Médicos recurren a droga antiparasitaria de amplio uso como tratamiento para COVID-19

Por MEILING LEE
14 de Noviembre de 2020
Actualizado: 14 de Noviembre de 2020

Ocho meses después de la pandemia y sin mucha orientación de las agencias federales de salud sobre las terapias para el COVID-19, los médicos están recurriendo a un medicamento antiparasitario de bajo costo como tratamiento para todas las etapas de la enfermedad.

La ivermectina, un medicamento antiparasitario utilizado durante casi tres décadas, ha demostrado in vitro que detiene la replicación de varios  virus ARN que incluyen el zika, el dengue y el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que causa la enfermedad COVID-19.

Se utiliza para varias infecciones parasitarias tanto en animales como en humanos. Trata la ceguera de los ríos, la sarna, la elefantiasis y los piojos en los humanos.

El fármaco es barato y seguro cuando se utiliza para sus “indicaciones, en las dosis actualmente aprobadas” con efectos secundarios principalmente leves, según el Instituto de Salud Global de Barcelona, copatrocinador de un ensayo clínico sobre la ivermectina que está actualmente activo.

El Dr. Thomas Brody, destacado gastroenterólogo australiano conocido por curar las úlceras pépticas con su triple terapia de antibióticos, cree que una terapia combinada de ivermectina, doxiciclina y zinc es la “cura” para el COVID-19.

Le dijo a NCA Newswire en septiembre que ha usado la terapia en al menos 15 de sus pacientes de COVID-19 que mejoraron en 10 días con muy pocos efectos secundarios. “En 48 horas su tos había bajado y la fiebre disminuyó —sus niveles de oxígeno también mejoraron significativamente en ese tiempo”, dijo Brody.

Brody pide a los funcionarios del gobierno australiano que estudien la investigación de la terapia y la prescriban “a las masas” para que se pueda poner fin a los cierres.

Otro defensor de la ivermectina es el Dr. Bruce Boros, un cardiólogo que posee tres clínicas de atención de urgencia en los Cayos de Florida. Desde hace varios meses, ha estado prescribiendo el medicamento a todos sus pacientes con COVID-19, incluyendo aquellos que solo muestran signos de COVID-19 sin haber sido examinados, según el Miami Herald.

Boros, al igual que otros médicos que recetan ivermectina, dicen que la intervención temprana es la clave para un mejor resultado en lugar de esperar a que la enfermedad progrese para buscar tratamientos.

Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) no recomienda el fármaco para el tratamiento del COVID-19 y dijo que “se debe evitar cualquier uso de la ivermectina para la prevención o el tratamiento del COVID-19, ya que no se han establecido sus beneficios y seguridad para estos propósitos”.

La agencia federal también advirtió contra la automedicación con ivermectina para animales. “La gente nunca debe tomar medicamentos para animales, ya que la FDA solo ha evaluado su seguridad y eficacia en la especie animal concreta para la que están etiquetados”, dijo la FDA en una carta del 10 de abril a las partes interesadas poco después de que un estudio generara interés en el medicamento. El estudio demostró que una sola dosis de ivermectina eliminó el virus del PCCh desarrollado en cultivo celular en un plazo de 48 horas.

Una enfermera prepara una inyección para un paciente que padece COVID-19 en la unidad de emergencia del hospital La Timone de Marsella, Francia, el 11 de septiembre de 2020. (Christophe Simon/AFP vía Getty Images)

Uno de los primeros doctores en probar la ivermectina en pacientes es el Dr. Jean-Jacques Rajter, un neumólogo de Broward Health en Florida.

Empezó a usar la droga en abril cuando la condición de uno de sus pacientes se deterioró rápidamente y requirió una intubación.

Rajter investigó la dosis segura aprobada para la ingestión humana y se la dio a su paciente. A las 24 horas de tomar ivermectina, la condición del paciente se estabilizó y la intubación no fue necesaria. Los síntomas generales de la paciente mejoraron significativamente en 48 horas. “Probablemente en una semana más o menos, fue dada de alta a su casa”, dijo Rajter al podcast de Trialsite News en julio.

Rajter replicaría el mismo éxito usando ivermectina en otros pacientes de su hospital, tratando alrededor de 15 a 20 pacientes de COVID en una semana.

Broward Health pronto aprobó la ivermectina como parte del protocolo de tratamiento de sus hospitales para COVID-19, que ya incluía hidroxicloroquina, remdesivir, zinc y vitamina C.

Estudios clínicos

Rajter fue coautor de un estudio observacional retrospectivo de 280 pacientes tratados con ivermectina o solo con el tratamiento estándar. Él y su equipo encontraron una menor tasa de mortalidad en el grupo de ivermectina (15 por ciento contra 25 por ciento). La mortalidad también fue mucho más baja en los pacientes con afectación pulmonar grave, con 38.8 por ciento, en comparación con 80.7 por ciento en el grupo de atención estándar.

En un pequeño estudio realizado en la India, los investigadores emparejaron a los trabajadores sanitarios que tomaban ivermectina como profilaxis con un grupo de control que no tomaba ninguna profilaxis y los observaron durante un mes. Descubrieron que el grupo de ivermectina tenía una tasa de infección 73 por ciento menor en comparación con el grupo de control. El estudio está en prepublicación y aún no ha sido revisado por pares.

Hay alrededor de 41 ensayos que se están realizando o se realizarán con el fármaco antiparasitario, diez de los cuales ya se han completado, según clinicaltrials.gov. Estos estudios muestran resultados positivos en la reducción de la tasa de mortalidad en pacientes hospitalizados, la reducción de la progresión de la enfermedad y, posiblemente, la prevención del COVID-19.

Solo tres de los ensayos se realizan en Estados Unidos y ninguno recibe financiación federal como los ensayos de remdesivir, en los que 11 de los 31 estudios son financiados por los NIH o por otro organismo federal.

Cuando se le preguntó si habrá algún estudio sobre la ivermectina financiado con fondos federales en un futuro próximo, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) le dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que “ha apoyado la investigación para probar la ivermectina in vitro para sus efectos sobre el COVID-19. El NIAID está considerando apoyar la investigación de la ivermectina para el tratamiento de COVID-19 en modelos animales. Sin embargo, considerando la actual dosis oral estándar de ivermectina, puede ser un reto alcanzar suficientes exposiciones para la actividad antiviral in vivo”.

El NIH dice que solo recomienda la ivermectina en el tratamiento de COVID-19 en ensayos clínicos.

Los autores de los ensayos de ivermectina y sus defensores están de acuerdo en que se necesitan más ensayos controlados aleatorios para determinar si el fármaco previene o trata el COVID-19.

Incluso sin tales ensayos, la Facultad de Medicina de Virginia Oriental recomienda el protocolo I-MASK+ como profilaxis y tratamiento temprano para pacientes externos que incluye la ivermectina como fármaco principal, junto con la vitamina D y C, y el zinc.

Y en Bengala Occidental, en el este de la India, los principales funcionarios de salud enviaron un memorando (pdf) a todos los hospitales en septiembre, recomendando un protocolo de tratamiento de ivermectina y doxiciclina para los casos leves a moderados de COVID-19, y solo ivermectina como profilaxis contra la enfermedad.

A continuación

Los precios de las vacunas chinas son criticados por venderse mucho más altos en China

TE RECOMENDAMOS