Manada de elefantes llora la muerte del hombre que los rescató marchando en ‘procesión fúnebre’

Por La Gran Época
01 de Mayo de 2019 Actualizado: 01 de Mayo de 2019

Cuando una manada de elefantes huyó de un parque nacional sudafricano a principios de la década de 1990 para escapar de los cazadores, lo último que esperaba el fundador de la reserva de caza, Lawrence Anthony, era convertirse en su salvador.

Lawrence había fundado la Reserva de Caza Privada Thula Thula y el Safari Lodge en 1990, proporcionando un sitio de conservación de 2023 hectáreas en su país natal para los pueblos indígenas.

Aunque con el tiempo se convertiría en un conservacionista de animales de renombre internacional, trabajando con todo el mundo, desde las tribus indígenas hasta los militares, para proteger a los animales de la intervención humana, no había pensado inicialmente en Thula Thula específicamente como un sitio para animales rescatados.

Sin embargo, eso cambió cuando la manada de elefantes necesitó refugio. Lawrence los llevó a la reserva, lo que desencadenó una carrera que, en última instancia, lo vería rescatar animales del zoológico de Bagdad durante el apogeo de la invasión del 2003 y negociar con el Ejército de Resistencia del Señor en el sur de Sudán para ayudar a preservar los rinocerontes blancos incluso cuando estaban involucrados en horribles actos de guerra.

Eventualmente desarrollaría una reputación como “el susurrador de elefantes”, aunque es muy posible que el nombre nunca significara tanto como lo hizo en el período inmediatamente posterior a su muerte.

En el 2012, Lawrence sufrió un ataque al corazón y de repente falleció, dejando a su esposa y a la comunidad conservacionista africana de luto.

Su esposa tenía el corazón roto, pero fue durante su período de dolor que ocurrió un verdadero milagro. Mientras estaba en la casa que había compartido con Lawrence en la reserva, los empleados le informaron que la manada que había rescatado décadas antes se dirigía hacia ella y parecía que estaban listos para acompañarla en su amargo llanto.

Esta noche en Thula Thula, toda la manada llegó a la casa principal, hogar de Lawrence y yo. Extraordinaria prueba de sensibilidad y conciencia animal que solo unos pocos humanos pueden percibir. Y Lawrence era uno de ellos. Gracias por sus maravillosos mensajes. El legado de Lawrence estará con nosotros para siempre en Thula Thula”.

Se sabe que muchos animales expresan una variedad de emociones humanas, y los elefantes no son diferentes, especialmente cuando se trata de su proceso de duelo. Se cree que celebran una especie de funeral animal por los miembros de su rebaño perdido, e incluso intentan enterrarlos en imágenes capturadas por cineastas en años pasados.

Es difícil saber cómo, exactamente, los elefantes fueron capaces de detectar que el hombre que les salvó la vida había fallecido. Pero se cree que habían sentido la profunda pérdida de un hombre que era, en cierto modo, como una figura paterna para ellos, proporcionando un hogar y niveles de comodidad y seguridad a lo largo de los años.

Marcharon durante horas para llegar a su casa, presentando su respeto de alguna manera a su esposa mientras lloraba la pérdida de su pareja.

La comunidad conservacionista africana habló de lo grande que fue el impacto que tuvo Lawrence en salvar la vida de cientos de animales durante su vida. Pero como estos elefantes lo demostraron, es quizás difícil que los humanos comprendan realmente lo inmenso que fue su impacto.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS