Médicos del Sur de California experimentan con tratamientos para COVID-19

Por JAMIE JOSEPH
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

IRVINE, California. Médicos del sur de California dicen que están experimentando con diferentes combinaciones de tratamientos mientras intentan encontrar la mejor manera de ayudar a los pacientes con COVID-19.

Los médicos le dijeron a The Epoch Times que han ajustado sus métodos a medida que se desarrolla la pandemia. Ciertos medicamentos, algunos experimentales, han demostrado ser efectivos, dicen, especialmente cuando se combinan con ejercicios pulmonares.

A medida que los médicos continúan sus búsquedas individuales de tratamientos efectivos, los esfuerzos para probar las vacunas continúan y se amplían.

‘Igual de bueno o mejor’

El Dr. Gregg DeNicola de Caduceus Medical Group, en Laguna Beach, le dijo a The Epoch Times que descubrió un tratamiento pulmonar vigoroso al comienzo de la pandemia que ayudó a más de 800 de sus pacientes, y que está animado por lo que ha visto recientemente del medicamento antiviral remdesivir.

Ninguno de los pacientes bajo su cuidado ha muerto y solo 10 han sido hospitalizados, dijo.

“La teoría es que deseas prevenir infecciones bacterianas secundarias que pueden ser devastadoras junto con COVID”, dijo DeNicola a The Epoch Times.

Al principio, “puso a todo el mundo [a ingerir] Zinc y Z-Pak”, incluido el antibiótico aziihromicina, pero “no quedó impresionado por su trabajo”. Entonces, su equipo comenzó a tratar a pacientes con doxiciclina, un antibiótico que se puede tomar para prevenir la malaria.

DeNicola dijo que originalmente recetó hidroxicloroquina, un fármaco inmunosupresor que se usa a menudo para tratar el lupus y la malaria, a pacientes gravemente enfermos durante los primeros dos meses de la pandemia. Pero notó en las últimas semanas que la droga estaba comenzando a perder su toque.

“Hay otras cosas que estamos encontrando que son igual de buenas, si no mejores”, dijo. “Al principio, se lo dábamos a casi la mitad de nuestros pacientes. Ahora es más como un 10 por ciento”.

DeNicola dijo que ha notado resultados prometedores con remdesivir.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos anunció en junio que había obtenido 500,000 viales del medicamento del fabricante, Gilead Sciences, para su uso en hospitales de EE.UU. hasta septiembre. Reuters informó que el gobierno federal enviaría más viales del medicamento a estados con un alto número de casos, como California.

‘Existe una razón para el optimismo’

El especialista en enfermedades infecciosas, el Dr. Otto Yang, de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, en Westwood, dijo que nunca debería haber habido controversia sobre el uso de hidroxicloroquina, porque no funciona contra el COVID.

En junio, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) aplazaron los ensayos clínicos del medicamento, sin citar resultados beneficiosos. El laboratorio de Yang fue uno de los sitios utilizados para los ensayos.

“Muchos de nosotros, incluyéndome a mí, incluso hace meses, incluso antes de que comenzaran los ensayos, ya sabíamos que la hidroxicloroquina no funcionaría, porque ya había muchas pruebas de ensayos más pequeños”, dijo Yang a The Epoch Times.

Pero Yang dijo que ahora “hay motivos para el optimismo” porque algunos tratamientos están funcionando.

“Hace unos meses, no teníamos nada que supiéramos que funcionaba. Ahora sabemos que el remdesivir funciona y sabemos que la dexametasona y los esteroides funcionan”, dijo.

“Ninguno de ellos es una cura. Ninguno de ellos es 100 por ciento efectivo. Pero parece que ambos pueden ayudar a mejorar los resultados [en pacientes] con COVID-19″.

La dexametasona es un medicamento esteroide destinado a aliviar la inflamación. Se usa comúnmente para combatir enfermedades respiratorias.

“Más importante que los medicamentos”

DeNicola estuvo de acuerdo en que la dexametasona ha tenido algún efecto positivo en sus pacientes, pero dijo que los “protocolos de higiene pulmonar” son los que han mantenido a flote a sus pacientes.

El médico describió los protocolos como una rutina que sus pacientes deben realizar todos los días, utilizando técnicas de drenaje postural y percusión. Los métodos incluyen ponerse de lado, toser y respirar profundamente.

“Somos muy incisivos en eso y descubrimos que, probablemente, sea más importante que los medicamentos”, dijo DeNicola.

Dijo que tratar cada caso de manera diferente (ya sea leve, moderado o grave), también ha evitado muertes.

Algunos pacientes se cambiaron a su consultorio después de haber visto a otros médicos, dijo DeNicola. Los pacientes le dijeron que los demás los estaban tratando como si tuvieran un resfriado común, a pesar de que sus niveles de oxígeno estaban disminuyendo significativamente.

Dijo que modificar el tratamiento según la gravedad de la enfermedad y ser agresivo con la higiene pulmonar y la medicación explica por qué “no hemos tenido ninguna muerte, y eso es notable”.

El médico también notó que los síntomas de la enfermedad están cambiando, por lo que ha visto.

El ochenta por ciento de los casos tenían fiebre anteriormente, dijo, pero ahora más de la mitad de los pacientes llegan sin fiebre.

Su equipo también está observando que se presentan menos casos con tos, pero la prevalencia está aumentando en dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Uno de los síntomas más destacados es la diarrea.

“Ahora, cuando un paciente llama y dice que tiene fiebre baja y diarrea, inmediatamente pensamos en COVID. No hicimos eso en marzo”, dijo.

DeNicola dijo que “el síntoma número uno sigue siendo la fatiga”, que informan del 80 al 90 por ciento de sus pacientes. Pero el síntoma es “también un buen signo de pronóstico” para su recuperación.

“Incluso si todavía tienen fiebre, si todavía tienen algo de diarrea o tos, una vez que la fatiga comienza a desaparecer, es una buena señal”, dijo.

Un tratamiento experimental se muestra prometedor

Yang le dijo a The Epoch Times que está probando medicamentos experimentales en la UCLA, con la esperanza de encontrar el mejor de ellos. Contribuyó a un estudio reciente en el New England Journal of Medicine sobre la descomposición de los anticuerpos COVID-19 en pacientes con síntomas leves, y en el pasado realizó investigaciones a tiempo completo sobre el sistema inmunológico y el VIH.

Dijo que un tratamiento que parece prometedor es el Leronlimab, un fármaco de anticuerpos que se está estudiando como una cura potencial para el COVID-19, el cáncer de mama y el VIH, aunque los estudios han mostrado resultados mixtos.

La residente del condado de Orange, Samantha Mottet, de 55 años, atribuyó su notable recuperación del COVID-19 a la droga cuando Yang le pidió a su esposo que aprobara el uso de Leronlimab como tratamiento experimental en su esposa.

Cuando se le administró el medicamento el 1 de abril, ella estaba en un respirador y estaba gravemente enferma, dijo Mottet a Spectrum News. A las 24 horas de tomar el medicamento, necesitaba menos oxígeno, dijo. Para el 5 de abril, los médicos le quitaron el ventilador y estaba lista para irse a casa.

“En cuanto a cuán efectivo ha sido, es muy difícil de decir, porque no tenemos nada con qué compararlo”, dijo Yang.

“Se lo damos a los pacientes y no sabemos cómo les hubiera ido si no hubieran recibido el medicamento”.

Yang dijo que sus experiencias con la administración de la droga están “completamente basadas en la observación personal”. Pero, según esas experiencias, parecía que bastantes pacientes mejoraron rápidamente, agregó.

Yang dijo que actualmente está trabajando en otros ocho tratamientos experimentales. La mayoría de los pacientes que los reciben están gravemente enfermos, con afecciones subyacentes.

También se están realizando ensayos de vacunas en la UCLA. Un ensayo, realizado por la empresa Moderna, está dirigido a 30,000 pacientes de prueba.

Yang dijo que la universidad está buscando diversificar su población de pruebas, específicamente para incluir personas de color mayores de 65 años, pero que encontrar participantes dispuestos puede ser difícil.

“Creo que la mayoría de las personas que están considerando realizar ensayos clínicos lo están considerando porque esperan obtener un beneficio de ello”, dijo. Pero ese no es siempre el caso, porque algunos ensayos están “controlados con placebo”, por lo que algunas personas no quieren participar.

“Creo que la mayoría de la gente piensa en un ensayo como un tratamiento, y en realidad no es un tratamiento, es un experimento”, dijo Yang.

“Animo a las personas a que participen en ensayos clínicos siempre que sea posible y a que comprendan que eso realmente beneficia a la sociedad en general”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS