Medios de comunicación rusos: China es un amigo falso

La creciente crítica editorial apunta a una endeble relación entre Moscú y Beijing
Por Sunny Chao - La Gran Época
23 de Noviembre de 2018 Actualizado: 23 de Noviembre de 2018

En las últimas décadas, China y Rusia estuvieron trabajando juntas para contrarrestar a Estados Unidos, proteger a Corea del Norte y desarrollar vínculos económicos mutuos. Pero los medios de comunicación rusos están expresando un creciente escrutinio de las relaciones entre China y Rusia, según un comentario del periódico japonés Sankei Shimbun.

El artículo de Sankei, publicado el 15 de noviembre, señala que la insatisfacción rusa con China está aumentando debido a la percepción de que la relación de China con su vecino del norte ha contribuido poco a la economía local y que no beneficia mucho a Rusia.

Vedomosti, un diario de negocios publicado en Moscú, informó el 24 de octubre que los bancos chinos suspendieron recientemente sus operaciones en Rusia. Las empresas y los ciudadanos rusos se mostraron reacios a abrir cuentas en bancos chinos, como el Banco Agrícola de China, el Banco de Comunicaciones, el Banco Ping An, el Banco de Dalian o el Banco de Desarrollo Pudong de Shanghai.

Las empresas y los particulares rusos afectados por las sanciones internacionales tampoco pueden abrir cuentas. “China bloqueó las transacciones de todas las empresas rusas sin identificar si la empresa es objeto de sanciones”, señaló Vedomosti.

Vedomosti citó a Kommersant, un diario de distribución nacional publicado en Rusia que informa principalmente sobre política y negocios. De acuerdo con Kommersant, los representantes de tres bancos rusos y dos chinos con sucursales en ambos países informaron que los principales problemas aparecieron en 2014.

A pesar de que los problemas estaban “más o menos resueltos” a finales de 2015, la situación empeoró a partir de enero y febrero de este año y no ha mejorado desde entonces, según las personas y empresas contactadas por Kommersant.

Novaya Gazeta, un periódico ruso conocido por su cobertura investigativa crítica de los asuntos políticos y sociales rusos, informó el 26 de octubre que “China actúa como un amigo de Rusia, pero de hecho, solo considera sus propios intereses”. Advirtió que “a medida que el crecimiento económico de China se ralentiza, podría embarcarse en una política exterior agresiva para desviar el descontento público y asegurar su legitimidad, por ejemplo, ocupando Siberia y la región del Lejano Oriente”.

De acuerdo con el periódico, las empresas y los trabajadores del noreste de China, que limita con el Lejano Oriente ruso, están emigrando hacia allí en busca de oportunidades para desarrollarse, mientras que se espera que la población rusa del Lejano Oriente disminuya. El periódico expresó su preocupación de que “la región del Lejano Oriente algún día estará bajo control chino”.

Nezavisimaya Gazeta, un diario ruso, nombró a China como una amenaza en un artículo del 29 de octubre sobre la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” (OBOR por sus siglas en inglés) del régimen chino.

OBOR, anunciado por primera vez por Beijing en 2013, busca construir redes comerciales terrestres y marítimas centradas en China mediante el financiamiento de proyectos de infraestructura en Europa, Asia, África y América Latina.

El Nezavisimaya Gazeta señaló que “ninguna de las propuestas de OBOR que conciernen a Rusia fue implementada”. Mientras tanto, China y Rusia se encuentran en una intensa competencia por la influencia en Asia Central, donde los proyectos OBOR están muy avanzados. El artículo señala que aunque Rusia y China parecen ser amigos, la cooperación entre ellos es en gran medida inexistente.

China es cada vez más cuestionada por sus acciones depredadoras contra Rusia, como el robo de tecnología.

Según el periódico online ruso Vzglyad, el avión de pasajeros CR929, una empresa conjunta chino-rusa presentada el 7 de noviembre en el Zhuhai Airshow en el sur de China, fue objeto de quejas por plagio por parte de la empresa rusa de diseño OKB Atom.

United Aircraft Corp. de Rusia y Commercial Aircraft Corp. de propiedad estatal china habían establecido un emprendimiento chino para el proyecto CR929, pero OKB Atom alegó que el diseño eran planos robados de sus propios planos, que en 2016 habían sido presentados para otro proyecto de avión de pasajeros chino.

Maxim Kuzin, gerente general e ingeniero jefe de OKB, señaló que si bien estaba conmocionado por el comportamiento descarado, su empresa no tomará medidas legales porque sería inútil.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS