Marino se pone de pie y besa a su esposa después de 2 meses en coma

Por La Gran Época
16 de Marzo de 2019 Actualizado: 16 de Marzo de 2019

Un SEAL de la Marina volvió a aprender a caminar después de que un accidente automovilístico lo dejara en un coma muy prolongado. Cuando finalmente pudo levantarse de nuevo, con la ayuda de un preparador físico y su esposa, fue filmado inclinándose para besar a su amada por primera vez desde el accidente.

Laura Browning Grant, de 32 años, es profesora de Pilates en Carolina del Norte. El 12 de julio del 2017, ella publicó un vídeo en su cuenta de Instagram mostrando cómo su esposo de 36 años, Jon, la besó por primera vez en meses después de un accidente automovilístico que lo dejó en coma durante dos meses.

El vídeo ha sido visto más de 3 millones de veces y muchos internautas lloraron al ver a Jon de pie.

Laura compartió su reacción al vídeo con Cosmopolitan. “No habíamos podido pararnos y abrazarnos desde antes del accidente, pero tan pronto como lo levantamos, empezó a besarme el cuello. Me dio escalofríos, me besó, no te das cuenta de lo mucho que eso significa hasta que casi te lo quitan”, confesó la mujer.

También se sorprendió al ver que su publicación se volvió viral. “Mucha gente, en situaciones similares, ha llegado a saber cuánta esperanza les ha dado”, comentó.

El quinto aniversario de la pareja estaba a un mes de distancia cuando Laura recibió una llamada de una enfermera de la sala de emergencias, informándole que su esposo no respondía después de un accidente automovilístico.

Jon, un Navy SEAL que sirve como instructor de medicina de combate, sufrió una lesión craneal que le causó un sangrado en el cerebro y lo dejó inconsciente durante dos meses. También sufrió otras lesiones internas y moretones y cortes en todo el cuerpo. Los médicos le dijeron a Laura que tenía pocas posibilidades de sobrevivir. “Me puse en modo de shock, pensando: ‘Mañana se despertará, estará bien y volverá a caminar'”, dijo.

Grant dejó su casa en Carolina del Norte para quedarse con Jon. Fue transferido a un centro de rehabilitación, donde Laura permanece con él hasta 10 horas al día. Había encontrado un lugar cerca para poder estar frecuentemente al lado de Jon.

Después de salir del coma, no podía hablar y tuvo que volver a aprender muchas cosas, por ejemplo, cómo vestirse y cepillarse los dientes, aunque podía respirar por sí solo y comer puré.

“Emocionalmente, es muy difícil preguntarse si me ama”, dijo. “Recibimos un poco de asentimientos de cabeza y balbuceos, pero nada consistente. No tengo a mi marido con quien hablar. A veces, cuando salgo del hospital al final del día, pienso: ‘Sólo extraño a mi marido'”.

Ver esta publicación en Instagram

A joyful heart is good medicine, but a crushed spirit dries up the bones. Proverbs 17:22 #staystrongjonnygrant

Una publicación compartida de Laura Browning Grant (@laurabpilates) el

Desde el accidente, las finanzas han estado apretadas ya que Laura dejó su estudio de Pilates en Carolina del Norte para cuidar a Jon. Además, es probable que Jon no vuelva a trabajar nunca más.

“Lo más difícil es que la realidad me golpee. Estoy de luto por el hombre con el que me casé y por nuestra vida, al darme cuenta de que la nueva vida que nos espera será igual de hermosa”, dijo.

Mira el vídeo aquí:

Ver esta publicación en Instagram

Too special not to share… #staystrongjonnygrant

Una publicación compartida de Laura Browning Grant (@laurabpilates) el

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Mujer vence depresión a través de mensajes de su esposo

TE RECOMENDAMOS