Medio de comunicación de Hong Kong revela enfrentamientos entre facciones diplomáticas chinas

Por Sunny Chao - La Gran Época
04 de Abril de 2018 Actualizado: 05 de Abril de 2018

El diplomático chino de alto rango Yang Jiechi faltó recientemente a una importante cita para convertirse en viceprimer ministro – lo que indica que la facción a la que pertenece Yang, la facción leal al ex líder del Partido Comunista Chino (PCCh) Jiang Zemin- está declinando aún más en el poder. La facción Jiang constituye la principal fuerza de oposición al actual líder Xi Jinping.

Sin embargo, un reciente informe de un medio de comunicación de Hong Kong reveló que las luchas internas entre facciones todavía se están librando entre los funcionarios de Asuntos Exteriores del Partido.

La revista Frontline Magazine de Hong Kong informó en su edición de abril que integrantes de la facción a la que pertenece el actual ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, denunciaron a Yang Jiechi ante las más altas autoridades del Partido por falsificar sus credenciales académicas. Con anterioridad Wang también fue denunciado por alguien del Partido por el mismo delito.

El Partido tiene un sistema interno de denuncias en el que los cuadros pueden denunciar anónimamente los casos de mala conducta a las autoridades centrales. Según el informe de la revista Frontline Magazine, hace ya una década los funcionarios del círculo diplomático del PCCh tenían innumerables problemas de violación de leyes mientras cumplían sus funciones en otros países.

Los diplomáticos involucrados en relaciones extramatrimoniales violaban el protocolo diplomático y al mismo tiempo tenían otros comportamientos inescrupulosos.

En los últimos años, los funcionarios diplomáticos chinos utilizaron envíos de correo oficiales para contrabandear mercancías ilegales, usaron el privilegio diplomático para obtener inmunidad para encubrir delitos, se apropiaron indebidamente de fondos públicos o los malversaron, utilizaron los fondos públicos para beneficiarse con bonos extra, obtuvieron en forma privada la residencia permanente o la ciudadanía en los países en los que trabajaban, desertaron al aceptar documentos confidenciales, o fueron sobornados para que se convirtieran en espías para otros países, y así sucesivamente.

Además, los descendientes de altos funcionarios del Partido ocupaban el Ministerio de Relaciones Exteriores. Debido al nepotismo nadie se atrevió a disciplinarlos, dice el informe. Hacían que el Ministerio de Asuntos Exteriores -que ya tenía muchas facciones operando dentro de él- fuera un ambiente aún más complicado.

Los diplomáticos del Partido también están divididos por facciones según las universidades a las que asistieron.

Frontline Magazine reveló que ciertas personas de la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing -una conocida escuela para la formación de diplomáticos y también el alma mater de Wang Yi- escribieron una carta al Politburó, un grupo de 25 miembros de élite del Partido de más alta jerarquía. La carta exponía que el doctorado de Yang en historia había sido inventado.

Foto de archivo del Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi en Beijing, el 30 de abril de 2016. (Jason Lee/AFP/Getty Images)

La denuncia argumentaba que Yang era un estudiante graduado en el departamento de historia mundial de la Universidad de Nanjing, pero que no se había graduado con un doctorado. La facción de exalumnos de la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing -que cuenta con Wang Yi como su líder- también informó que Yang era negligente en sus deberes como diplomático. En su oficina a menudo veía películas y programas de televisión occidentales, incluyendo películas románticas y pornográficas.

Antes de la denuncia contra Yang, alguien había informado que la maestría en economía de Wang Yi en la Universidad de Nankai y el doctorado en relaciones internacionales de la Universidad de Relaciones Exteriores de China eran también falsos.  Se indicaba que no había realizado un estudio sistemático y exhaustivo, sino un estudio a distancia mientras trabajaba como diplomático.

Yang tiene una larga carrera diplomática. Trabajó en los Estados Unidos durante 12 años. Fue embajador de China en Estados Unidos de 2001 a 2005; luego fue viceministro de Asuntos Exteriores y ministro de Asuntos Exteriores entre 2005 y 2013. Se desempeñó en el Consejo de Estado y se convirtió en director de la Oficina de Relaciones Exteriores.

En su carrera, Yang dedicó mucho esfuerzo en calumniar a Falun Dafa también conocido como Falun Gong, una antigua disciplina de la Escuela Buda basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. El ex líder del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, creía que las enseñanzas de la práctica eran una amenaza para la autoridad del PCCh, especialmente porque había alrededor de 100 millones de practicantes, según los medios de comunicación occidentales que citaban a funcionarios del régimen chino. En julio de 1999 el PCCh inició una campaña de persecución y difamación para erradicar esta práctica.

Debido a la participación de Yang en la realización de la campaña de Jiang, la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución de Falun Gong (WOIPFG, por sus siglas en inglés) lo  nombró a Yang como perpetrador de la persecución.

Una mujer sostiene una foto de un practicante de Falun Dafa asesinado por sus creencias, durante un desfile pidiendo el fin de la persecución en China, en Washington, D.C. el 17 de julio de 2014. (Edward Dai/La Gran Época)

El 22 de agosto de 2001, 10 practicantes estadounidenses de Falun Dafa se declararon en huelga de hambre en las afueras de la embajada china en Washington D.C. para apoyar las acciones de 130 practicantes de Falun Dafa detenidos en el Campo de Trabajo de Masanjia-China. Ellos declararon una huelga de hambre durante cuatro semanas para protestar por la persecución que sufrieron, según un informe de WOIPFG. Los practicantes estadounidenses solicitaron un diálogo con el entonces embajador chino en Estados Unidos, Yang Jiechi, pero la carta de petición fue rechazada por el personal de la embajada siete veces. Los funcionarios de la embajada les dijeron a los practicantes, “Nadie se preocupará por ustedes aunque se mueran de hambre…”.

En 2002, cuando los practicantes estadounidenses de Falun Dafa presentaron una demanda contra Jiang Zemin por genocidio y crímenes de lesa humanidad, Yang comenzó a acercarse a los políticos estadounidenses presionándolos para que no expresaran su apoyo público al caso.

Yang resumió sus logros diplomáticos en un artículo publicado en septiembre de 2008 en Qiushi, la revista política del PCCh, alabando su éxito en “prevenir y contener a Falun Gong”.

La revista Cheng Ming de Hong Kong informó en su edición de enero, que en 2014, Yang había intentado dimitir de su cargo presentando una “autoinspección” al Comité Central  admitiendo que se había entregado a la corrupción.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS