Matemático admite deficiencias en su análisis sobre conteo de votos republicanos pero sostiene su planteo

Por Tom Ozimek
25 de Noviembre de 2020
Actualizado: 25 de Noviembre de 2020

Steven Miller, profesor de matemáticas en el Williams College, se ha disculpado por las deficiencias de su análisis estadístico de los votos por correo de Pensilvania que reforzaron la preocupación por el fraude electoral. Pero aunque reconoció “la falta de claridad y de la debida diligencia” en el cálculo de las cifras sin abordar las preocupaciones sobre los datos subyacentes, mantuvo su decisión de llevar a cabo el análisis e instó a seguir estudiando para determinar “si hay problemas” y averiguar “cómo podemos mejorar en las futuras elecciones”.

“No estoy concluyendo que haya habido fraude o que los resultados del estado deban ser cambiados”, dijo Miller a The Berkshire Eagle. “Lo que dije fue, asumiendo la exactitud de estos números, entonces tenemos un gran número de personas que tenían una boleta solicitada a su nombre pero dicen que no la solicitaron, y tenemos un gran número de personas que dijeron que enviaron su boleta de vuelta pero no fue contabilizada”, dijo al periódico.

Miller, especialista en teoría analítica de números y sabermetría, dijo en una declaración jurada adjunta a una demanda presentada en una corte de Pensilvania presentada por la campaña Trump contra la secretaria de Estado Kathy Boockvar, que su análisis mostró que decenas de miles de boletas solicitadas por los republicanos no fueron contadas o fueron solicitadas por alguien que no era republicano.

“Estimo que el número de boletas que fueron solicitadas por alguien que no era el republicano registrado o solicitadas y devueltas pero no contadas van de 89,397 a 98,801”, dijo Miller en la declaración jurada.

Para explicarlo mejor, Miller dijo que “casi seguro que el número de boletas solicitadas por alguien que no era el republicano registrado está entre 37,001 y 58,914”, y que “casi seguro que el número de boletas solicitadas por republicanos registrados y devueltas pero no contadas está entre 38,910 y 56,483”.

El análisis de Miller fue citado por el presidente de la Comisión Federal de Elecciones, Trey Trainor, nombrado por Trump, quien dijo a Just The News que la declaración jurada de Miller es una prueba de un posible fraude electoral.

“Estos datos, que son proporcionados por un testigo experto, que reuniría las condiciones necesarias en casi cualquier tribunal del país, se suman a las conclusiones de que se produjo cierto nivel de fraude electoral en las elecciones de este año”, dijo Trainor al medio. “Por lo tanto, la prisa por certificar resultados así de sospechosos en lugares con violaciones electorales conocidas anularía millones de votos que fueron emitidos legalmente por determinados votantes”.

Pero el trabajo de Miller recibió críticas de varios colegas académicos, que dijeron que su trabajo era defectuoso porque pasó por alto posibles problemas con los datos en los que se basaba. Miller dijo que analizó los datos de las elecciones de Pensilvania que fueron recopilados por Matt Braynard, quien anteriormente trabajó para la campaña de Trump, y llevó a cabo 2684 entrevistas a votantes a través de un servicio telefónico.

Carina Curto, profesora de matemáticas en la Universidad Estatal de Pensilvania, dijo a The Berkshire Eagle que los números de Miller son probablemente incorrectos ya que los datos en los que se basan no son probablemente una muestra representativa de todos los votantes republicanos de Pensilvania que solicitaron pero no devolvieron una boleta.

“Esta pequeña muestra de la encuesta telefónica casi seguro que tiene grandes sesgos de muestreo y errores sistemáticos”, dijo Curto al periódico. “No hay absolutamente ninguna razón para creer que es representativa de la mayoría de la población”.

Otro académico, Lior Pachter, biólogo computacional del California Institute of Technology, dijo a The Berkshire Eagle que problemas como los números de teléfono incorrectos podrían haber sesgado los resultados.

Miller, en una declaración a la salida, reconoció que debía haber sido más diligente en la revisión de los datos previos.

“Especialmente porque las consecuencias son muy importantes, debía haber hecho un mayor esfuerzo para profundizar y compartir la forma en que los datos fueron recogidos y no tratar esto únicamente como un cálculo independiente”, dijo al diario.

La Oficina de Boockvar dijo previamente que no ha encontrado evidencia de fraude electoral o irregularidades masivas en Pensilvania. La semana pasada, la división de seguridad cibernética del Departamento de Seguridad Nacional dijo que las elecciones del 3 de noviembre fueron las “más seguras” en la historia de EE.UU., diciendo que no hay “evidencia alguna de que un solo sistema de votación haya borrado o perdido votos, cambiado votos, o se haya visto comprometido de alguna manera”.

El equipo legal de Trump, sin embargo, ha dicho que han encontrado suficiente evidencia para anular posiblemente las elecciones.

Jack Phillips contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Cerrarán Iglesias si no adoran al PCCh

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS