Manifestante de Hong Kong es arrestado en China acusado de “solicitar prostitución”

Por Eva Fu
17 de Enero de 2020 Actualizado: 17 de Enero de 2020

Un estudiante de Hong Kong involucrado en organizar un grupo médico voluntario para apoyar el movimiento de protestas por la democracia y la libertad fue arrestado recientemente en China, según informó el grupo médico y sus compañeros de clase.

Kwok Chun-fung, conocido por su apodo “Chico gordo”, es cofundador del grupo de Telegram FindcMed, que tiene la tarea de asistir a los manifestantes heridos y a aquéllos afectados por el gas lacrimógeno durante los enfrentamientos con la policía. El joven, que es nativo de Hong Kong, actualmente estudia en la Universidad de Medicina China de Guangzhou en el sur de China.

Ha estado detenido desde el 8 de enero bajo la acusación de “solicitar prostitución”, que se sanciona con 10 a 15 días de detención bajo la ley china.

Simon Cheng, exempleado del Consulado de Reino Unido en Hong Kong, enfrentó las mismas acusaciones cuando fue por un corto viaje de negocios a la ciudad china de Shenzhen el pasado agosto. Cheng, que desde entonces dejó su ciudad natal para ir a Londres, dijo que la policía lo torturó y lo obligó a hacer una confesión televisada en los medios estatales chinos.

Manifestantes prodemocracia usando máscaras que representan al exempleado del Consulado de Reino Unido, Simon Cheng, se reúnen fuera del edificio del Consulado Británico en Hong Kong, el 29 de noviembre de 2019. (Nicolas Asfouri/AFP via Getty Images)

Kwok desapareció la mañana del 8 de enero de su dormitorio universitario mientras estaba en una llamada con otro administrador del grupo médico, conocido como “Pequeña Vaca”. En una publicación en el foro de las protestas LIHKG (similar a Reddit), Pequeña Vaca relató los momentos antes y después del arresto de Kwok y pidió ayuda.

Durante la llamada, Kwok dijo a Pequeña Vaca que se estaba levantando para abrir la puerta. Pequeña Vaca afirmó que escuchó a Kwok caminando para abrir la puerta y luego escuchó pasos antes de que la llamada se cortara.

Pequeña Vaca dijo que no supo nada de Kwok desde entonces pero que se enteró a través del compañero de cuarto de aquél, que estaba bajo arresto administrativo. El compañero de cuarto dijo que la policía lo había detenido por 24 horas y había eliminado su cuenta de Telegram.

Pequeña Vaca también dijo que, el 9 de enero, Kwok agregó un nuevo miembro al grupo de Telegram sin consultar a los otros, suscitando preocupaciones de que la policía haya tomado el control de su cuenta. La persona no respondió los mensajes privados de Pequeña Vaca.

La universidad de Kwok envió un comunicado a los estudiantes el 15 de enero, diciendo que Kwok había sido atrapado con una mujer y 2300 yuanes (334 dólares) en un hotel, con sospechas de prostitución, según la prensa de Hong Kong. El comunicado también decía que Kwok había enfrentado otras dos acusaciones de prostitución en noviembre y en diciembre de 2019, ocasiones en que había admitido las acusaciones.

Un estudiante contó a AFP que, en una sesión informativa privada, los funcionarios de la universidad recordaron a los estudiantes que no son de China continental que “[deberíamos] atesorar nuestra oportunidad de estudiar aquí dado que nos graduaremos en medio año”, lo que se sintió como una advertencia indirecta. El estudiante solicitó permanecer anónimo.

En respuesta a la acusación en contra de Kwok, el grupo médico dijo a la prensa de Hong Kong que se trata de una “vieja táctica” usada por el gobierno pro Partido Comunista Chino (PCCh) de la Jefa Ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, y que no les sorprende. “La verdad hablará por sí misma”, afirmaron.

El 16 de enero, el grupo dijo que en el futuro se negará a dar comentarios, dado que el caso había pasado a instancias legales.

Sentimientos en Hong Kong

Esta imagen, tomada el 7 de septiembre de 2019, muestra a “Abuelo Wong” (centro), de 85 años, escudando a los manifestantes de la policía al sostener su bastón en alto, junto a otros voluntarios de “cabello plateado”, en el distrito Tung Chung en Hong Kong. (Vivek Prakash/AFP via Getty Images)

La excolonia británica de Hong Kong fue transferida al régimen chino en el marco de “un país, dos sistemas” en 1997, prometiendo a la región un alto nivel de autonomía política por al menos 50 años. La ciudad se ha visto envuelta en protestas generalizadas a favor de la democracia y la libertad durante más de medio año por el temor a perder sus libertades básicas a manos del régimen del PCCh en el continente.

Una encuesta llevada a cabo en diciembre por el Instituto de Investigación sobre Opinión Pública de Hong Kong, descubrió que de todos los residentes de Hong Kong, la juventud entre 14 y 20 años son los que más apoyan las protestas, puesto que casi 9 de cada 10 manifiestan su apoyo. En general, el 59 por ciento de los residentes de Hong Kong apoyaron las protestas, y más de un tercio dijo que había participado directamente en las mismas. La encuesta consultó a 1021 personas.

La legisladora prodemocracia de Hong Kong, Claudia Mo (derecha), rodeada de agentes de seguridad, grita “¡Libertad de prensa! ¡No a la persecución!”, mientras la jefa ejecutiva Carrie Lam (no visible en la imagen) llega para dar su discurso de políticas en el Consejo Legislativo en Hong Kong, el 10 de octubre de 2018. (Anthony Wallace/AFP via Getty Images)

Lam, que tomó una postura dura en contra de las protestas, recibió una valoración de 21,5 por ciento y una popularidad neta de 66 por ciento negativo, según una encuesta del 10 de enero efectuada sobre 1011 residentes de Hong Kong por el instituto referido más arriba.

El jueves, en su última conferencia de prensa, Lam sostuvo que la juventud que a menudo se ve en la línea de frente de las protestas, actúa por “malentendidos temporales” y agregó que “hay suficientes razones para creer que ‘un país, dos sistemas’ (…) no cambiará después de 2047”.

Fue recibida por alrededor de doce legisladores de la oposición que sostenían carteles mientras cantaban: “Carrie Lam, renuncia ya”.

Desde junio, la policía de Hong Kong ha disparado más de 16,000 rondas de gas lacrimógeno y efectuó alrededor de 7000 arrestos bajo acusaciones relacionadas a las protestas. Alrededor de 400 de los arrestos tuvieron lugar durante la protesta de Año Nuevo, en la que participaron 1 millón de personas.

Las fuerzas policiales están considerando equipar a los oficiales con pistolas paralizantes y otras armas de electrochoque, según reportaron South China Morning Post y TVB citando fuentes anónimas.

Cuando un legislador cuestionó sobre el asunto al jefe de seguridad de la ciudad, este último no respondió directamente sino que dijo que el Buró de Seguridad va a “apoyar cualquier método que permita a la policía manejar a los revoltosos más efectivamente y que disminuirá el riesgo de lesión para ambas partes”.

Sigue a Eva en Twitter: @EvaSailEast

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS