Marine soporta más de 3 horas con la muñeca quebrada para honrar a los soldados caídos

Por La Gran Época
18 de Septiembre de 2019 Actualizado: 18 de Septiembre de 2019

Son incontables los estadounidenses que sacrificaron mucho para proteger a su país y este marino tiene una especial y propia manera de honrar a aquellos que sufrieron en tiempos de guerra.

El sargento de Estado Mayor de la Infantería de la Marina de Estados Unidos, Tim Chambers, es conocido mundialmente como “el Infante de Marina que saluda”, debido a que permanece de pie sobre el asfalto en posición de firme durante el “Rolling Thunder Ride for Freedom”.

En 2013, Tim se quedó en posición de firmes entre 3 y 4 horas en medio del camino, a pesar de tener una muñeca quebrada, mientras los motociclistas conducían a su alrededor en honor a todos los veteranos.

Fuerte y firme sobre el duro concreto, como símbolo de fuerza, lucha cada año con calambres en brazos y piernas, contra la deshidratación bajo el fuerte sol y con una afección médica en la espalda.

epoch_social_embed]

[/epoch_social_embed]

El evento de “Rolling Thunder Ride for Freedom” se lleva a cabo cada año durante todo un fin de semana, conmemorando el “Día de los caídos en Washington D.C”. El paseo es para honrar a los hombres y mujeres en servicio, para los problemas que sufren los veteranos al volver a casa y para crear conciencia sobre los prisioneros de guerra o a quienes desaparecieron o murieron en acción.

Mantenerse de pie en estado de atención haciendo el saludo, es algo muy extenuante. Sin embargo, el extraordinario Tim Chambers se ha convertido desde 2002 en parte tradicional de este día conmemorativo, manteniendo saludos que pueden durar varias horas durante el paseo anual.

A sus pies puede verse un rifle, botas y chaleco antibalas —símbolo del espíritu y cuerpo de los veteranos—, mientras cientos de veteranos en sus motocicletas lo saludan y le agradecen por seguir esta apreciada tradición.

El marine estadounidense Tim Chambers saluda a los participantes en el paseo anual de rally de motocicletas Rolling Thunder en Washington DC. (Jose Luis Magana/AFP/Getty Images)

En abril de 2014, en una entrevista con Gerald D. en Swick’HistoryNet‘s, Tim contó que creció en Oregon y fue el mayor de seis hijos. Es muy entusiasta y le gusta ayudar a las personas. Cuando sucedió la tragedia de las torres gemelas, fue parte del equipo de marines que estuvo apoyando en el rescate.

Hablando sobre una de sus anécdotas, Tim contó que luego de tres días en los que estuvo apoyando en el rescate de las torres, llegó a dormir a casa pero antes de entrar tuvo que despojarse de su cammis, el traje blanco de protección, (prendas de camuflaje) e incluso tuvo que lavarse fuera.

A la mañana siguiente vio que alguien había puesto una bandera en una estaca, junto a su equipo. Este fue un gesto que significó mucho para él y en parte, la inspiración para ayudar a las familias de las víctimas.

En 2002, decidió vestirse de azul y salir a dar la vuelta, darle la mano a los veteranos y decirles “gracias”, luego vio que muchos llegaban a su encuentro y empezó a pensar que no podía parar.

Un padre lleva a su hijo con un uniforme de la Marina para saludar al sargento del personal de la Marina, Tim Chambers, “el infante de marina saludando”. (Eric Baradat/AFP/Getty Images)

“Simplemente seguían viniendo. Pensé, ¿cómo voy a hacer esto? No puedo parar. Algunos de los ciclistas comenzaron a detenerse con lágrimas en los ojos cuando pasaron junto a mí. Sentía que los estaba tocando, de alguna manera, les estaba dando la bienvenida a casa que no habían recibido cuando regresaron de la guerra. Sentí, ‘Guau, tengo que estar aquí el año que viene'”, dijo.

Los veteranos se detenían junto a él y con ojos llorosos decían “gracias Tim, nadie me dijo nunca que hice un buen trabajo”.

