Más de 30,000 expertos en salud firman una declaración en contra de los cierres por COVID-19

La declaración de 3 epidemiólogos de Harvard, Oxford y Stanford genera apoyo y críticas
Por Omid Ghoreishi
13 de Octubre de 2020
Actualizado: 13 de Octubre de 2020

Más de 32,000 médicos y otros científicos de la salud de todo el mundo han firmado una petición contra los cierres establecidos para frenar la propagación de COVID-19, diciendo que las medidas están causando “daños irreparables”.

Hasta el 13 de octubre, más de 23,000 de esos firmantes eran médicos y 9000 eran científicos de medicina y de salud pública. Más de 400,000 miembros del público en general se unieron para firmar la petición.

La petición tiene como coautores al Dr. Martin Kulldorff, profesor y epidemiólogo de Harvard con experiencia en la detección y el seguimiento de enfermedades infecciosas; a la Dra. Sunetra Gupta, profesora de la Universidad de Oxford y epidemióloga con experiencia en inmunología; y al Dr. Jay Bhattacharya, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y epidemiólogo con experiencia en enfermedades infecciosas y poblaciones vulnerables.

“Viniendo tanto de la izquierda como de la derecha, y alrededor del mundo, hemos dedicado nuestras carreras a proteger a la gente. Las actuales políticas de cierre están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo”, se lee en la petición, titulada “La Gran Declaración de Barrington”, en honor a la ciudad de Massachusetts donde fue redactada por los tres expertos el 4 de octubre.

La declaración dice que los cierres provocan un aumento de las enfermedades cardiovasculares, menos revisiones de cáncer, menores tasas de vacunación infantil y un deterioro de la salud mental, por nombrar algunas cuestiones, todo lo cual conducirá a una alta mortalidad en los años venideros.

“Mantener a los estudiantes fuera de la escuela es una grave injusticia”, escriben los médicos.

En lugar de cerrar todo hasta que se disponga de una vacuna, los expertos dicen que hay que centrarse en minimizar la mortalidad y el daño social hasta que se alcance la inmunidad colectiva. La inmunidad colectiva se refiere a cuando una población se vuelve inmune a una enfermedad infecciosa, que los médicos firmantes dicen que eventualmente se alcanzará para todas las poblaciones, y que puede ser asistida, pero no dependiente, de una vacuna.

“Afortunadamente, nuestra comprensión del virus está creciendo. Sabemos que la vulnerabilidad a la muerte por COVID-19 es más de mil veces mayor en los ancianos y enfermos que en los jóvenes. De hecho, para los niños, COVID-19 es menos peligroso que muchos otros daños, incluyendo la gripe”, dice la declaración.

La declaración dice que los funcionarios de salud pública deben tratar de proteger a la población más vulnerable, permitiendo al mismo tiempo que aquellos que no son vulnerables “reanuden su vida normal”.

“El enfoque más compasivo que equilibra los riesgos y beneficios de alcanzar la inmunidad de grupo, es permitir que quienes corren un riesgo mínimo de muerte vivan sus vidas normalmente para acumular inmunidad al virus a través de la infección natural, a la vez que se protege mejor a quienes corren un mayor riesgo”.

Las medidas para proteger a la población vulnerable, según la declaración, pueden incluir ejemplos como la reducción al mínimo de la rotación de personal en los asilos de ancianos, la entrega de alimentos y otros artículos de primera necesidad a los jubilados que viven en sus casas, y que los ancianos se reúnan con sus familiares en el exterior y no en el interior cuando sea posible. Mientras tanto, todos los miembros de la sociedad deberían adoptar medidas de higiene sencillas, como lavarse las manos y quedarse en casa cuando estén enfermos, para reducir el umbral de la inmunidad colectiva, dicen los médicos.

Pero a los adultos jóvenes de bajo riesgo se les debería permitir trabajar normalmente, en lugar de hacerlo desde casa; las escuelas deberían abrirse para la enseñanza presencial; y se deberían reanudar las actividades extracurriculares como los deportes, dice la declaración.

“Las artes, la música, el deporte y otras actividades culturales deberían reanudarse. Las personas que corren más riesgos podrían participar si así lo desean, mientras que la sociedad en su conjunto goza de la protección otorgada a los vulnerables por aquellos que han creado una inmunidad colectiva”, dice la declaración.

Se ve una calle casi vacía en Times Square en Manhattan, Nueva York, el 16 de marzo de 2020. (Johannes Eisele / AFP /Getty Images)

El Dr. Matt Strauss, uno de los médicos canadienses que firmó la declaración, dijo al Toronto Sun que la mayoría de los profesionales médicos con los que ha hablado están de acuerdo en que los cierres están produciendo más daños que beneficios.

“Ni siquiera creo que mi opinión sea minoritaria entre los expertos con los que trabajo”, dijo Strauss, médico de cuidados intensivos y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Queen.

Sin embargo, la declaración también tiene sus críticos.

“No podemos alcanzar la inmunidad colectiva sin una pérdida masiva de vidas o una vacuna. Es así de simple. Honestamente, me sorprende que gente inteligente esté firmando esta declaración”, dijo el Dr. Irfan Dhalla, un internista general y vicepresidente de Unity Health, que opera dos hospitales en Toronto, al National Post.

El Dr. David Naylor, copresidente del grupo de trabajo sobre la inmunidad de COVID-19 de Canadá, dijo al National Post que, dadas las perspectivas de la eventual llegada de una vacuna contra COVID-19, “¿por qué deberíamos apresurarnos a aceptar una imprudente receta para una ‘fiesta nacional de varicela’ demográficamente selectiva que involucra a un patógeno peligroso?”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Expertos chinos advierten del rebrote del virus del PCCh (COVID-19)

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS