Mercados chinos no son un refugio seguro para inversionistas

Por Fan Yu
30 de Marzo de 2020 11:00 AM Actualizado: 30 de Marzo de 2020 11:01 AM

Comentario

El mercado de valores de Estados Unidos ha sufrido violentas oscilaciones en las últimas dos semanas, a medida que los inversionistas digieren los efectos económicos de la pandemia mundial y las respuestas políticas de Washington.

Para el año, el promedio industrial de Dow Jones ha bajado alrededor del 21 por ciento, hasta el 27 de marzo. La volatilidad, medida por el Índice de Volatilidad del CBOE (VIX), es tan alta como lo fue durante la crisis financiera de 2008. El VIX terminó el 27 de marzo en 65.54 por ciento, más de cinco veces su nivel de principios de año.

Se puede decir que el mercado de bonos ha sufrido aún más. Mientras que las intenciones de la Reserva Federal de comprar deuda de grado de inversión ofrece un respiro a los emisores de alto grado, los prestatarios de alto rendimiento ya sobreapalancados se quedan en la oscuridad.

Muchas incertidumbres sobre el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, siguen sin resolverse. A corto y medio plazo, los riesgos de caídas para los inversionistas siguen siendo elevados.

Dada la agitación de los mercados en Occidente, el Partido Comunista Chino (PCCh) espera poder atraer a los inversionistas internacionales a China.

A pesar de la mala gestión y el encubrimiento del brote del virus por parte del PCCh, los mercados financieros chinos se han desempeñado relativamente mejor. Los mercados están a la baja en general, pero con menos volatilidad, lo que hace que se perciba como un refugio seguro para los inversionistas internacionales.

Tanto el índice CSI 300 como el compuesto de la bolsa de Shanghai han bajado alrededor del 10 por ciento en lo que va de año, una corrección comparativamente leve en comparación con los principales mercados de Nueva York, Londres y Frankfurt.

A finales de febrero, el mercado de bonos de China se disparó. El índice de bonos gubernamentales de mercados emergentes de JPMorgan Chase comenzó a incluir bonos chinos con una ponderación del 10 por ciento, abriendo las compuertas para los 20,000 millones de dólares de flujos extranjeros en los bonos gubernamentales de China.

El dolor está por venir

Los inversionistas internacionales no deberían ser seducidos por esto. Mientras que los mercados extranjeros son volátiles, precipitarse a China ahora sería saltar de la sartén al fuego.

La percepción de que los mercados de China están más tranquilos está impulsada por dos teorías tenues.

Una es que el virus del PCCh ha disminuido dentro de China, y ahora se está propagando como un incendio forestal a través de Estados Unidos y Europa. Estados Unidos han superado a China con el mayor número de casos confirmados, y ese número aún no ha alcanzado su punto máximo, con gran parte de la economía del país bloqueada.

Pero se desconoce el número real de infecciones dentro de China. Tanto la tasa general de infecciones como la tasa de mortalidad son probablemente mucho mayores que el recuento oficial.

La otra teoría es que después de un colapso, la economía de China volverá a estar en marcha. Pero a pesar de la determinación del PCCh de reabrir fábricas y tiendas, es poco probable que la caída de la demanda global genere mucha actividad económica. Y en este momento, es poco probable que las autoridades de Beijing promulguen medidas de estímulo masivo similares a las promulgadas por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.

Algunos sectores tendrán que vigilar especialmente el futuro.

El sector inmobiliario chino es la columna vertebral de la riqueza del país y el más importante para la clase media. Incluso con la apariencia de un retorno a la normalidad, el sector inmobiliario sigue deteriorándose.

El índice de propiedades del Libro Beige de China —un estándar ampliamente seguido de datos económicos sobre el terreno— mostró un mayor descenso de volúmenes de ventas entre febrero y marzo, “contraponiendo la noción de que la economía de China está volviendo a la normalidad, como indican algunos datos oficiales”, según un informe del 24 de marzo del Financial Times.

El índice de volumen de ventas de propiedades disminuyó de –38 por ciento en febrero a –49 por ciento en marzo, mostrando una mayor exacerbación del mercado inmobiliario.

La disminución de la venta de propiedades es especialmente problemática en China. Muchos promotores están sobreapalancados y se arriesgan a no pagar sus bonos denominados en dólares. A pesar de la reciente publicidad de los incumplimientos de los bonos en dólares por parte de los emisores chinos en 2019, pocos eran promotores inmobiliarios.

En los dos primeros meses del año, unas 105 empresas inmobiliarias, en su mayoría pequeñas y medianas, se declararon en quiebra en China, según datos de Bloomberg.

Otro sector que enfrenta problemas es el de la banca en la sombra —un grupo de compañías fiduciarias, empresas de gestión de activos, compañías de seguros y prestamistas de igual a igual que han impulsado el crecimiento de la deuda de China en los últimos años.

En los últimos dos meses, algunas empresas han dicho a los clientes que compraron sus productos de inversión que sus rendimientos prometidos se reducirían debido a problemas con sus prestatarios.

Weidai Ltd., una empresa especializada en la financiación de activos duros, dijo recientemente a los clientes en su aplicación móvil que había dejado de pagar intereses a los inversionistas, según un informe del Wall Street Journal.

Anxin Trust, una compañía fiduciaria que vendía los llamados productos de inversión de alto interés, ha retirado sus acciones del mercado y se enfrenta a una reestructuración financiera.

Anxin ya estaba en una situación financiera precaria antes del brote del virus del PCCh. El pasado abril, tuvo que aplazar el pago principal de unos 2800 millones de yuanes (400 millones de dólares) de productos de fideicomiso que vendió a los clientes. La compañía tuvo una ronda de emergencia de reuniones de altos ejecutivos el 24 de marzo y su pago principal en abril de 2020 puede estar en peligro, según un informe de Caixin.

Muchos de estos sistemas bancarios en la sombra han concedido préstamos a proyectos locales y a pequeñas y medianas empresas que no tienen acceso a grandes prestamistas respaldados por el Estado. Y estos proyectos también resultan ser algunos de los más severamente interrumpidos debido al brote del virus.

Queda por ver cómo se resuelve el brote, así como las finanzas de estas empresas.

*****

Descubra:

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.