Mamá se indigna al ver porqué su hija de 2 años sale del tobogán con las piernas heridas

Por Louise Bevan
30 de Agosto de 2019 Actualizado: 30 de Agosto de 2019

Amy Smith de Torquay, Inglaterra, pensó que iba a llevar a su hijita de 2 años a una divertida excursión a su parque local en una tarde tranquila. La afectuosa joven mamá encontró un asiento cómodo desde el cual observar a su pequeñita divertirse en los juegos infantiles, pero resultó que el parque de juegos no era el sitio seguro que ella esperaba que fuera.

Demi-Mai, de dos años de edad, se metió en el tobogán cerrado del parque y Amy esperaba ver la carita risueña de su hijita saliendo del tobogán en cuestión de segundos. “Estaba muy orgullosa de Demi, ya que acababa de aprender a escalar la cuerda que lleva al tobogán”, dijo Amy, según el Daily Star. “La ayudé un poco y luego se fue por el tobogán”, agregó.

Pero después de dejarla deslizar, Amy esperó demasiado. Demi salió después de unos pocos segundos de más, y eso no fue todo; la niña estaba en un mar de lágrimas.

Demi se puso de pie al final del tobogán y corrió de inmediato hacia su madre. Cuando Amy vio lo que goteaba por las piernas de su hijita, se quedó pasmada. La parte posterior y las piernas de su bebé estaban cubiertas de sangre. La madre frenética fue de inmediato a investigar el tobogán, y lo que encontró en su interior le causó malestar estomacal.

La mamá amante de la diversión y su hija habían estado en Kitson Park muchas veces antes y Amy no tenía razón para creer que no era seguro, pero esta vez, algo era diferente. Mirando hacia arriba del tobogán cerrado, Amy encontró la peor pesadilla de todos los padres: vidrios rotos.

Según The Sun, se creía en ese momento que: “El vidrio se quebró y fue dejado en el tobogán a propósito”.

Tobogán
Imagen Ilustrativa. (KhunMai/Shutterstock)

La madre horrorizada llevó a su hija a la sala de emergencias. “El hospital limpió la herida de Demi”, dijo Amy, “y por suerte no necesitó puntos de sutura”. Sin embargo, la niña “sintió que la herida le dolía mucho” y tuvo dificultades para caminar bien durante un tiempo después de la lesión.

“Estoy muy enojada de que alguien hiciera eso en un parque de juegos para niños”, dijo Amy a Mirror.

Después de asegurarse de que su hija estaba a salvo y cuidada, Amy y las autoridades informaron a los servicios de medio ambiente natural del Ayuntamiento de Torbay sobre los vidrios rotos. El departamento del consejo limpió el vidrio e hizo que el tobogán fuera seguro para quien lo utilizara después.

Sin embargo, Amy seguía decidida a advertir a otros padres para que pudieran mantener a sus propios hijos a salvo de peligros inesperados. “Espero que al llamar la atención de la gente sobre lo que pasó, ayude a otros padres a evitar que sus hijos resulten heridos”, dijo.

Niña en tobogán
Imagen Ilustrativa. (siam.pukkato/Shutterstock)

El día de Demi-Mai en el parque se convirtió en una verdadera pesadilla para ella. El tiempo de juego inocente nunca debe ser una amenaza para los niños indefensos, y el espíritu aventurero de Demi puede haber sido abatido por esta experiencia aterradora. Quién sabe por cuánto tiempo.

Si eres padre o conoces a alguien que lo sea, te beneficiarías de la lectura de esta historia de precaución, entonces asegúrate de compartir la seria advertencia de Amy a los padres en todas partes. Compartir es preocuparse, y la experiencia aterradora de la pequeña Demi no necesita repetirse.

Esto es lo que pasa cuando dejas a los niños con papá el fin de semana

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS