Más de un millón de peces mueren en río de Australia, es la segunda muerte masiva del mes

Por La Gran Época
09 de Enero de 2019 Actualizado: 09 de Enero de 2019

Más de un millón de peces fueron encontrados muertos esta semana en varios cursos de agua en Nueva Gales del Sur, Australia. Es la segunda muerte masiva en menos de un mes.

Las especies nativas, incluyendo la dorada, el bacalao Murray y la perca se encuentran entre las afectadas, informó ABC el 9 de enero.

“Nunca he visto dos muertes de peces de esta escala tan cerca en términos de tiempo, especialmente en el mismo tramo del río”, dijo el gerente de Pesca del Departamento de Industrias Primarias de NSW (DPI), Iain Ellis, según ABC.

Muerte masiva de peces en Australia en enero de 2019. (Captura de vídeo)

En diciembre se encontraron más de 10.000 peces muertos en el río Darling, en Menidee, y esto también se repitió en en el río Namoi, debajo de la presa Keepit y en el río Lachlan en la presa Wyangala, reportó Daily Liberal.

Una investigación del programa Water NSW culpa a las actuales condiciones de sequía, sin embargo algunos lugareños sostienen que la culpa es de Water NSW, por su drenaje excesivo de los ríos para el riego, añade el informe.

“Esto no tiene nada que ver con la sequía. Este es un desastre hecho por el hombre. Este es el resultado de drenar los Lagos Menindee dos veces en cuatro años, matando al sistema”, dice Rob McBride, residente de Menindee, en un vídeo de Storyful.

“Este pez tiene cien años. Nunca va a volver. Esto es malditamente vergonzoso “, dice en residente en las imágenes de vídeo.

Muerte masiva de peces en Australia en enero de 2019. (Captura de vídeo)

Al 9 de enero, había solo un 3,5 por ciento del agua en los lagos, según el sitio web WaterNSW.

El Departamento de Industrias Primarias de NSW (DPI), dijo que la falta de agua se une a la floración de algas verdes azules, que son tóxicas. Cuando la temperatura del agua cambia, las algas se ven afectadas, y cuando estas algas mueren, extraen oxígeno del agua, asfixiando a los peces.

“En ambos casos fue cuando la floración de algas se ha interrumpido”, dijo Ellis.

“La primera vez debido a una tormenta, y en este caso, por el frente frío que atravesó”.

“El resultado [de las condiciones de sequía intensa] es un récord de flujos de entrada en algunas represas importantes, y condiciones de cese al flujo en muchos ríos y arroyos con el aumento de las tasas de evaporación del verano presionando aún más los suministros”, dijo el gerente ejecutivo de operaciones de sistemas de WaterNSW, Adrian Langdon, según Daily.

La directora de medio ambiente acuático del DPI, Sarah Faifull, dijo que el prolongado período de sequía había provocado una mala calidad del agua en gran parte del río Darling y en otros valles. En la zona se había detectado una alerta de algas durante varias semanas por lo que se sabía que producirían “niveles bajos de oxígeno disuelto dentro de las secciones de flujo lento o sin flujo del río”.

“El impacto de los eventos de lluvia intensa después de condiciones muy calurosas, similares a las experimentadas la semana pasada en Menindee, puede exacerbar los problemas de calidad del agua al mezclar el agua restante en las piscinas fluviales y la proliferación de algas, reduciendo aún más el oxígeno disponible para los peces ya estresados”, destacó Faiful.

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

 

TE RECOMENDAMOS