Mártir o loco: El perdurable legado de John Brown

Por Jeff Minick
20 de Septiembre de 2021
Actualizado: 20 de Septiembre de 2021

Domingo, 16 de octubre de 1859. Una ligera lluvia caía sobre la oscura y dormida ciudad de Harper’s Ferry, Virginia.

El nombre de la ciudad perdió su apóstrofe en 1891, y antes, en 1863, la ciudad pasó a formar parte de Virginia Occidental, como único estado que se separó de un estado confederado.

Pero antes de estos cambios, en aquella noche de 1859, una banda de 21 asaltantes armados, dirigidos por un anciano de barba blanca, desató el infierno no solo en la ciudad, sino también en la nación.

Grabado de Harpers Ferry, conocido por ser el lugar del levantamiento abolicionista de John Brown. (Fotosearch/Getty Images)

Secuestraron a varios ciudadanos prominentes, incluido el esclavista Lewis Washington, pariente lejano del primer presidente de Estados Unidos. Cortaron los cables de telégrafo que entraban y salían de la ciudad, se apoderaron de la armería federal y de una fábrica de rifles, y declararon a varios ciudadanos que se estaba produciendo una insurrección.

Irónicamente, de este intento de desencadenar una rebelión de esclavos, la primera víctima fue un negro liberado, Heyward Shepherd, que trabajaba para el ferrocarril y que, mientras investigaba el retraso de un tren que los hombres de Brown habían detenido, recibió un disparo de un asaltante.

A pesar de los esfuerzos de los asaltantes por cortar las comunicaciones, la noticia de esta violenta incursión se extendió rápidamente. El lunes por la tarde, el anciano, que se autoproclamó “aquí en nombre del Gran Jehová”, quedó atrapado, junto con sus pocos seguidores sobrevivientes, en una casa de máquinas junto a la armería, rodeado por cientos de habitantes armados y enfurecidos.

A primera hora del día siguiente, después de que fracasaran los intentos de negociación, los marines que llegaron de Washington bajo el mando del coronel Robert E. Lee asaltaron la casa de máquinas, capturaron a los que estaban dentro y acabaron con la insurrección.

El intento de John Brown de lanzar una rebelión de esclavos fracasó, pero cambió el curso de la historia estadounidense para siempre.

El hombre

John Brown (1800-1859) se crio en una familia abolicionista. Su padre, por ejemplo, ayudó a dirigir el Ferrocarril Subterráneo en Hudson, Ohio. Aunque tenía credenciales de ministro congregacionalista, al poco tiempo Brown ya tenía un negocio de curtidos como su padre. Se casó dos veces y fue padre de 20 hijos, varios de los cuales murieron jóvenes. La fortuna financiera de Brown subió y bajó tanto con las pruebas económicas de su época como por sus propias decisiones empresariales, a menudo erróneas.

A pesar de su participación durante toda la vida en el movimiento abolicionista, hasta 1855 John Brown adquirió reputación nacional por su oposición a la esclavitud. Animado por dos de sus hijos a ir a Kansas para luchar contra la afluencia de esclavistas a ese territorio, y en represalia por un ataque realizado por los pro-esclavistas a la ciudad de Lawrence, Brown dirigió una redada contra los vecinos que vivían en cabañas a lo largo del arroyo Pottawatomie, donde él y sus seguidores, incluidos dos de sus hijos, ejecutaron a cinco hombres que apoyaban la esclavitud. La “Masacre de Pottawatomie” inició las matanzas y la guerra de guerrillas que pronto dieron a este territorio el nombre de “Kansas sangrienta”.

Al regresar al Este, Brown viajó en círculos abolicionistas, recaudando dinero para liberar esclavos y comprar armas. Había llegado a creer que solo la violencia acabaría con la esclavitud en Estados Unidos.

Y comenzó a planear el asalto al arsenal federal de Harpers Ferry.

Ilustración del abolicionista John Brown dirigiendo un asalto a un arsenal en Harpers Ferry, 1859. (Kean Collection/Getty Images)

Juicio y ejecución

El libro “Men at War” (Hombres en guerra) de Ernest Hemingway, una gruesa antología de relatos bélicos muy popular entre los soldados durante la Segunda Guerra Mundial, contiene una selección de “God’s Angry Man” (El hombre enfadado de Dios) de Leonard Ehrlich, su novela sobre John Brown y el asalto a Harpers Ferry. En este pasaje, Ehrlich imagina los pensamientos de John Brown cuando sus hijos están muertos o agonizando en la casa de máquinas, y se da cuenta que su causa está condenada:

“Sufrí mucho en Kansas. Espero sufrir aquí, por la causa de la libertad humana. He sido bien conocido como el Viejo Marrón de Kansas. Derramé sangre en el Pottawatomie. Considero a los esclavistas como ladrones y asesinos, y juré abolir la esclavitud y liberar a mis semejantes. Y ahora estoy aquí (…) He fallado (…) Dos de mis hijos fueron asesinados aquí hoy”.

Después de ser detenido, el juicio de John Brown duró cinco días, y el jurado solo necesitó 45 minutos para declararlo culpable de asesinato, insurrección y traición contra el Estado de Virginia. El 2 de diciembre de 1859 fue ejecutado en la horca en Charles Town, Virginia, que hoy hace parte de Virginia Occidental. En esa ejecución se encontraban varios estadounidenses que también dejarían su huella en la historia de Estados Unidos: Jeb Stuart, Robert E. Lee, Stonewall Jackson, John Wilkes Booth, que más tarde asesinaría a Abraham Lincoln, y posiblemente incluso el poeta Walt Whitman.

Fracaso

Desde su inicio, el plan de Brown de liderar una revuelta de esclavos usando Harpers Ferry como base para sus operaciones no tenía ninguna posibilidad de éxito. Él y sus hombres eran demasiado pocos para intimidar a los ciudadanos de Harpers Ferry, y aparentemente carecía de imaginación para prever lo rápido que los asaltantes se verían superados en número y en armamento.

Cuando reveló sus intenciones a unos pocos partidarios selectos, incluso algunos negros liberados del Norte se negaron a apoyarlo. En su libro “John Brown: The Legend Revisited”, Merrill D. Peterson escribió sobre Brown:

“En agosto tuvo una reunión secreta con Frederick Douglass en la cercana Chambersburg, Pennsylvania. Contaba con que Douglas se uniera a él. Pero el líder negro, a quien reveló su plan con más detalle que a nadie, lo consideró suicida y se negó. Sin embargo, su joven compañero negro, Shields Green, decidió acompañar al anciano. Finalmente encontró la muerte en la horca”.

Éxito

El ataque de Brown a Harpers Ferry y su posterior ejecución profundizaron las fisuras que dividían al Norte y al Sur hasta convertirlas en un cañón. Aunque muchos norteños pensaron que sus acciones violentas eran perversas y desquiciadas, muchos más llegaron a considerar a Brown como un mártir de una gran causa. Los sureños, temerosos de las rebeliones de esclavos, tendían a considerarlo como la encarnación de Satanás.

Su intento de insurrección dio una enorme importancia a las elecciones presidenciales de 1860. Observando las reacciones de sus compatriotas al norte de la línea Mason-Dixon ante Brown, los sureños llegaron a creer que la elección de Abraham Lincoln a la presidencia significaría el fin no solo de la esclavitud, sino también el declive de la influencia sureña en los asuntos nacionales.

Al mismo tiempo, la muerte de Brown encendió una hoguera en los corazones de los abolicionistas, cada vez más numerosos. A los tres años de su muerte, las tropas del Norte marchaban a la batalla cantando “El cuerpo de John Brown”, con su frase característica: “El cuerpo de John Brown yace ardiendo en la tumba, pero su alma sigue marchando”. Esa canción también inspiró la popular canción de Julia Ward Howe de 1862, el “Himno de Batalla de la República”.

John Brown es representado con simpatía en “Los últimos momentos de John Brown”, 1882-84, por Thomas Hovenden. Regalo del Sr. y la Sra. Carl Stoeckel (1897); Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. (Dominio público)

Su continuo legado

Al igual que ocurrió en su época, durante las décadas transcurridas después de su muerte en la horca, la reputación de John Brown ha dependido de los prejuicios de sus intérpretes. Como ejemplo, en su reacción a un mural de Brown de 1939 pintado por Arthur Covey en el edificio del capitolio de Topeka, Kansas, el representante estatal Martin Van Buren Van De Mark dijo “John Brown era un viejo loco. No era más que un bribón, un ladrón y un asesino (…) cuya memoria no debería perpetuarse”.

Con el paso de los años, algunos historiadores y novelistas han encontrado motivos para estar de acuerdo con esa afirmación, mientras que otros han elogiado a Brown como un héroe y un hombre de convicciones.

En el mencionado “John Brown: The Legend Revisited”, Merrill Peterson examina en detalle estas interpretaciones. Analiza la gran cantidad de libros que se han escrito sobre Brown —biografías, historias, novelas, obras de teatro e incluso poesía, como el verso épico de Stephen Vincent Benét “El cuerpo de John Brown”— y analiza cómo los autores y los estudiosos han podido llegar a tantas conclusiones diferentes sobre él. ¿Era John Brown un fanático egoísta o un santo justiciero? ¿Estaba loco? ¿Era un guerrero justo? ¿Era un padre cariñoso o un hombre que llevó a algunos de sus hijos a la muerte luchando contra la esclavitud?

Harbinger

Puede que estas preguntas no tengan respuestas claras, pero hay algo cierto: John Brown previó la salvaje lucha que pronto envolvería a los Estados Unidos de América, una amarga guerra que enfrentaría al Norte y al Sur. Comprendió claramente que su ataque a Harpers Ferry haría que la nación diera un paso más hacia esa tierra de muerte.

El día de su ejecución, Brown entregó a uno de sus guardias un papel con estas palabras: “Yo, John Brown, ahora estoy seguro de que los crímenes de esta tierra culpable no serán purgados sino con sangre. Ahora pienso que me había halagado vanamente con la idea de que podría hacerse sin mucho derramamiento de sangre”.

Menos de dos años después, la nación comenzó la guerra más sangrienta de su historia, un conflicto que pondría fin a la esclavitud. Para bien o para mal, John Brown se erigió como uno de los principales responsables de ese salvaje enfrentamiento.

John Brown fue un precursor de la Guerra Civil. El general de la Unión Philip Sheridan cabalgando por el valle de Shenandoah, Virginia, en 1864. Impreso por L Prang & Co. (MPI/Getty Images)

Terrorismo y asesinato

En nuestra época de divisiones, sea cual sea nuestra tendencia política, John Brown nos obliga a preguntarnos: ¿La violencia y el asesinato son medios justificables para alcanzar fines ideológicos? ¿Qué sucede cuando abandonamos la razón, el debate y la buena voluntad, y en lugar de eso recurrimos al salvajismo y al asesinato?

Brown era un hombre impaciente con las posibilidades de la política, la ley, el debate y la persuasión como vías para acabar con la esclavitud. Al igual que algunos hoy en día, tanto aquí como en el extranjero, creía que su causa era tan justa que estaba dispuesto a cometer el asesinato a sangre fría de hombres desarmados, como él y sus seguidores hicieron en Kansas, por la rectitud de su causa. Y, al igual que algunos hoy en día, estaba dispuesto a recurrir al terrorismo como medio para avanzar en sus objetivos, como esperaba hacer en Harpers Ferry.

John Brown parece, pues, una amalgama de todas las cualidades exploradas por Merrill Peterson: un hombre piadoso, un fanático, un buscador de justicia, un santurrón que creía tener la verdad en el bolsillo, un héroe y un villano. Es un espejo, y en él vemos lo que queremos ver.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust On Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning As I Go” y “Movies Make The Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Siga su blog a través de JeffMinick.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS