“Me duele el corazón al ver esto”: Atletas hablan sobre DD.HH. en clausura de Olímpicos de Beijing

Por Eva Fu
20 de Febrero de 2022 4:03 PM Actualizado: 20 de Febrero de 2022 4:03 PM

Si hubiera sido por él, el entrenador de luge (trineo ligero) de Letonia, Martins Rubenis, habría preferido no viajar nunca a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. De hecho, hasta el último momento no supo si le permitirían entrar en China.

Rubenis, dos veces medallista olímpico de bronce, ya era conocido en la embajada china de Letonia después de más de 15 años de defensa a los derechos humanos en China.

En 2006 protagonizó una huelga de hambre frente al recinto, el mismo año en que ganó el bronce para su país en los Juegos Olímpicos de Turín. Estaba protestando por la sustracción de órganos sancionada por el estado chino, que tiene como objetivo a los practicantes de Falun Gong (también conocido como Falun Dafa) encarcelados, una práctica espiritual que Rubenis sigue y que ha sido perseguida en China durante décadas.

“No fue una sensación fácil tomar el vuelo a China y saber que personas como yo, que practican Falun Dafa, son detenidas en centros de detención, torturadas y asesinadas solo por seguir los principios de verdad, benevolencia y tolerancia”, le dijo a The Epoch Times el 18 de febrero al regresar a casa desde China.

Rubenis no esperó mucho después de que su equipo terminara de competir en los Juegos para sincerarse.

El 7 de febrero, a unos pasos de los oficiales de policía chinos, dijo que los Juegos de Beijing son “un gran teatro político”. Les dijo a los medios letones que habría sido una sensación completamente diferente si los Juegos Olímpicos se hubieran llevado a cabo en cualquier otro lugar del mundo.

“Este es un gran ‘espectáculo’ y para mí, como atleta olímpico, me duele el corazón al ver esto”, dijo, profundizando en sus puntos de vista sobre la “inhumana” sustracción de órganos del régimen y la “opresión a su gente buena y bondadosa”

Fue un movimiento audaz por parte de Rubenis sabiendo la tendencia de represalia del régimen. El presidente del Comité Olímpico de Letonia fue invitado a la embajada china en Riga, por segunda vez desde la huelga de hambre de Rubenis en 2006, “para ser ‘educado’ sobre cómo silenciar a los miembros del equipo por ‘pensar mal'”, dijo en una entrevista.

Afortunadamente para Rubenis, el comité lo defendió, argumentando que los miembros del equipo tienen derecho a opinar sobre los asuntos que son importantes para ellos, lo que él cree que ayudó a asegurar que regresara a casa sin problemas.

Martins Rubenis, medallista de bronce de Letonia, celebra durante la ceremonia de entrega de medallas de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006 en Turín, Italia, el 13 de febrero de 2006, un día después de la final de luge individual. (Thomas Coex/AFP vía Getty Images)

Se había arriesgado, dijo, porque lo vio como su “obligación”.

“En ese momento, no tenía miedo en absoluto”, recordó sobre el momento mientras hablaba con las emisoras de Letonia.

“Sabía que cualquier cosa que me suceda en China podría ayudar a que se escuchen sus voces y que esta brutal persecución termine pronto”, dijo, refiriéndose a los practicantes de Falun Gong encarcelados, algunos de los cuales fueron encarcelados en campos de prisioneros a pocos kilómetros de las sedes olímpicas, según el Centro de Información de Falun Dafa.

“Es realmente importante que las personas de países libres y las personas que entienden lo que realmente está sucediendo en China hablen”, dijo en una entrevista separada con NTD el viernes. “Ya sea fuera o dentro de China, el hecho no cambia”.

‘Hacer mi trabajo’ y ‘nunca volver atrás’

Pero otros que tienen puntos de vista críticos sobre el régimen optaron por tomar precauciones adicionales y mantuvieron la boca cerrada mientras se encontraban en China, una medida que quizá no sorprenda, dadas las leyes altamente restrictivas del régimen que vigilan la expresión tanto en Internet como fuera de él, y cuando Beijing ha insinuado no muy sutilmente la posibilidad de expulsar a los atletas de los Juegos por hablar sobre los derechos humanos.

La medallista de oro de luge alemana Natalie Geisenberger, quien criticó duramente a China antes de los Juegos, dijo que haría comentarios solo después de abandonar el país.

“Tienes que tener cuidado cuando dices qué y dónde lo dices”, dijo a los periodistas tres días antes de partir de Beijing.

Hasta el último minuto, Geisenberger, quien obtuvo su tercera medalla de oro en luge en los Juegos Olímpicos de Beijing, había estado debatiendo si no asistir a los Juegos por el historial de derechos humanos del régimen y el mal trato que recibían los atletas cuando entrenaban allí en otoño.

La mujer de 34 años se decidió a participar recién el 17 de enero, dos semanas antes de la apertura del evento.

Su boicot por sí solo “no cambiaría nada”, dijo en la emisora alemana ZDF después de volar de regreso, relatando la sensación de impotencia dentro de ella.

Resolvió que “iría allí durante dos semanas, haría mi trabajo, volvería a casa y nunca volvería a China”, dijo.

Natalie Geisenberger, del equipo de Alemania, reacciona después de ganar el oro durante el Luge Team Relay en el sexto día de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, en el National Sliding Center, en Yanqing, China, el 10 de febrero de 2022. (Adam Pretty/Getty Images)

El patinador de velocidad sueco Nils van der Poel, quien ganó dos medallas de oro en Beijing, también tuvo algunas palabras de despedida para la nación anfitriona.

La decisión de otorgar a Beijing los Juegos fue “terrible”, dijo al periódico sueco Sportbladet.

La Villa Olímpica “fue muy agradable, los chinos que conocí fueron absolutamente asombrosos”, dijo, antes de trazar un paralelo con la Alemania de la década de 1930. “Los Juegos Olímpicos son mucho, es un evento deportivo fantástico donde unes al mundo y las naciones se encuentran. Pero también lo hizo Hitler antes de invadir Polonia, y lo mismo hizo Rusia antes de invadir Ucrania.

“Creo que es extremadamente irresponsable dárselo a un país que viola los derechos humanos de manera tan descarada como lo está haciendo el régimen chino”.

El medallista de oro Nils van der Poel del Equipo de Suecia celebra durante la ceremonia de premiación en la modalidad de 10,000 metros masculinos después de establecer un nuevo récord mundial de 12:30.74 en el día siete de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, en el Óvalo Nacional de Patinaje de Velocidad, en Beijing, el 11 de febrero de 2022. (Decano Mouhtaropoulos/Getty Images)

Rubenis creció en la Unión Soviética “donde cada paso, cada movimiento y cada persona que conoces” fueron cuidadosamente coreografiados para difundir “cómo el comunismo es grandioso” a los visitantes extranjeros.

Observó la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos dentro de la aislada Villa Olímpica o, en sus palabras, un “centro de detención civilizado” rodeado de cámaras de seguridad, solo para ver “lo que nuestro Partido Comunista Chino [PCCh] intentaba mostrar con este evento”.

“Estaba vacío”, dijo. “Fue una especie de espectáculo, pero un espectáculo sin sentido”.

“Incluso la llama de la antorcha olímpica era tan pequeña que apenas podías verla, del mismo tamaño que el espíritu olímpico que se está extinguiendo”.

Tener colaboración de cualquier tipo con el PCCh, dijo, significa “apoyar al mal y, al mismo tiempo, tener las manos manchadas de sangre”.

“Mantente alejado de ese barco que se hunde. Porque cuando se hunda, todos los que tengan conexión con eso serán atraídos”.

“Manténgase alejado del PCCh para que ese muera solo”, dijo.

David Zhang contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.