Mayoría de votantes probables dicen que el Senado no va a destituir a Trump por cargos del impeachment

Por Mark Tapscott
30 de Diciembre de 2019 Actualizado: 30 de Diciembre de 2019

El 73% de los encuestados, justo antes de Navidad, dijo que cree que es “poco probable” o “no es probable” que 2/3 del Senado voten para destituir al presidente Donald Trump por cualquiera de los dos cargos del impeachment aprobados por los demócratas de la Cámara de Representantes.

“3 de cada 4 votantes (73%) dicen que es poco probable que Trump sea expulsado de la presidencia, un 47% que cree que ‘no es probable'”, según Rasmussen Reports, que entrevistó a 1000 probables votantes el 22 y 23 de diciembre.

“El 60% de los demócratas considera que la destitución de Trump es poco probable, aunque eso se compara con el 81% de los republicanos y el 78% de los votantes que no están afiliados a ninguno de los principales partidos políticos”, dijo Rasmussen.

Incluso entre los votantes que desaprueban enérgicamente el desempeño del trabajo de Trump desde que venció a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016, solo el 28% espera que sea destituido del cargo por el Senado.

La lealtad al partido de los congresistas republicanos es considerada por la mayoría de los demócratas (69%) como el mayor obstáculo para ese resultado, según Rasmussen. Pero un 67% casi idéntico de republicanos le dijo a Rasmussen que “el mayor obstáculo es la falta de evidencia convincente” que apoye el caso de la Cámara de Representantes para el impeachment.

Los votantes más jóvenes son significativamente más propensos a esperar la condena de Trump, con un poco menos de la mitad de las personas de raza negra, el 47%, vió ese resultado como probable, según Rasmussen. Solo el 17% de la gente blanca y el 33% de las otras minorías piensan que la destitución del presidente es probable.

En general, el apoyo a la votación del impeachment de la Cámara de Representantes en la encuesta fue del 48%, comparado con el 46% que se opuso a la votación.

En una encuesta realizada por Rasmussen el 18 y 19 de diciembre, entre 1000 probables votantes, Trump aparentemente ganó el debate público sobre la legitimidad de la campaña del impeachment de los demócratas de la Cámara de Representantes.

El 51% de los encuestados estuvieron de acuerdo con la afirmación de que “este impeachment representa un abuso de poder inconstitucional y sin precedentes por parte de los legisladores demócratas, sin igual en casi dos siglos y medio de historia legislativa estadounidense”.

El 40% de los encuestados estuvieron en desacuerdo con la declaración, tomada de la carta de Trump del 17 de diciembre enviada a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-Calif.).

Un porcentaje ligeramente menor de encuestados, el 48%, estuvo de acuerdo con la declaración de que “lo que esté en juego es nuestra democracia (…) el Presidente se involucró en un abuso de poder, socavando nuestra seguridad nacional y poniendo en peligro la integridad de nuestras elecciones”. El 46% de los encuestados no estuvo de acuerdo con la declaración, tomada de una conferencia de prensa de Pelosi.

Rasmussen no le dijo a los encuestados que las fuentes de las citas eran Trump y Pelosi.

Jim Manley, exdirector de comunicaciones del entonces líder de la mayoría del Senado Harry Reid (D-Nev.), dijo a The Epoch Times el 30 de diciembre que “el hecho de que haya dudas al respecto no tendrá ningún impacto en el Senado”.

El presidente de Americans for Limited Government (Americanos por un gobierno limitado), Richard Manning, dijo a The Epoch Times que la encuesta de Rasmussen “confirma lo que la mayoría de la gente sabe anecdóticamente sobre el impeachment, que es altamente partidista y ambos lados creen que el otro está usando lentes políticos”.

El resultado más sorprendente de la encuesta es la “sorprendente revelación” de que “el 27% del público estadounidense cree que es probable que el presidente Trump sea destituido”, dijo Manning.

Manning dijo que el 27% es “probablemente más entusiasta con el caucus presidencial y votantes de las primarias, lo que explica por qué sus contendientes siguen tambaleándose hacia la izquierda, abandonando cualquier pretensión de preocuparse por la antigua base de su partido, el obrero”.

Trump tuvo un índice de aprobación del 46% en la última encuesta de seguimiento diario de Rasmussen, comparado con el 53% de desaprobación.

***

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS