Manglares están amortiguando el alza del mar y elevando los suelos

28 de Julio de 2015 Actualizado: 28 de Julio de 2015

Los manglares podrían ser cruciales para la protección de las zonas costeras ante la subida del nivel del mar, hecho que ya está ocurriendo en manera acelerada. A medida que el agua sube milìmetro a milìmetro, estos van amortiguando el efecto al elevar la superficie base y evitar la erosión.

Un estudio sobre los increíbles beneficios de los manglares en las costas, se desarrolló en vista de que los meteorólogos internacionales han previsto que el aumento del nivel del mar se incremente más rápido de lo pensado. En los últimos días se habla de un aumento de  6 a 9 metros debido a los deshielos causados por el alza de las temperaturas globales, que a su vez son un producto de la infrenable liberación de los gases de efecto invernadero (CO2 entre otros).

En el estudio de modelado de la elevación del nivel del mar, los investigadores revelaron que los bosques de manglares van creando progresivamente un amortiguador entre el mar y la tierra, y que funcionaría cuando el área está sometida a subidas del nivel del mar de hasta 0,5 milímetros por año, informó la Universidad de Southampton, el 27 de julio.

“Incluso después de la subida del nivel del mar, los manglares muestran una mayor capacidad para mantener una elevación en la zona intermareal superior”, señaló el equipo de Southampton, que además incluyó un conjunto con investigadores de las universidades de Auckland y Waikato en Nueva Zelanda.

El estudio se plantea como solución efectiva para hoy, con un alza del mar equivalente. Sin embargo meteorólogos anticipan un aumento de al menos 21.600 milímetros de agua (6 metros), en tiempos breves, de mantenerse los actuales niveles de liberación CO2, no en miles de años.

Tomando los datos de manglares de Nueva Zelanda, los académicos utilizaron simulaciones matemáticas para estudiar cómo los bosques de manglares responderán a los niveles del mar más elevados y que pasará con los diferentes tipos de estuarios y deltas de los ríos.

Como resultado, se desmostró que “es probable que la erosión se amplìe en las áreas sin manglares, y mucha más agua invada hacia el interior, mientras que en las regiones de manglares este efecto se puede evitar”.

En su informe, destacaron que probablemente la construcción de suelo alrededor de las raíces actúe reduciendo la energía de las olas y las corrientes de la marea.

Viejo árbol de Avicennia marina en el lago Be Malae. (Wikimedia Commons)
Viejo árbol de Avicennia marina en el lago Be Malae. (Wikimedia Commons)

Además analizaron lo que sucede en los estuarios costeros y los nichos de las costas que forman bahías, donde el movimiento de las corrientes de marea de las zonas poco profundas crean redes de bancos de arena y canales. Aquí normalmente los bancos de arena crecen hacia arriba para mantener el ritmo de los cambios del nivel del agua, mientras que los canales se vuelven más profundos para drenar de manera eficiente el exceso de agua en el mar.

Los manglares aquí demostraron que pueden facilitar este proceso, mediante la adición de estructuras de hojas y raíces en el sedimento de acumulación, lo que aumenta la elevación al tiempo que mejora la captura de nuevos sedimentos que llegan de la cuenca.

El Dr Barend van Maanen de la Universidad de Southampton, explicó que cuando un bosque de manglares comienza a desarrollarse, se crea una red de canales. “Con el bosque de manglares, los canales se vuelven más superficiales por la materia orgánica de los árboles, las resuspensiones de los sedimentos (causadas por los manglares) y retención de sedimentos (también causada por los manglares), entonces el fondo del mar empieza a subir, y con la elevación aumenta unos pocos milímetros por año, hasta que el área ya no está inundada por la marea”.

El profesor Asociado Karin Bryan, de la Universidad de Waikato, dreveló que la propagación de manglares está cambiando el paisaje de la costa de Nueva Zelanda. “En Nueva Zelanda, los manglares habían sido considerados tradicionalmente como indeseables, por ocupar áreas donde hubo una vez playas de arena. Sin embargo, en otros países, este no es el caso, ya que son vistos como un amortiguador para el cambio climático en las zonas de bajo nivel”.

“Ahora sabemos que también podrían desempeñar un papel crítico en la amortiguación de nuestra tierra costera ante los efectos del aumento del nivel del mar”, agregó el académico.

El estudio se desarrolló con la Avicennia marina, la única especie de manglar que se produce en Nueva Zelanda, y que se produce en todos los hábitat importante de manglares en el mundo.

Avicennia marina. Foto de archivo. ( Wikimedia Commons)
Avicennia marina. Foto de archivo. ( Wikimedia Commons)

Otros estudios han mostrado además, que los manglares tienen la capacidad de eliminar el carbono de la atmósfera y proteger a las personas contra los peligros tales como el tsunami.

Los académicos señalaron la importancia de la protección de los humedales y los manglares, que lamentablemente ahora están amenazados por el desarrollo de la acuicultura

“Los resultados muestran que los bosques de manglares juegan un papel central en los estuarios y ambientes palustres (ambiente sedimentario)”, dijo el profesor Giovanni Coco de la Universidad de Auckland.

“Asì como anticipamos los cambios causados ​​por el cambio climático, ahora es importante conocer el efecto que aumento del nivel del mar podría tener, particularmente alrededor de nuestras costas. Los manglares parecen ser resistentes a la subida del nivel del mar y es probable que sean capaces de mantener dicho cambio climático. Las implicaciones para la costa de Nueva Zelanda son considerables y requieren nuevas formas de pensar en términos de presupuestos y la respuesta a los cambios climáticos”, concluyó el profesor de Auckland.

Los manglares, sustento y crecimiento económico de largo plazo

Los manglares son considerados sitio vital para varias especies acuáticas, especialmente durante sus primeras etapas de la vida, las cuales mantienen las pesquerías del Sistema Arrecifal Mesoamericano y son la base de la economía local.

“Además, el sistema sustenta poblaciones de aves acuáticas residentes y migratorias, así como poblaciones de tortugas marinas que dependen de las playas del sitio, particularmente durante la temporada de desove”, agrega Ramsar.

Carlos Salvaterra, director de la organización Redmanglar destaca que de por sì la naturaleza cuando viene respetada provee beneficios que aportan anualmente millones de dólares, como la pesca, la extracción de leña, carbón y colecta de productos derivados de la fauna asociada. Son beneficios “a largo plazo”, señaló en declaraciones previas a La Gran Época.

La Organización Redmanglar ha estado monitoreando y denunciando la destrucción de los manglares en las costas de América:

Otros artículos del tema:

 

TE RECOMENDAMOS