo estuvieran allí.

Pasaron dos años y el rastro se había enfriado. La policía sabía que la madre huyó con su hijo, pero no sabían dónde.

Una denuncia anónima en el 2009 envió a la policía a casa de Dianne. Encontraron a Shannon y Richard escondidos en un lugar secreto detrás de una pared.

La policía se sorprendió al encontrar a Richard escondido en un espacio secreto detrás de una pared. Él y su madre estaban acurrucados en la habitación, incapaces de pararse debido a los techos bajos.

Dijeron que estaba increíblemente pálido, como si raramente, saliera de allí.

“Lo dejamos salir del auto y corrió como si nunca hubiera visto el aire libre”, dijo el sargento Stan Diggs a ABC News. “En realidad fue muy triste”.

Shannon y Dianne fueron arrestadas. Richard fue llevado a los servicios de protección donde recibió terapia antes de reunirse con su padre.

Michael luchó por expresar la alegría que sentía cuando se enteró de que habían encontrado a su hijo.

“Cuando me notificaron que lo habían encontrado, estallé de felicidad”, dijo a ABC News.

Shannon y Dianne se enfrentaron a un juez en 2011. Ambas se declararon culpables de los cargos que se les imputaban y, como resultado de ello, recibieron penas más leves.

Shannon sirvió un mes en la cárcel y pagó US$ 1500 en multas. Su sentencia también incluía dos años de libertad condicional.

Mientras tanto, Dianne fue acreditada por los 12 días que ya había pasado en la cárcel, y tuvo que pagar US$ 1000 en multas.

Cuando el padre e hijo finalmente se reunieron, Michael hizo bien en hacer que Richard sea activo y salga de casa.

Richard ha competido en natación, pruebas de escalada en roca y se ha adaptado bien a la vida fuera de la casa de su abuela.

El enfoque sigue siendo darle la mejor vida posible después de su calvario traumático. En una foto publicada en su página de Facebook, Michael dijo que la confianza de su hijo había crecido a pasos agigantados.

Cuando la abuela trata de ayudar a acomodar la nueva secadora… no termina muy bien 😂 😂

 

TE RECOMENDAMOS