Máquina vende camisetas por 2 dólares pero nadie quiere comprarlas: he aquí la razón

Por Margery Dunn
23 de Julio de 2019 Actualizado: 23 de Julio de 2019

La mayoría de la gente está buscando estar a la moda con un presupuesto bajo hoy en día y están tratando de encontrar un acuerdo perfecto de compra. No es de extrañar que esto se haya convertido en algo muy sencillo, a un solo clic de distancia. La venta al por menor en línea puede ayudar a comparar productos y precios antes de comprar. Y esto se ha convertido en una forma popular de actualizar su guardarropa con nuevos estilos a precios de ganga.

Si bien llenar su armario con ropa a precios de ganga puede hacer que se sienta bien, las condiciones en las que se fabrican los artículos de moda de hoy en día pueden no ser siempre buenas. Comprar moda ética es algo profundamente personal, como puede verse en el siguiente experimento social.

Una brillante máquina expendedora de color turquesa fue colocada en una conocida plaza pública de Berlín para averiguar lo que la gente haría cuando se le ofreciera una camiseta a un precio de ganga. A continuación, los clientes ponían su talla y se les mostraba un vistazo de las condiciones de trabajo en las que se fabricaban sus camisetas baratas. Después de ver el video que invita a la reflexión, ¿la gente siguió adelante para comprar la camiseta de US$2.2?

De hecho, los clientes que se preocupan por la producción ética pueden influir en las marcas de moda actuales para que actúen de forma más responsable. Dondequiera que se fabriquen los bienes, la cadena de suministro debe ser transparente para los consumidores, y las empresas deben ser responsables de los bienes que producen.

Trabajos forzados

Nadie quiere pensar en el trabajo esclavo o forzado como parte de su negocio o de los productos que compran, pero con demasiada frecuencia la verdad está oculta. Desafortunadamente, en China, el régimen comunista chino no ve este sistema brutal y explotador como una violación de los derechos humanos, sino que lo ve como una forma de reformar a los prisioneros a través del trabajo forzado y la re-educación en el sistema penitenciario.

trabajo forzado en prisiones chinas
Trabajo forzado en prisiones chinas. (Crédito: La Gran Época)

Según un informe de abril de 2018 de la Organización Mundial para la Investigación sobre la Persecución a Falun Dafa (WOIPFG), las empresas occidentales pueden convertirse involuntariamente en parte del sistema de trabajo esclavo de China.

Por ejemplo, marcas internacionales como Banana Republic y Neiman Marcus han obtenido sus productos de Xinjiang, Tianshan Wool Tex Stock Co. Sin embargo, no está claro si Tianshan Wool Tex todavía tiene una relación con estas marcas, aunque su sitio web afirma que suministran productos a muchos países internacionalmente.

Presos de conciencia

En algunos casos, los fabricantes chinos han anunciado abiertamente el uso de prisioneros para campos de trabajo. Según el informe de WOIPFG, entre los muchos detenidos hay adherentes a Falun Dafa (también conocido como Falun Gong), una práctica espiritual tradicional china basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. La práctica fue prohibida por el régimen comunista chino en 1999, poco después de que una encuesta estatal estimara que había al menos 70 millones de personas practicando estos ejercicios en China.

Practicantes de Falun Gong en Chengdu antes de la persecución de 1999
Los practicantes de Falun Gong hacen ejercicio en Chengdu, provincia china de Sichuan, antes de que comenzara la persecución en 1999. (Crédito: The Epoch Times)

Desde 1999, “millones de personas que practican Falun Dafa han sido sometidas a encarcelamiento injusto, sesiones de lavado de cerebro y tortura, con miles de muertes confirmadas en custodia”, según el Centro de Información de Falun Dafa.

Muchos son condenados a campos de trabajos forzados o prisiones donde los detenidos se ven obligados a fabricar productos que se exportan. De 2000 a 2002, más de 50 practicantes de Falun Dafa fueron forzados a hacer suéteres para Tianshan Wool Tex y fueron detenidos en el campo de trabajo de Changji. Trabajaban más de 20 horas al día. Sus piernas se hincharon al tener que pararse para operar las máquinas.

Los detenidos también se vieron obligados a trabajar en condiciones extremas, lo que provocó un agotamiento prolongado y privación del sueño. Los que eran torturados se contagiaban sin querer de pus y sangre en los suéteres.

Notas de SOS

Sin embargo, algunos prisioneros han encontrado maneras de alertar al mundo sobre las atrocidades que se están cometiendo en los campos de trabajo y las prisiones. Varios estadounidenses en el pasado reciente han reportado haber encontrado mensajes de SOS en sus productos “Made in China”; los mensajes traducidos describen las largas horas y las crueles condiciones que los prisioneros soportaron mientras fabricaban productos para la venta en todo el mundo.

Christel Wallace, una compradora estadounidense, encontró un trozo de papel doblado en la parte inferior de su nuevo bolso comprado en un Walmart de Arizona en marzo de 2017.

El mensaje, garabateado en chino, cuando se traduce dice: “Los reclusos de la prisión de Yingshan en Guangxi, China, trabajan 14 horas al día y no se les permite descansar al mediodía. Tenemos que trabajar horas extras hasta medianoche. La gente es golpeada por no terminar su trabajo. No hay sal y aceite en nuestras comidas. El jefe paga a los prisioneros 2.000 yuanes al mes. La comida es consumida por los guardias de la prisión. A los reclusos enfermos que necesitan medicinas se les disminuye el sueldo”.

En otro mensaje de SOS que se hizo viral, una mujer de Oregon encuentra una nota desesperada en su caja de decoración de Halloween comprada en Kmart; fue escrita por un prisionero político dentro de uno de los notorios campos de trabajo de China.

Carta de SOS en campo de trabajo forzado en Masanjia
Animación que recrea el momento en que Sun Yi escribe en secreto una carta de SOS en el Campo de Trabajo Forzado de Masanjia. (Crédito: Letter from Masanjia)

A medida que el mundo se vuelve más consciente, los consumidores de la moda se empeñan en vivir estilos de vida sostenibles, haciendo que sus compras sean más inteligentes y selectivas, y exigen no sólo productos de calidad, sino también prácticas de producción éticas. Y si necesitamos ayuda para elegir éticamente, existe una aplicación para ello, la aplicación Good On You, diseñada para el consumidor consciente.

Ve el vídeo a continuación:

Éste es el secreto de la fuente ilegal de ingresos del gobierno chino

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS