Médico israelí descubre la horrible industria de trasplantes en China y decide no ser cómplice

Por La Gran Época
16 de Septiembre de 2019 Actualizado: 16 de Septiembre de 2019

En 2005, lo que parecía una simple interacción entre un médico y su paciente llevó a que este doctor descubriera la maquinaria de trasplantes de órganos que estaba ocurriendo en China. Su grado de conciencia lo llevó a investigar y logró un cambio histórico en la ley israelí.

Desde entonces, la nueva ley prohíbe a los israelíes volar a China para el turismo de trasplantes y esencialmente salva a sus ciudadanos de ser cómplices de asesinato.

El Dr. Jacob Lavee, cirujano cardiovascular y expresidente de la Sociedad de Trasplantes de Israel, sabe exactamente por qué China puede organizar un trasplante de órganos para cualquier persona en un período de tiempo inusualmente corto.

“En 2005, un paciente mío vino a mí un día y me dijo: ‘doctor, estoy harto de esperar aquí en Israel a que esté disponible un donante de corazón adecuado, y me dijeron’ -eso es lo que me dijo- ‘por mi compañía de seguros que debería ir a China porque me han programado un trasplante de corazón’. Y especificó una fecha con dos semanas de anticipación”, relató el Dr. Lavee en una entrevista realizada por Dafoh.org.

“Lo miré y le pregunté: ‘¿Te escuchas a ti mismo? ¿Cómo pueden programar un trasplante de corazón en dos semanas?’.
Si bien los riñones pueden provenir de un donante vivo, esto mismo no es válido para los corazones”, relató el Dr. Lavee, y explicó  que “si a un paciente se le prometió someterse a un trasplante de corazón en una fecha específica, esto solo podría significar que aquellos que prometieron, podían saber de antemano cuándo su donante potencial estaría muerto”.

Desafortunadamente, el paciente antes mencionado ignoró a su médico y fue a China, donde obtuvo un corazón el día que se lo prometieron.

“Así que esto me llevó a investigar, y descubrí toda la historia espantosa sobre el uso de la sustracción forzada de órganos, y más tarde sobre el hecho de que la mayoría de los órganos en China son sustraídos de los practicantes de Falun Gong, basados en la investigación de Kilgour y Matas”, dijo el Dr. Lavee.

Cuatro manifestantes pacíficos actúan en una obra para representar el asesinato de los practicantes de Falun Dafa y la sustracción de sus órganos en campos de concentración, a mano de los comunistas chinos. (Patrick Lin/AFP/Getty Images)

“Lo que es diferente acerca de China es que está institucionalizado, es estatal, está dirigido por el partido. No son pocos los delincuentes en callejones que intentan ganar dinero rápido”, dijo David Matas, un abogado canadiense de derechos humanos e investigador independiente sobre la sustracción de órganos en China.

“Obviamente tienen a muchas personas sentadas esperando que las maten para un trasplante. Y solo están eligiendo a la persona adecuada para que sea asesinada, dependiendo de quién sea el paciente”.

En su investigación , Matas y Kilgour entrevistaron a muchos practicantes de Falun Gong que lograron salir de prisión en China. Los investigadores encontraron algo en común, que estos practicantes fueron sometidos a análisis de sangre y exámenes de órganos sistemáticamente mientras estaban en prisión, de una manera solo relevante para el trasplante.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina pacífica de la escuela de Buda, y sus practicantes no fuman ni beben. Estos practicantes  son atacados por defender sus creencias en Verdad, Benevolencia y Tolerancia, y sus órganos sanos les son sustraídos como parte de la campaña genocida del régimen comunista para “eliminar” la práctica brutalmente perseguida desde en 1999.

Los practicantes de Falun Dafa demuestran los ejercicios de la práctica meditativa del cuerpo y la mente antes de un mitin en Hong Kong el 21 de julio de 2019. (Yu Kong/La Gran Época)

“Es desmesurado matar a una persona sana e inocente para que una persona enferma pueda vivir”, agregó Matas.

Conociendo la terrible verdad de la situación, el Dr. Lavee se convirtió en la fuerza impulsora de la “Ley de trasplante de órganos” de Israel, que se aprobó con éxito en 2008. “La ley establece un castigo de tres años de prisión y una gran multa por la compra, venta o corretaje de un órgano, incluso fuera de Israel”, según el China Organ Harvest Research Center .

El médico con conciencia explica sus razones para su postura audaz contra el régimen autoritario de China.

“Soy hijo de un padre que era refugiado de un campo de concentración nazi, y me dije que no podemos repetir la misma historia que sucedió durante la Segunda Guerra Mundial durante el Holocausto, donde todo el mundo sabía sobre el Holocausto del pueblo judío y no hicieron nada. Aquí sabemos sobre el genocidio de las personas dentro de China, sobre el crimen de lesa humanidad que está ocurriendo en China, y necesitaba hacer algo al respecto”, dijo el Dr. Lavee.

Tras el logro de este honorable médico que ayudó a Israel a posicionarse correctamente en este tema apremiante, otros países como España, Italia, Taiwán y Estados Unidos también han seguido su ejemplo.

Solo podemos esperar que el mundo se una en un esfuerzo por detener la abominable sustracción de órganos del régimen chino antes de que sea demasiado tarde.

Mira el trailer “Difícil de creer” presentado por Dr. Lavee:

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS