María Kodama: “En Shen Yun subyace un mensaje muy hermoso”

María Kodama: “En Shen Yun subyace un mensaje muy hermoso”

María Kodama en la función de Shen Yun el sábado 7 de mayo. (Marcos Giuriati/La Gran Época)

09 de Mayo de 2016

BUENOS AIRES – La escritora María Kodama estuvo en la función del sábado por la noche de Shen Yun Performing Arts, la compañía de Nueva York dedicada a recuperar la cultura tradicional china, y destacó la conexión entre lo humano y lo divino que presenta el espectáculo.

“El mensaje es muy lindo porque transmite un mensaje de ayuda de los dioses a los seres humanos y también de la creencia en los dioses de los seres humanos, ese intercambio me parece sumamente interesante”, comentó.

Según cuenta la compañía en su página web, desde los albores de la civilización china, su cultura ha estado arraigada en tradiciones espirituales. Los antiguos creían que su cultura estaba inspirada en lo divino. Contaban que los dioses habían transmitido la sabiduría desde los Cielos y entendían que el bien siempre tiene su recompensa y el mal siempre es castigado. Ese tesoro de la humanidad estuvo a punto de perderse, pero a través de su asombrosa música y danza, Shen Yun trae de regreso esta gloriosa cultura.

Al respecto, la escritora expresó que “Siempre emociona ver gente que trata de unir su vida de alguna manera con la antigüedad y con los dioses, que pertenecen a esa figura que hoy en día se ha perdido, esa fe, esa creencia. Así que me parece muy lindo que traten de que eso vuelva. Me parece una cosa sumamente positiva en un mundo que está sumergido en lo material solamente. Entonces que traigan estas ideas de una mística de otro lado, me parece muy interesante, muy positivo. Y además los bailarines son buenísimos y el espectáculo me agrada muchísimo”.

Shen Yun presenta historias de antiguas leyendas y personajes históricos contadas a través de la danza clásica china, pero también incluye danzas étnicas y folklóricas de las distintas regiones de China. María Kodama comentó al respecto que se sintió conectada con estas debido a la influencia de su padre, que era japonés y le inculcó esa cultura, y especialmente con la danza de Mongolia, porque sus antepasados lejanos eran mongoles.

Por eso recomendó el espectáculo: “tienen que ver este espectáculo porque me parece que no es solamente un espectáculo, sino que detrás de lo que puede parecer solamente un espectáculo, subyace un mensaje muy hermoso para la gente, para la humanidad, que es la fe”.