Tim cree firmemente que hay héroes que nunca fueron reconocidos adecuadamente. “Estoy haciendo algo que nosotros como nación debimos haber hecho hace tiempo. Nos hemos alejado del respeto y del sentido común como nación. Necesitamos ayudarnos unos a otros, aceptarnos unos a otros. Quiero unir a los estadounidenses, no importa qué cadena de televisión vean”.

Tim Chambers, saluda a los pasajeros durante Rolling Thunder en Washington, DC. (Chris Kleponis/AFP/Getty Images)

“He estado en todo el país por mi saludo en Rolling Thunder. Me ha dado muchas oportunidades para hacer cosas por otras personas y estoy agradecido con la gente de Rolling Thunder por eso”, compartió Tim Chambers.

Este Marine siente que cuando realiza su extenuante saludo, puede inspirar, la compasión, el respeto y el sentido común, no solo a los veteranos y sus familias, sino a todas las personas.

Tim Chambers, “el infante de Marina”, se casa con Lorraine Heist antes de la demostración anual de Rolling Thunder el 29 de mayo de 2016 en Washington, DC. (Alex Wong/Getty Images)

Para demostrar cuánto significa para Tim la tradición, decidió casarse con el amor de su vida, Lorraine Heist, durante el ‘Thunder Ride’ de 2016 y dedicó el día de su boda a los jinetes de honor en el Rolling Thunder Run.

Lorraine, dice que está asombrada de ver cómo la gente corresponde a Tim, “veo la curación que les da a estas personas. Es una de las personas más atentas y genuinas que he conocido. Es muy compasivo y se preocupa por las personas”.

“Cuando llega allí cada año, la gente se vuelve loca. Hay mucho alboroto”, dice Lorraine. “Pero es difícil vigilarlo ahí. Lo veo débil y balanceándose. Me preocupa, pero él siempre lo logra”. Ella está segura de ser su más grande fan.

El Sargento Tim Chambers, saluda junto a su reciente esposa, Lorraine Heist, cuando un niño se une a ellos durante el desfile anual “Ride for Freedom” de Rolling Thunder mayo de 2016. (Andrew Biraj/AFP/Getty Images)

Conforme fueron pasando los años, hubo muchos momentos conmovedores. Un ex infante de marina de Georgia que perdió ambas piernas en Afganistán se giró en la calle para unirse al saludo de Tim y un niño, cuyo padre murió en la guerra, se arrodilló a sus pies dos años seguidos.

Pero Tim Chambers, ya no será más el “infante de marina solitario”, pues de ahora en adelante, él junto a su amada esposa serán quienes saluden a los veteranos de guerra. Pero… ¿se seguirá celebrando este tan grande, como emotivo evento?

Según Military.com, el espectáculo de cientos de miles de motocicletas que se abren paso por las calles de Washington DC hacia los eventos del Día de los Caídos como parte del tributo anual a los veteranos de Rolling Thunder, será cosa del pasado después de que termine el evento.

Tim Chambers saludando a los participantes en el paseo anual de rally de motocicletas Rolling Thunder en Washington DC, el 28 de mayo de 2017. (Jose Luis Magana/AFP/Getty Images)

El exsargento del ejército, Artie Muller, un veterano de Vietnam de 73 años y co-fundador de Rolling Thunder, dijo que la logística y los costos de organizar el evento para el Día de los Caídos, que se celebra en mayo, se estaban yendo demasiado de las manos para continuar. Este viaje se había convertido en una tradición en Washington DC, desde el primero ocurrido en 1988.

Sin embargo, más de 100.000 motociclistas con bandera, muchos de ellos veteranos de Vietnam, aceleraron sus motores en el paseo anual “Rolling Thunder” a través de la capital cuando el presidente Donald Trump prometió mantener vivo el espectáculo del Día de los Caídos.

“Los Grandes Patriotas de Rolling Thunder VOLVERÁN a Washington, DC el próximo año y con suerte por muchos años más”, escribió Donald Trump en su twitter.

Esperemos que así sea.

No te pierdas en video el hermoso y emocionante momento de agradecimiento:

Mira cómo este hombre sufre las secuelas de la guerra y la destrucción, pero gracias al amor y apoyo de su esposa logra superarlas

¿Te gustó esta conmovedora historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS