Más de 1000 científicos se oponen abiertamente al darwinismo

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
14 de Febrero de 2019 Actualizado: 14 de Febrero de 2019

La lista de científicos que dudan públicamente de la teoría darwiniana de la evolución aumentó a más de 1000 miembros en febrero, según el Discovery Institute, la organización sin fines de lucro con sede en Seattle que ha mantenido la lista durante más de una década.

Los científicos que firmaron la declaración de disidencia provienen de todo el mundo con títulos de universidades prestigiosas como Yale, Princeton y Stanford. Los firmantes deben tener un doctorado en un campo científico o tener un título de doctor en medicina y ejercer como profesor de medicina.

“Somos escépticos de las afirmaciones sobre la capacidad de la mutación aleatoria y la selección natural para explicar la complejidad de la vida”, dice la declaración (pdf). “Debe fomentarse un examen cuidadoso sobre la evidencia de la teoría darwiniana”.

El histórico número de firmas es significativo porque el campo científico en Estados Unidos está dominado por la ortodoxia darwiniana y los disidentes son rápidamente condenados al ostracismo. Mientras que muchos científicos dudan de la ciencia que sustenta la teoría de Darwin, pocos lo hacen abiertamente, temiendo por sus carreras.

En algún punto de 2018 la lista creció más allá de la marca de las 1000 firmas, pero fue actualizada oficialmente en febrero de este año. El retraso se debió al proceso de verificación de las credenciales científicas de los firmantes de la declaración. El Discovery Institute también verifica que cada uno de los posibles firmantes esté protegido por la tenencia y advierte sobre los peligros asociados con la firma.

“Por un lado, cada vez más científicos se preguntan sobre la suficiencia de las mutaciones aleatorias y la selección natural para explicar la complejidad de la vida. Por otro lado, aquellos que defienden la teoría darwiniana moderna se volvieron aún más intolerantes hacia cualquiera que cuestione la teoría”, dijo el Dr. John West, vicepresidente del Discovery Institute, a La Gran Época en un correo electrónico.

“Por mi parte, creo que eso es probable porque son inseguros y saben que los problemas científicos con la teoría darwiniana están llegando a un punto de inflexión. Cuando la evidencia está en tu contra, tratas de reprimirla castigando a los disidentes”, dijo.

La lista, titulada “El disentimiento científico del darwinismo”, fue concebida en 2001 como respuesta a las afirmaciones de los medios de comunicación de que no había científicos escépticos sobre el darwinismo. La idea era mostrar que había científicos prominentes “que tienen objeciones científicas” a la teoría de Darwin.

El Dr. John Wells fue uno de los primeros científicos en unirse a la lista de disidentes. Wells, que es biólogo, comenzó como creyente en el darwinismo, pero se volvió cada vez más escéptico a medida que estudiaba biología molecular y celular. Cuando Wells firmó la lista en 2001, sus colegas en el campo se volvieron contra él.

Jonathan Wells, investigador asociado del Discovery Institute. (Foto cortesía de Discovery Institute)

“Ser un escéptico de Darwin, especialmente en biología, es poner en riesgo tu carrera, por lo que existe una fuerte presión para que uno no se pronuncie”, dijo Wells. “Muchos de mis antiguos amigos y colegas se volvieron en mi contra, escribieron cosas desagradables sobre mí en sus blogs o en artículos de revistas”.

Wells se convirtió en un miembro del Discovery Institute después de firmar la lista, por lo que su carrera no se vio afectada por la reacción. Algunos científicos, temiendo las repercusiones por estar en la lista, pidieron que sus nombres fueran eliminados.

Wells comparó a los darwinistas estadounidenses con los llamados lisenkoistas de la Unión Soviética, que persiguieron a los disidentes del darwinismo con el respaldo del régimen comunista.

“Lysenko reprimió a muchos científicos y los despidió, encarceló y en algunos casos incluso los mató porque no estaban de acuerdo con sus políticas. … Con el apoyo de Stalin, Lysenko pudo reprimir a sus disidentes”, dijo Wells.

“Ciertamente, Estados Unidos no se acerca en nada a eso, pero en todo caso, el paralelo más cercano a los lisenkoistas son los darwinistas estadounidenses que intentan reprimir cualquier oposición o disentimiento con respecto a sus ideas”, agregó.

Según el Dr. Michael Behe, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Lehigh, la supresión de la disidencia contra el darwinismo es vehemente porque es un frente importante en las guerras culturales de Estados Unidos. Aquellos que disienten son atacados porque son vistos como dando “ayuda y consuelo” a la otra parte.

Behe disentía públicamente del darwinismo años antes de que el Discovery Institute presentara la lista. En 1996, publicó “La caja negra de Darwin”, un libro que describe los desafíos bioquímicos de la teoría de la evolución de Darwin. En el libro, Behe argumenta que la inmensa complejidad de los sistemas bioquímicos es irreductible.

Michael Behe, profesor de ciencias biológicas en la Universidad de Lehigh en Pennsylvania y miembro superior del Centro para la Ciencia y la Cultura del Discovery Institute (Cortesía del Discovery Institute)

La asombrosa complejidad de las células a nivel molecular es la principal vía de escrutinio científico del darwinismo. Cuando Darwin escribió “El origen de las especies”, los científicos tenían una visión simplista de las células como glóbulos monótonos. Pero los avances científicos en las décadas posteriores a Darwin revelaron un mundo dentro de las células, cuya complejidad excede a la ciencia moderna.

“En unos 70 años, inesperadamente la ciencia ha descubierto una enorme complejidad en la base misma de la vida”, dijo Behe.

“Nadie esperaba eso en ese momento. En los días de Darwin, se pensaba que la célula era un simple globo de una sustancia gelatinosa”, continuó. “Pero ahora encontramos estas cosas que son más sofisticadas de lo que nosotros mismos podemos concebir”.

Cuando se le preguntó cómo es la atmósfera actual en la comunidad científica cuando se trata del escepticismo hacia el darwinismo en comparación con el momento en que firmó la lista en 2001, Behe dijo que no ha cambiado mucho.

“Es mala. No es buena”, dijo Behe. “Por entonces y todavía hoy es un gran riesgo para la carrera de uno, si eres un científico profesional, decir públicamente que eres escéptico de la teoría de Darwin”.

Mira a continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS