McConnell y los senadores republicanos deben dejar de abandonar a sus electores

Por Roger Simon
02 de Enero de 2021
Actualizado: 03 de Enero de 2021

Comentario

Disculpen, pero si recibo otro mensaje de texto de Mitch McConnell, pidiendo dinero… “Mitch” o “Hola, soy Mitch…” (Conocí al tipo una vez, hace unos diez años, pero dudo que lo recuerde) —parece que recibo uno cada cinco minutos y uno llegó diez segundos después de la medianoche para dar la bienvenida al 2021— diciéndome que las cosas estaban desesperadas para el GOP y que si no donaba otros cincuenta dólares para ser replicados por 5, por supuesto, o es por 7, todo se perdería, porque soy un “patriota importante” para quien un “plazo crítico” fue “extendido” (¿Quién escribe estas cosas? ), dejaré el Partido Republicano para siempre y me registraré como independiente.

O tal vez me mude a Nueva Zelanda.

Bien, estoy exagerando, pero no mucho.

Francamente, estos interminables mensajes y correos electrónicos son desagradables, especialmente cuando emanan (supuestamente) del líder de la mayoría del Senado de EE. UU. que parece estar, más exactamente está, deliberadamente o no, tan fuera de contacto con los deseos de su electorado que bien podría estar en otra galaxia.

Que solo Josh Hawley (R-Mo.) se haya levantado, hasta ahora, para decir que cuestionaría los resultados de nuestras elecciones presidenciales mientras unos 40 miembros de la Cámara de Representantes han dicho que no hablaría bien de lo que una vez se conoció como “el mayor órgano deliberativo del mundo”.

O tal vez saben algo que nosotros no —como quién gano.

Es difícil de imaginar —todos sabemos que el sistema judicial no está interesado, o incluso es alérgico, a averiguarlo —pero quizás una camarillas secreta de senadores ha hecho una investigación forense de las máquinas de votación de Dominion (que su director general ha dicho bajo juramento que no se conecta a Internet; también alegó que nunca hubo una relación entre Dominion y la concebida por Chávez Smartmatic).

Esa investigación tendría que ser suficiente para asegurarnos que un hombre llamado Jovan Pulitzer, que fue capaz de hackear dicha máquina en segundos, en vivo, a través de Internet, frente a un comité legislativo de Georgia el miércoles, era una especie de mago que sacaba un conejo electoral de su sombrero.

Y esto supone que el testimonio del experto en informática forense Russell Ramsland sobre las máquinas del condado de Antrim en Michigan también fuera totalmente falso o desacreditado (de manera real, no por algún medio de comunicación gritando “desacreditado”).

Uno duda que un solo miembro del congreso de cualquiera de los dos partidos tenga algo parecido a la experiencia técnica para hacer esa o similares determinaciones por sí mismo. (Irónicamente, probablemente un buen número de personas entre los “deplorables” podrían realmente hacerlo.)

No solo eso, esta misma camarillas de senadores debe haber descrito todos los testimonios sobre fraude electoral, desde el voto por correo hasta el voto en furgoneta, pasando por las boletas que aparecieron repentinamente debajo de una mesa cuando todo el mundo se fue a casa, hasta, más recientemente, las boletas de ausente con las que se han fugado y probablemente triturado, y otras posibilidades tan multitudinarias en este punto que las declaraciones juradas apiladas unas sobre otras alcanzarían hasta algún lugar cerca de la parte superior de la Cúpula del Capitolio.

Obviamente, esta investigación nunca ocurrió. Entonces, ¿qué pasa?

¿Son estos reacios senadores simplemente unos cobardes abyectos, tratando de proteger sus asignaciones de comité, o están más alineados con el Estado Profundo de lo que les gustaría que supiéramos o incluso quisieran reconocerse?

¿Lo que realmente quieren es seguir como de costumbre?

El líder McConnell parece tener más que una bocanada de eso.

Pero el resto no tiene por qué estar de acuerdo. ¿Necesitan que se les recuerde que los demócratas protestaron por la certificación del colegio electoral de los últimos tres presidentes republicanos —Trump en 2016 y George W. Bush en 2000 y 2004?

No hay nada nuevo en esto, excepto quizás la búsqueda de la verdad de lo que pasó y la promesa de un mañana mejor.

Y esa verdad es más grande que Donald Trump, más grande que la vida aunque a veces pueda ser, mucho más grande.

Habla de la naturaleza de lo que somos como una república democrática en funcionamiento. ¿Podemos realmente tener elecciones en las que la mayoría del público confíe? Claramente no confían en esta.

Más que eso, estamos en una fase de transición monumental en la historia de la humanidad cuando la tecnología está dominando nuestras vidas como nunca antes, su poder sobre nosotros, consciente e inconsciente, aumenta cada día, nuestras elecciones son solo una parte de esa historia y una frágil.

Con una China cada vez más descontrolada en su ascenso, nuestro mundo está cambiando ante nuestros ojos minuto a minuto. Las élites transnacionales están en el proceso de tomar el control. ¿Significarán algo las elecciones en el futuro? ¿Sucederán de alguna otra forma que no sea la soviética?

Lo monumental de la transición que estamos viviendo se explica en un extraordinario video de Catherine Austin Fitts que vi por casualidad en Nochevieja (oye, los restaurantes cerraron a las diez).

La Sra. Fitts, banquera de inversiones y exsubsecretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano para la Vivienda de Bush 41, tiene algunas cosas bastante sorprendentes y, francamente, aterradoras que decir acerca de a dónde nos llevan estas élites, a las que ella llama “Mr. Global”.

Lo que ella está diciendo en este video (advertencia: largo, pero vale la pena) —esencialmente que Estados Unidos está a punto de unirse a China en su sistema de “crédito social” y que nuestras libertades están a punto de desaparecer, si es que no se han desvanecido ya— sería, cierto o no o parcialmente cierto, normalmente de suma importancia para los senadores si el Senado fuera realmente “el mayor órgano deliberativo del mundo”.

Pero aparentemente no pueden ni siquiera ocuparse de hacer transparentes las elecciones.

Por otro lado, nosotros sí podemos. No lo olvide.

ACTUALIZACIÓN: El autor quiere reconocer el coraje de los once senadores que, desde que escribió esto, han añadido oficialmente sus nombres al de Hawley, especialmente los dos, Blackburn y Hagerty, de su estado de Tennessee. Más por favor.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora editor en general de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (Lo sé mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si es que aún no lo ha hecho) (no ficción). Encuéntrelo en Parler @rogerlsimon. 

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

2020: Un año de encubrimiento del virus del PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS