Massie y Gabbard presentan un proyecto de ley bipartidista para derogar la Ley Patriota

Por Zachary Stieber
17 de Diciembre de 2020 2:36 PM Actualizado: 17 de Diciembre de 2020 2:36 PM

Un republicano y una demócrata se han unido para impulsar la derogación de la Ley Patriota, que ha permitido el espionaje generalizado de los estadounidenses.

Los representantes Tulsi Gabbard (D-Hawaii) y Thomas Massie (R-Ky.) presentaron esta semana un proyecto de ley llamado Ley de Protección de Nuestras Libertades Civiles. Además de revocar la Ley Patriota, que aflojó las restricciones sobre dónde y cómo los investigadores federales podían espiar tras el 11-S, la legislación desharía la Ley de Enmiendas FISA, que permitía a los funcionarios vigilar a las personas ubicadas fuera de los Estados Unidos.

“En nuestro país hay libertades y derechos fundamentales que están consagrados en la Constitución, garantizados a todos y cada uno de los estadounidenses, entre los que se encuentran el derecho a la intimidad y la protección de nuestras libertades civiles”, dijo Gabbard en unas declaraciones por video al anunciar el proyecto de ley.

Las dos leyes en cuestión “básicamente permitieron a las agencias de nuestro gobierno llevar a cabo una vigilancia ilegal masiva de los estadounidenses sin una orden o causa probable”, agregó Gabbard, citando la información filtrada por Edward Snowden, un excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional.

James Clapper, el director de Inteligencia durante la Administración Obama, mintió bajo juramento en una audiencia cuando le preguntaron si el gobierno estaba llevando a cabo una vigilancia masiva de los estadounidenses, alegó Gabbard. A Clapper le preguntaron en 2013 si los funcionarios de inteligencia recogen datos sobre los estadounidenses. Él respondió, “no, señor”. También dijo: “no intencionadamente. Hay casos en los que podrían, tal vez sin querer, recopilar, pero no a sabiendas”.

Las filtraciones de Snowden demostraron que eso estaba mal. Clapper admitió más tarde que su testimonio era “claramente erróneo” pero no fue acusado de un crimen. También ha dicho que cree que la vigilancia masiva sigue siendo necesaria. Un tribunal federal en 2015 dictaminó que el programa de vigilancia era ilegal.

Massey dijo en un comunicado que la Ley Patriota “contiene muchas disposiciones que violan la Cuarta Enmienda y han conducido a una expansión dramática de nuestro estado de vigilancia nacional”.

“Nuestros padres fundadores lucharon y murieron para detener el tipo de espionaje y registros sin orden judicial que la Ley Patriota y la Ley de Enmiendas FISA autorizan. Ya es hora de derogar la Ley Patriota y reafirmar los derechos constitucionales de todos los estadounidenses”, añadió.

FISA es la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera, que estableció un tribunal secreto al cual los funcionarios federales pueden acudir para obtener permiso para espiar a sus objetivos. El tribunal aprobó las solicitudes para espiar al asociado de campaña del presidente Donald Trump, Carter Page, a pesar de que las solicitudes estaban plagadas de errores, según una investigación del inspector general del Departamento de Justicia.

Debido a ello, los legisladores se han vuelto cada vez más críticos con el turbio proceso, y han presionado para que se hagan fuertes reformas o se suprima el tribunal por completo.

El Departamento de Justicia y el FBI han argumentado que las reformas se están haciendo, inclusive que las solicitudes incluyan preguntas acerca de si el objetivo ha proporcionado información al gobierno, un guiño a Page por ser un activo de la CIA.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Los ‘viejos amigos’ de los círculos de élite de EEUU ayudan a China a influir en Washington

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.