Mexicana de 15 años muere al comerse un kilo de su propio pelo

Por La Gran Época
19 de Enero de 2019 Actualizado: 19 de Enero de 2019

Una joven de 15 años originaria de Coahuila, México, con apenas 20 kilogramos de peso, perdió la vida por una obstrucción intestinal y la autopsia reveló un kilogramo de su propio pelo alojado en el intestino.

La fiscalía está investigando en qué circunstancias la menor se comió su propio cabello, algo que podría haber tardado cerca de 10 años en acumularse, informó Primer Impacto y Univisión.

La madrina de la adolescente, Carla Carrillo, dijo a los medios de prensa que la madre no quería creer lo que le mostraron los médicos forenses. Había llevado a la hija a varios especialistas porque la menor se quejaba de fuertes dolores de estómago y estaba adelgazando.

“No es cierto. Nunca se lo comió. Yo nunca lo vi”, dijo la madre, según un testimonio de la madrina Karla Carrillo, a Primer Impacto. “Yo tampoco nunca lo vi, pero es lo que hay ahí en el estómago. Lo toqué”, agregó la mujer.

El diagnóstico hizo que la familia fuera  interrogada después que los médicos forenses dieron el resultado de la autopsia. Sin embargo ellos aseguraron que no habían visto nunca que la niña comiendo su cabello. Además afirmaron que antes de morir la habían llevado a médicos del Instituto Médico de Seguro Social sin obtener respuestas.

Los padres pusieron una denuncia por negligencia médica.

Tenemos que investigar si se trata de un hecho doloso, es decir intensional, o si se trata de un hecho culposo”, dijo Rodrigo Chaires, delegado de la Procuradoría.

El Instituto Mexicano de Seguro Social dijo que ya estaba notificado de la denuncia en su contra.

Los médicos identifican el comer su propio cabello como el Síndrome de Rapunzel, una variante inusual de la enfermedad bezoar que se extiende desde el estómago hasta el intestino delgado o más allá.

Los bezoars y tricobezoares son acumulaciones no absorbibles por el cuerpo, que se alojan en el estómago o intestino. En niños, aunque es raro, ocurre al tragar cabello propio, el de las muñecas o de los cepillos.

“Los tricobezoares suelen causar dolor abdominal y náuseas, pero también pueden presentarse como una masa abdominal asintomática, que progresa hacia una obstrucción y perforación abdominal”, dice un informe publicado en la Revista de Medicina de EE.UU:

“El tricobezoar con síndrome de Rapunzel es un diagnóstico poco frecuente en niños con menos de 40 casos informados. Se encuentra predominantemente en jóvenes con trastornos emocionales o con retraso mental”, dice el estudio.

La psicóloga mexicana Santos Guerrero, consuktada por Primer Impacto, afirmó que en estos casos los jóvenes sienten “que nadie los quiere, que nadie los entiende”. En los momentos de angustia, se comen el cabello.

A continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS