Maoístas del ‘Camino de la Libertad’ de EE. UU. ayudan al régimen de Maduro y a la revolución marxista latinoamericana

Por Trevor Loudon
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

Los maoístas estadounidenses están trabajando para apoyar al asediado régimen del ilegítimo presidente venezolano Nicolás Maduro y para fortalecer los lazos con el comunismo latinoamericano.

A mediados de julio, el militante Sindicato de Docentes de Chicago (CTU por sus siglas en inglés) envió una delegación a Caracas para construir “solidaridad” con la Venezuela socialista. Según el líder de la delegación y organizador de la escuela independiente de la CTU, Richard Berg:

“Estamos interesados en mostrar solidaridad con la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano y al mismo tiempo queremos interactuar con los líderes sindicales venezolanos con un enfoque en los sindicatos de docentes para aprender de ellos cómo han contrarrestado las sanciones de Estados Unidos y para informarles sobre nuestras recientes victorias en Estados Unidos, como la reciente huelga organizada por la CTU en Chicago”.

Berg se refería a la exitosa huelga de mayo realizada por la CTU contra los propietarios de escuelas independientes de Chicago. Tres de los cinco delegados –la maestra de educación especial Sarah Chambers, la maestra de inglés Fabiana Casas y la maestra de matemáticas Valeria Vargas– fueron las capitanas de la huelga durante la acción industrial de mayo. La delegación estuvo encabezada por Berg y María Moreno, secretaria de finanzas de la CTU.

La CTU está fuertemente influenciada por el mayor grupo abiertamente maoísta de Estados Unidos: la Organización Socialista Camino de la Libertad (FRSO por sus siglas en inglés). Chambers, vicepresidente de la CTU de la zona y líder prominente de la huelga, es cercana a la FRSO, al igual que Moreno. Berg ha estado muy activo en la política maoísta del medio oeste de EE. UU.  desde que fue presidente de la Organización Estudiantil Progresista de la Universidad de Marquette a principios de la década de 1980.

El viaje al país caribeño se produjo inmediatamente después de una resolución oficial de la CTU que pedía “el fin de la intervención de Estados Unidos en Venezuela”.

Chambers le dijo al medio FightBack! News de la FRSO que los dictadores de Venezuela se preocupan más por la educación que los líderes del Partido Demócrata de Chicago:

“A través de las grandes dificultades económicas, el presidente venezolano Nicolás Maduro nunca cerró una sola escuela pública o una sola clínica de salud. Esto contrasta fuertemente con nuestra experiencia en Chicago, donde el alcalde Rahm Emanuel cerró 50 escuelas públicas y varias clínicas de salud mental en un solo año”.

De acuerdo a lo informado por FightBack! News, “la delegación de docentes se reunió con dirigentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, del Ministerio de las Comunas, del Ministerio de Educación, con docentes de educación de adultos y con estudiantes, así como con activistas sobre el terreno”.

La delegación también se reunió con Vladimir Castillo, director de asuntos internacionales de Venezuela. Se enteraron de que Hugo Chávez solo “comenzó a hablar [abiertamente] sobre socialismo en 2005, en el Foro Social Mundial” en Brasil, siete años después de haber llegado a la presidencia. Durante muchos años, Chávez, al igual que Fidel Castro antes que él, negó ser un socialista –una lección para los votantes estadounidenses en 2020.

Los delegados también tuvieron la “increíble oportunidad” de reunirse con Jacobo Torres de León, coordinador de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores. Torres de León habló de su trayectoria junto a Maduro, su “hermano sindicalista”, y de cómo “trabajaron juntos para mejorar los derechos de los trabajadores y los sindicatos”.

Foro de São Paulo

Del 25 al 28 de julio, delegados de la FRSO participaron en el 25º “Foro de São Paulo”, una conferencia celebrada este año en Caracas, Venezuela. Asistieron más de mil delegados de todo el mundo, bajo el lema “Por la paz, la soberanía y la prosperidad de los pueblos: Unidad, lucha, combate y victoria”, según FightBack! News.

La delegación de la FRSO estuvo encabezada por Tom Burke (también conocido como Tomas de Bourgha), el secretario de organización de la FRSO con sede en Grand Rapids, Michigan.

Fundado en 1990 por el dictador cubano Fidel Castro y el líder sindical marxista brasileño Lula da Silva, el Foro de São Paulo reunió a partidos comunistas, terroristas y socialistas de toda América Latina. El Foro de São Paulo fue establecido explícitamente “para salvar lo que se había perdido del comunismo en Europa Oriental y la antigua URSS”.

La “Marea Rosa” liderada por el Foro de São Paulo se extendió por toda América Latina, llevando a da Silva y Chávez al poder en Brasil y Venezuela, respectivamente, junto con regímenes de izquierda en Paraguay, Uruguay, Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y Nicaragua.

Según el redactor Sean Orr de FightBack! News, que formó parte de otra delegación de la FRSO en Venezuela en abril:

“La llamada Marea Rosa ha comenzado, y muchos de los partidos políticos de amplio espectro del Foro fueron elegidos para el gobierno. Muchos creían que los días oscuros de la dominación de EE. UU. eran cosa del pasado, y que las masas podían ahora determinar democráticamente su propio futuro. Venezuela jugó un papel protagónico, dirigiendo parte de sus ingresos petroleros para apoyar a estos nuevos gobiernos progresistas”.

Hoy, muchos de esos gobiernos de izquierda fueron removidos, sobre todo en Brasil, que –tras 16 años de socialismo– el año pasado eligió al presidente anticomunista Jair Bolsonaro. Sin embargo, la izquierda sigue siendo muy fuerte en toda América Latina y tuvo una gran victoria en 2018 cuando Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO), partidario del Foro de São Paulo, ganó la presidencia en México.

La FSRO ve un nuevo resurgimiento comunista en América Latina, construido alrededor de las fortalezas socialistas/comunistas restantes de Cuba, Nicaragua, Bolivia y Venezuela.

Orr escribió:

“Hoy, solo los gobiernos de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua se mantienen firmes contra el imperialismo. Todos los demás fueron derrotados. Se destaca la Revolución Bolivariana, pues mientras la contraofensiva imperialista se derrumbaba a su alrededor, las masas venezolanas profundizaron su proceso revolucionario. El socialismo es su horizonte. El presidente Nicolás Maduro dice que una nueva ofensiva popular debe barrer América Latina, una más radical y profunda que la última –¿quizás una ‘Marea Roja’? Y mientras las fuerzas de izquierda de América Latina se reúnen una vez más, el movimiento venezolano planea sentar las bases para una ofensiva de este tipo”.

Y según Orr, la FRSO ayudará:

“La FRSO estará allí, construyendo relaciones con las fuerzas revolucionarias de nuestro hemisferio para el objetivo común de acabar con el imperialismo estadounidense y construir un futuro que pertenezca a las masas”.

La FRSO está trabajando desde suelo estadounidense para ayudar y apoyar el proceso revolucionario en Venezuela, un país que actualmente está bajo las sanciones de Estados Unidos.

Si se permite que el comunismo venezolano resurja de la casi destrucción, habría un resurgimiento revolucionario en todo el continente, apoyado por Rusia, China y Cuba –y probablemente México.

Esto sería desastroso para América Latina y para los intereses de Estados Unidos en todo el Hemisferio Occidental.

¿Por qué se permite a los maoístas estadounidenses ayudar abiertamente a los revolucionarios venezolanos en contra de los intereses de su propio país?

¿Acaso no hay una palabra para eso?

Ahora es el momento de aumentar la presión sobre el régimen de Maduro y de tomar medidas drásticas contra los estadounidenses que apoyan abiertamente al régimen tiránico y subversivo de Venezuela.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, estuvo investigando los movimientos de izquierda radicales, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en el ámbito político general.

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

[/epoch_video]

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS