Mejores datos aportan un entendimiento sobre los asesinatos policiales y el crimen en EE.UU

Por Petr Svab
22 de Junio de 2020
Actualizado: 22 de Junio de 2020

Análisis de las noticias

Tras las grandes protestas y disturbios que se produjeron en todo el país a raíz de la muerte de un hombre negro, George Floyd, durante su detención en Minneapolis, algunos comentaristas han planteado con renovada intensidad el argumento de que la policía está matando a personas negras de manera desproporcionada por motivos raciales.

Si bien este argumento no es nuevo, la comprensión de Estados Unidos se ha enriquecido con mejores datos sobre el tema en los últimos años.

El Washington Post ha estado contando los asesinatos de la policía desde 2015, y las cifras se han mantenido relativamente estables, alrededor de 1000 al año.

Entre los incidentes en los que se conocía la raza de los asesinados, alrededor del 30 por ciento eran negros y alrededor del 47 por ciento eran blancos en 2019.

Debido a que hay aproximadamente cinco veces más blancos que negros en Estados Unidos, los datos muestran que las personas negras fueron asesinadas a un ritmo más de tres veces superior al de las personas blancas.

La proporción ha sido relativamente estable desde 2015, con la excepción de 2019, cuando la probabilidad de que una persona negra fuera asesinada aumentó en alrededor de 23 por ciento. En 2020, hasta ahora, la proporción ha vuelto a disminuir en aproximadamente la misma cantidad.

Por lo tanto, es cierto que los negros tienen más probabilidades de ser asesinados por la policía que los blancos

El típico contraargumento es que los negros violan la ley con más frecuencia, tienen más encuentros con la policía, y por lo tanto son asesinados por la policía más a menudo.

El argumento está respaldado por los siguientes datos sobre los delitos:

En 2018, los negros tenían más de 3.6 veces mayor probabilidad que los blancos de ser arrestados por delitos violentos, según los datos que la mayoría de los departamentos de policía presentan al FBI. Los datos completos de 2019 no han sido publicados todavía.

El problema con los datos del FBI es que no considera a los hispanos como una raza, sino que los introduce en una categoría separada: la etnia. La gran mayoría de los hispanos están clasificados como blanco-hispanos y una pequeña porción como negro-hispano.

Según los datos del FBI, el 25 por ciento de las personas arrestadas por crímenes violentos eran hispanos (entre los casos en los que se informó sobre el origen étnico). Si estos datos se separan de los datos de los blancos y negros, los negros no hispanos tenían más de 5 veces mayor probabilidad de ser arrestados por un crimen violento que los blancos no hispanos en 2018.

Los negros también tenían más de 10 veces mayor probabilidad de ser arrestados por asesinato que los blancos en 2018, excluyendo nuevamente a los hispanos.

Los números son aún más sorprendentes en algunas ciudades importantes.

La policía de St. Louis informó de 209 sospechosos de asesinato negros y 10 blancos en 2017-2018 (pdf). Eso significa que los negros tenían más de 55 veces más probabilidades de ser sospechosos de asesinato que los blancos.

La policía de la ciudad de Nueva York informó que el 62.4 por ciento de los sospechosos de asesinato eran negros y el 3 por ciento blancos en 2019 (pdf). Eso significa que una persona negra tenía más de 27 veces más probabilidades de ser sospechosa de asesinato que una persona blanca.

En Chicago, 931 negros y 44 blancos fueron arrestados por asesinato en el período 2014-2017. Eso significa que los negros tenían casi 23 veces más probabilidades de ser arrestados por asesinato que los blancos.

¿Objetivo de los arrestos?

Un contraargumento es que los negros son el objetivo de la policía y por lo tanto son arrestados más a menudo.

Los datos disponibles no parecen apoyar esa noción.

Los negros tienen casi un 30 por ciento más de probabilidades de ser identificados como delincuentes que de ser arrestados por un delito, según los datos del FBI del 2018, suministrados por más de 6800 departamentos de policía que cubren una población de más de 100 millones de personas en Estados Unidos

Los datos van en sentido contrario en el caso de los homicidios, donde los negros tienen casi un 2.3 por ciento más de probabilidades de ser arrestados que de ser identificados como delincuentes.

Algunos de los departamentos de policía más grandes, como los de la ciudad de Nueva York, Chicago y Los Ángeles, no proporcionan estos datos al FBI.

Al comprobar los datos locales de la ciudad de Nueva York, las personas de raza negra tenían menos probabilidades de ser arrestadas que de ser identificadas como delincuentes en cada categoría de delitos denunciados en 2019. La diferencia fue más notable en los robos grandes y pequeños, donde los negros tenían un 17 y un 20 por ciento respectivamente más probabilidades de ser identificados como sospechosos que de ser arrestados.

Los departamentos de Chicago y Los Ángeles no proporcionan este conjunto de datos específicos.

Desarmados

Otra afirmación es que la policía tiende particularmente a matar a los sospechosos negros desarmados.

En primer lugar, la policía no tiende a matar a personas desarmadas, según los datos del Washington Post.

En 2019, los datos muestran 55 casos de este tipo, menos del 6 por ciento de las personas asesinadas por la policía ese año.

De ellos, 14 eran negros y 25 blancos. Eso significa que los negros desarmados tenían casi 3 veces más probabilidades de ser asesinados por la policía que los blancos desarmados. Esta brecha racial fue casi un 10 por ciento menor que la de los asesinatos de la policía en general.

Debido a que los asesinatos policiales de personas desarmadas son tan raros, los datos no tienen prácticamente ninguna relevancia a nivel nacional porque la mayoría de los policías nunca matan a nadie en toda su carrera, sin mencionar a alguien que está desarmado.

Hay aproximadamente 900,000 policías en Estados Unidos. Si su carrera promedio abarca 20 años, entonces solo alrededor del 2 por ciento de ellos matará a una persona mientras está de servicio. Alrededor del 0.14 por ciento en promedio mata a alguien desarmado.

En 2016, el economista de Harvard Roland Fryer publicó un artículo analizando los tiroteos policiales por prejuicios raciales.

El equipo de Fryer revisó los informes policiales de los tiroteos que ocurrieron entre 2000 y 2015 en Dallas, Austin, seis condados de Florida, Houston y Los Ángeles e identificó 65 factores para detallar las circunstancias de cada incidente. ¿Estaba el sospechoso armado? ¿Con qué arma? ¿Atacó el sospechoso a los oficiales? ¿Por qué se llamó a los oficiales en primer lugar? ¿Eran los oficiales predominantemente blancos, negros o hispanos? En muchos casos, un informe que describe un incidente tendría más de 50 páginas.

Después de controlar todas las diferentes circunstancias, Fryer encontró que los oficiales eran menos propensos a disparar a los negros que a los blancos en situaciones similares. La diferencia no era estadísticamente significativa.

Fryer también buscó el prejuicio contra los sospechosos desarmados. Comprobó si los oficiales blancos eran más propensos que los negros a disparar a sospechosos negros desarmados. No lo eran.

“Las únicas diferencias estadísticamente significativas por raza demuestran que los oficiales negros son más propensos a disparar a blancos desarmados, en relación con los oficiales blancos”, dijo el documento, actualizado en 2018 (pdf).

Sin embargo, Fryer descubrió algo más. Los negros eran más propensos a ser el blanco de la fuerza no letal de la policía, como ser empujados contra una pared o arrojados al suelo.

Según los datos de la policía de la ciudad de Nueva York sobre las detenciones y los registros, se utilizaba la fuerza contra los negros entre un 14 y un 20 por ciento más a menudo que contra los blancos en circunstancias similares según los detalles disponibles.

Estos datos observaron los eventos descritos por la policía. Fryer también miró desde el otro lado, usando una encuesta nacional de 2011 sobre las interacciones de las personas con la policía. Estos datos mostraron que las personas negras tenían entre 24 y 31 por ciento más probabilidades de que se usara una fuerza no letal contra ellas en circunstancias similares según los detalles disponibles.

Fryer planteó la hipótesis de que la discriminación contra las personas negras es “basada en el gusto”: algunos oficiales tienden a ser más duros con los sospechosos negros, pero desisten cuando se trata de un uso más severo y letal de la fuerza.

Corrección: Una versión anterior de este artículo indicaba incorrectamente la proporción de población entre blancos y negros. Hay aproximadamente cinco veces más personas blancas que negras en Estados Unidos.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
Esto sucede en la zona sin policías CHAZ/CHOP en Seattle, USA

TE RECOMENDAMOS