Más que un éxodo: Descenso en la natalidad amenaza el futuro de California

Por Jamie Joseph
19 de Junio de 2021
Actualizado: 19 de Junio de 2021

Mientras la población de California disminuye debido a un éxodo masivo de residentes que huyen de los altos impuestos, los exorbitantes precios de las viviendas y el creciente número de personas sin hogar, hay otro factor que ha estado contribuyendo silenciosamente al descenso: la disminución de la tasa de natalidad.

Los datos muestran que mientras la población del Estado Dorado sigue envejeciendo, los adultos jóvenes tienen menos hijos.

John Moorlach, exsenador estatal y supervisor del condado de Orange, dijo a The Epoch Times que el impacto a largo plazo del descenso de la natalidad en el estado es “difícil de predecir”, porque la política fronteriza de la actual administración ha hecho que las cifras de inmigración sean poco claras.

Pero si la inmigración se reduce al mínimo y el crecimiento es nulo, Moorlach dijo que se aplicaría “la vieja regla de las empresas”: “Si no creces, te mueres”.

La tasa de natalidad del estado en comparación con la tasa de mortalidad se ha ido ralentizando desde la década de 1990, según el Instituto de Políticas Públicas. Entre 1991 y 2010, rondó justo por encima de los 280,000 anuales—pero desde 2015, la tasa cayó de 247,000 a 181,000.

En 2019, California tuvo 11.3 nacimientos por cada 1000 residentes, según el informe—la tasa más baja del estado en más de un siglo.

Y mientras que algunos investigadores asumieron que habría otro boom de bebés durante la pandemia, las órdenes de permanencia en el hogar aparentemente han tenido el efecto contrario, lo que resulta en mínimos históricos para los nacimientos en todo el país.

“Estaba la propia pandemia, pero también, por supuesto, la situación económica: La gente está perdiendo sus empleos”, dijo a The Epoch Times el Dr. Brady Hamilton, estadístico y demógrafo del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Todo eso habla de incertidumbre, y… ciertamente es un factor que la gente considerará a la hora de tener un hijo por su situación económica”, dijo.

Parte de una tendencia

Hamilton y otros investigadores de los CDC publicaron datos provisionales, o preliminares, sobre las tasas de natalidad en Estados Unidos en 2020, basados en casi todos los registros de nacimiento recibidos y procesados por el NCHS el año pasado.

Para las mujeres de 20 a 24 años, la tasa de natalidad provisional del año pasado fue de 62.8 nacimientos por cada 1000 mujeres, un 6 por ciento menos que en 2019. Las tasas fueron más bajas en todos los principales grupos de edad y raciales también.

Hamilton dijo que si bien los datos dan una idea de la situación, no proporcionan una imagen clara sin una mayor investigación.

“Eso tiene que esperar a las encuestas para averiguar eso”, dijo Hamilton. “Pero podemos hacer bastante por nuestra parte, observando el impacto que este descenso ha tenido en todo el país por los distintos grupos para tener una mejor idea de cómo ha afectado a los nacimientos”.

En California, el estado más poblado del país, la tasa de natalidad descendió más de un 10 por ciento en diciembre de 2020 —aproximadamente nueve meses después del inicio de la pandemia— en comparación con el mismo mes del año anterior. El estado registró algo menos de 33,000 nacimientos en el mes, más de 3700 menos que un año antes.

Según la investigación de Hamilton, la tasa total de fertilidad entre las mujeres a nivel nacional también se redujo en 2020, un 4 por ciento menos que en 2019.

Aunque las tasas de natalidad varían entre las parejas casadas y no casadas, las licencias de matrimonio también están experimentando mínimos históricos, según el Departamento de Finanzas de California (CDF).

“Sobre la base de los datos informados por condados selectos de California, ha habido una disminución general en las licencias de matrimonio emitidas en comparación con años anteriores a partir de marzo de 2020”, dijo el CDF a The Epoch Times a través de un correo electrónico.

Cuando se trata de bebés nacidos dentro y fuera de los matrimonios, los CDC profundizarán en eso en su próximo informe a nivel nacional, que se espera que se publique este mes.

“No solemos incluirlo en el informe provisional”, dijo Hamilton. “Nuestro informe incluye los nacimientos de madres casadas y no casadas, lo tenemos, pero no suele aparecer en el informe provisional, pero es otra vertiente que estudiaremos”.

No tienen registros de los ingresos de los hogares, añadió, pero “sí tienen un indicador de la situación socioeconómica, que es la educación”. Tienen previsto analizarlo también con los datos definitivos de 2020.

Asequibilidad

Frank Bean es profesor de sociología y director del Centro de Investigación sobre Inmigración, Población y Políticas Públicas de la Universidad de California—Irvine. Tiene algunas ideas sobre el descenso de la natalidad en California.

“Una cosa que me parece importante es que el 90 por ciento de la población de Estados Unidos no está ganando más dinero que hace 20 o 30 años”, dijo Bean a The Epoch Times.

“Los padres están ganando menos una vez que se puede ajustar la inflación. En otras palabras, los ingresos se han estancado o han disminuido, especialmente para la gente con menos ingresos”.

En la economía moderna de hoy, la gente tiene hijos cuando puede permitírselos, dijo. Y durante la pandemia, cuando los servicios de guardería no estaban fácilmente disponibles, esto también influyó en las decisiones de las parejas.

Según un estudio de 2021, los californianos necesitan un ingreso anual promedio individual de 111,533 dólares, sin deudas adicionales, para poder hacer frente a los pagos de una casa de valor medio en San José, Los Ángeles o San Diego.

En 2018, el Centro de Política y Presupuesto de California informó que al menos un tercio de los residentes del estado gastaron más del 30 por ciento de sus ingresos en vivienda, y hasta un 20 por ciento gastó más de la mitad de sus ingresos en costos de vivienda.

“Casi todas las circunstancias operan en contra de tener el tipo de flexibilidad y recursos y objetivos a largo plazo que implica la maternidad”, dijo Bean.

Lugares como el Condado de Orange —donde los salarios son más altos y hay más mujeres en la fuerza de trabajo— ofrecen mejores entornos para la maternidad, añadió.

En todo el estado, las mujeres de entre 20 y 40 años constituyen el 47 por ciento de la población activa, según el CDF.

Inmigración y educación

La inmigración y el ritmo de los desplazamientos hacia California también sesgarán los datos, según las fuentes.

Bean, que estudió la migración de los países latinoamericanos, dijo que encontró que las mujeres nacidas en el extranjero tienden a tener más hijos que las mujeres nacidas en Estados Unidos. Pero recientemente, las tasas de mujeres latinas de segunda y tercera generación que tienen hijos también están disminuyendo.

“Las mujeres latinas de segunda y tercera generación tienen menos hijos que las mujeres latinas nacidas en el extranjero. Y la mayor parte de la población latina es mexicano-estadounidense… pero su fertilidad también ha descendido”, explicó.

Bean dijo que cuando se llega a los hijos y nietos de los inmigrantes, no son muy diferentes de la población general. “Cuanto más integrados y activos están en la economía y la sociedad estadounidenses, más se parecen sus patrones de maternidad al resto de la población”.

La gente también está esperando más tiempo para tener hijos porque “no es tan fácil como hace 30 años” criar a los niños, dijo.

“Hay muchos más dispositivos que ahorran trabajo y cambios tecnológicos, etc., pero en términos de cuánto dinero gana la gente [y] cuánto tiene que pagar por la vivienda, es mucho más difícil”, añadió.

Las mujeres trabajadoras también contribuyen a la caída de los índices. En comparación con hace tres décadas, hay muchos más trabajos profesionales disponibles para las mujeres que son exigentes, dijo Bean, como los de medicina o derecho. Y las personas que permanecen más tiempo en la universidad para obtener títulos avanzados tienden a ralentizar la maternidad.

“Pero el único grupo que está teniendo familias más numerosas —bastante más numerosas— es la gente rica. Son más propensos a tener tres o más hijos”, dice Bean. “No es mucha gente, pero es bastante notable—y demuestra que realmente hay que tener todos los recursos para ocuparse de todas estas cosas que necesita, como el cuidado de los niños”.

Añadió que algunas personas tienen suficiente dinero como para obtener un título de abogado, trabajar en un empleo profesional, tener muchos hijos y seguir “disfrutando de la vida familiar”.

El número de personas que emigran a otros estados ha aumentado en los últimos cinco años debido a los gastos de vivienda y cuidado de los niños, dijo. La cantidad de dinero que gana la gente se ha “ampliado y magnificado”, de modo que incluso las personas preparadas para desempeñar trabajos profesionales se marchan.

Impacto a largo plazo

Según el exsenador estatal Moorlach, el descenso de la natalidad podría tardar 20 ó 30 años en tener un impacto notable, y añadió que puede haber tanto beneficios como desventajas.

“Todavía tenemos otros asuntos en los que la disminución de la población podría ser algo bueno”, dijo, citando la falta de agua, la falta de vivienda y las autopistas superpobladas.

“Así que la cosa se pone muy interesante, pero la mayor preocupación va a ser si los del uno por ciento se van o no”.

Moorlach dijo que también podría entrar en juego otro grupo demográfico: la edad. “La población envejece, lo que significa que hay que tener más gente al servicio de esos individuos. Y así se convierte en un problema muy, muy interesante”, dijo.

Moorlach dijo que le gusta “buscar correlaciones” al analizar las situaciones; en este caso, estudiando los estados que tampoco están creciendo, y cómo les ha afectado eso en un periodo de 10 o 20 años.

“Obviamente, he estado en Michigan y he pasado por Detroit. Es horrible. Cuando ves casas vacías y fábricas cerradas con tablas… eso no es bonito”, dijo, y mencionó Illinois, Nueva Jersey y Nueva York como otros estados que han visto grandes éxodos.

Moorlach estableció una correlación entre el aumento de los impuestos a los ricos y la disminución de la población de los estados al observar Connecticut, que calificó de suburbio de Nueva York.

“Vimos que cuando suben los impuestos a los ricos, éstos reducen su renta gravable en un 50 por ciento”, dijo. Los ricos “sabían cómo comprar bonos exentos de impuestos o crear fideicomisos benéficos o lo que fuera… para reducir sus ingresos gravables”.

“Pero entonces su legislatura tuvo que responder subiendo los impuestos a la clase media”, añadió.

“Obviamente, si tenemos una infraestructura que no crece… va a haber alguien” que acabe pagando más, dijo. “Se aprieta ese globo y tal vez podría ser la clase media la que tenga que empezar a poner una mayor parte de los ingresos fiscales para apoyar una infraestructura que [actualmente] está creciendo demasiado rápido gracias a todo el dinero que está apareciendo”.

Dijo que el gobernador Gavin Newsom “no está pensando en la recesión” todavía, pero cuando llegue, “va a ser realmente horrible”.

“Va a ser peor que la que enfrentó Arnold Schwarzenegger cuando apareció en ella durante la crisis de liquidez”, predijo.

Siga a Jamie en Twitter: @jamiewritess


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS