Mexicano triunfa en Nueva York gracias a la deliciosa receta de tamales de su mamá

Desde la cocina de su apartamentos hasta tener su propio restaurante de tamales
Por La Gran Época
20 de Marzo de 2019 Actualizado: 20 de Marzo de 2019

Puede ser difícil encontrar autentica comida mexicana en Estados Unidos, pero existe si es que sabes dónde buscar. Un joven empresario se instaló en la ciudad de Nueva York y prepara tamales calientes que son tan deliciosos que hace honor a la buena comida de su país.

Israel Veliz, de 29 años de edad, llega a su negocio City Tamale, en Hunts Point, en el Bronx, a las 4 a.m. Comienza su trabajo en la cocina preparando y cocinando tamales con la receta de su madre.

Cuando las puertas abren a las 5:30 a.m., la laboriosa comunidad de Hunts Point viene a cargar combustible para el largo día de trabajo.

A Israel le llevó un largo viaje tener su propio restaurante. Nació en el Bronx, pero se mudó a México con sus padres cuando tenia 5 años de edad donde vivió durante 10 años.

“Cuando regresé a Nueva York, no hablaba nada de inglés. Era como cualquier otro inmigrante en la ciudad de Nueva York tratando de lograrlo”, recordó Israel que comenzó trabajando en la industria de los restaurantes y trató de ganarse la vida antes de que su madre viniera a vivir con él en 2014.

Un joven empresario

Israel empezó trabajando en restaurantes mientras aun asistía a la escuela. A la edad de 15 años empezó como lavador de platos y repartidor, hasta pronto escalar como ayudante de mesero y eventualmente consiguió una posición como camarero.

Cuando vivía en México, Israel comía un tamal y tomaba arroz con leche y un budín mexicano de arroz cada mañana camino a la escuela. En Nueva York, buscó un vendedor de tamales en quien confiar y así  es como descubrió la oportunidad  prepararlos él mismo.

Cuando Veliz tenia 24 años, se inscribió en la escuela de negocios del Baruch College y empezó a desarrollar un concepto de negocios para su propio restaurante.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Pixabay/martenh)

Una consultora muy cercana

Israel comenzó a preparar tamales basándose en las recetas de su madre. El joven recuerda los hacía para él mientras crecía en México, pero fue recién cuando fue a vivir con él que le enseñó la receta.

“Una de las técnicas mas importantes en la preparación es la masa, es hacer que se ventile lo suficiente para crear una consistencia tierna y esponjosa”, reveló su mamá.

Otro secreto está en las salsas. La salsa roja tradicional de su madre está hecha con chiles guajillo, chiles costeño, canela, ajo y clavos de olor, los cuales se combinan para crear un sabor único.

“No viví con mi madre por 10 años, así que esto me ayudó a reconectarme con ella”, confesó Israel. “A través de los tamales fuimos capaces de conectarnos y formar algunos lazos entre madre e hijo”.

Vendía los tamales fuera de su apartamento y en pequeños eventos de comida. También iba a juegos de fútbol, al parque donde la comunidad hispana local se reunía y vendía sus tamales allí.

Recibió sugerencias de sus amigos y mejoró sus recetas correspondientemente. Entonces comenzó a buscar por un espacio para abrir su propio restaurante, lo cual no vino sin sus desafíos. Carecía del capital requerido y aun estaba en la escuela en ese momento.

“Creo que di un salto de fe”, aseguró el joven. “Me di cuenta de que si deseaba construir algo que valiera la pena, debía tener voluntad y poder atravesar penalidades”.

El tamal de pollo chipotle, con mayonesa chipotle encima y crema fresca. Servido con escabeche de cebollas rojas. (Cortesía: @thebronxer)

Aprendiendo en el trabajo

Cuando Israel inició su negocio, no sabía nada sobre administración. Con los años comenzó a aprender cómo ser un líder y propietario de un negocio, consultando a la Administración de Pequeñas Empresas y viejos empleados para que le ayuden. En enero 2016, finalmente abrió su propio negocio.

Mientras hacía sus tamales con la receta de su mamá, también desarrolló otros que serían mas accesibles al paladar norteamericano. Por ejemplo, opuesto a la opción tradicional, típicamente una masa alrededor de un escaso relleno de carne, ofreció el Veliz, un tamal de pollo desmenuzado servido con salsa verde, huevos y tocino. Tan pronto como la yema de huevo estalla, empapa el tamal y el tocino en el plato.

Los tamales mas tradicionales en el menú incluyen salsa verde con pollo y queso. El tamal de salsa verde con pollo está hecho de pollo  y salsa rostizada de tomatillo. Aunque simple, el pollo está tierno ya  la salsa verde le da un toque de calor.

Los tamales de raja con queso tienen jalapeños, cebollas, tomates, queso y epazote, una hierba usada en el sur de México. Los jalapeños no son excesivamente picantes, las cebollas y los tomates son frescos. El queso une el conjunto de ingredientes. Lo más impresionante es la masa, firme, pero aun tierna, sin ser demasiado seca o muy húmeda.

Los tamales cuestan 2,25 dólares por unidad o 3 tamales al precio de 6 dólares. Los clientes también pueden comprar dos tamales son arroz y frijoles por 6,5 dólares. Aunque el restaurante está especializado en tamales, el menú también incluye ensaladas, ceviche, burritos, enchiladas  y otras comidas mexicanas.

Imagen ilustativa. (Crédito: Jvillarrealr/Wikimedia Commons/ CC BY-SA 4.0)

Comunidad

Israel obtiene todos sus ingredientes en el mercado de Hunts Point, en el Bronx, asegurándose de conseguir los productos mas frescos cada día. El mercado es uno de los principales distribuidores de alimentos de Nueva York.

Hunts Point es una comunidad industrial de clase trabajadora y el negocio de Israel depende de sus leales clientes quienes trabajan en el área. Tiene clientes que vienen a City Tamale cinco días a la semana para desayunar y almorzar, su restaurante fomenta un sentido de comunidad; además garantiza precios muy lo accesibles.

Israel Veliz y su personal trabajan en la cocina de City Tamale. (Cortesía: City Tamale)

“El propósito de los tamales fue alimentar a los hambrientos, alimentar a la gente trabajadora que se levanta temprano cada día en la mañana”. “Si subimos los precios hasta un punto donde ese no sea ya mas el propósito, entonces pienso que dejarían de ser tamales. Eso lo cambia todo”, concluyó Israel.

Mira esta decoración tradicional húngara de deliciosas galletas

[/epoch_video

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS