“Mi deber como padre”: Dentro de la lucha para eliminar contenido sexualizado de bibliotecas escolares

"Me indigna pensar que hay libros así en cualquier aula de una escuela secundaria para que los lea cualquier niño"
Por Terri Wu
12 de Enero de 2022
Actualizado: 12 de Enero de 2022

Algo en la televisión llamó la atención de Stacy Langton, madre de seis hijos que vive en el norte de Virginia, cuando estaba preparando la cena para su familia a mediados de septiembre de 2021.

“Escribe una escena de sexo que no mostrarías a tu madre; escribe un escenario de Disney con clasificación X”, el segmento de noticias de la televisión mostraba las indicaciones dadas a los estudiantes de una clase de escritura en una escuela preparatoria pública en Hudson, Ohio.

“¡Qué demonios está pasando!” se dijo Langton.

Todos sus hijos fueron a escuelas católicas antes de la preparatoria, así que no tenía mucha experiencia con las escuelas públicas. Su hijo mayor acababa de empezar el 11º curso en una escuela pública del condado de Fairfax en agosto de 2021. Un año antes, había empezado en esta misma preparatoria, pero se había cambiado a un colegio privado a mitad de curso para evitar las políticas de aprendizaje a distancia provocadas por la pandemia.

Langton tenía la esperanza de que el 2021-22 fuera su primer año de preparatoria normal desde la pandemia.

Pero lo que vio en la televisión no era normal. Alarmada, empezó a prestar más atención a los sistemas escolares públicos y se enteró de los llamados libros porno de los que hablaban los padres en las reuniones de los consejos escolares de otros condados de Estados Unidos. A través de las noticias sobre una reunión del consejo escolar en Texas, Langton oyó hablar por primera vez del libro “Lawn Boy”. Luego se enteró de “Gender Queer” a través de videos online de discursos en otras reuniones del consejo escolar.

En estos videos, los padres que leían extractos de estos dos libros decían estar preocupados por el material obsceno y pedófilo que estaba a disposición de sus hijos en las escuelas secundarias y preparatorias.

Langton quería verificar estas afirmaciones por sí misma, así que decidió actuar.

Epoch Times Photo
Stacy Langton protesta frente a la escuela secundaria Luther Jackson en Falls Church, Virginia, antes de la reunión de la junta directiva de las escuelas públicas del condado de Fairfax el 2 de diciembre de 2021. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Pidió a su hijo que llevara la laptop de la escuela y consultara el catálogo de la biblioteca. “Boom, los libros [“Gender Queer” y “Lawn Boy”] aparecieron enseguida”, dijo Langton. Le dijo a su hijo: “Vamos a verlos mañana”.

Leyó los dos libros de principio a fin.

“Estuve desconcertada durante un día. No podía dejar de pensar en ello”, dijo Langton a The Epoch Times.

“Gender Queer: A Memoir”, una novela gráfica con dibujos animados, cuenta la historia de la autora no binaria Maia Kobabe desde la adolescencia hasta la edad adulta. El libro muestra una imagen de un acto pedófilo. “Lawn Boy”, una novela para jóvenes adultos de Jonathan Evison, contiene una descripción explícita de un acto sexual entre dos menores. Según Evison, la escena trata de un hombre adulto que recuerda un encuentro sexual cuando estaba en cuarto grado con otro niño de cuarto grado.

Ambos libros fueron elegidos para recibir los Premios Alex de la Asociación de Bibliotecas de Estados Unidos, que se conceden a 10 libros anuales con “especial atractivo para los jóvenes adultos de 12 a 18 años”.

“Estás ahí sentado pensando: ¿Y si tu hijo de 12 años se tropieza con esto? No puedes dejar de verlo”, dijo, refiriéndose a los dibujos de la novela gráfica de tipo caricatura “Gender Queer: A Memoir”.

Los seis hijos de Langton, cuatro chicos y dos chicas, tienen entre 7 y 17 años, cada uno con dos años de diferencia. Para evitar que sus hijos más pequeños estuvieran expuestos accidentalmente a los libros, los escondió en su coche.

Decidió llevar el asunto a la Junta Escolar del Condado de Fairfax, ya que encontró los libros en el catálogo de la biblioteca escolar de varias preparatorias y secundarias para los grados 7 a 12.

El 23 de septiembre de 2021, asistió a su primera reunión del consejo escolar. En la reunión del Consejo Escolar del Condado de Fairfax, leyó extractos de “Gender Queer” y “Lawn Boy”.

Mirando ahora hacia atrás, Langton se da cuenta de que ha sido “ingenua”.

“Pensé que ellos [los miembros del consejo escolar] dirían: ‘Oh, no, esto es terrible. Gracias por llamarnos la atención sobre esto. Y lo estudiaremos'”.

En cambio, la interrumpieron.

“Hay niños en el público”, interrumpió la presidenta del Consejo Escolar, Stella Pekarsky. La reunión entró en receso poco después.

El video del discurso de Langton se hizo viral, y en pocos días estuvo en el programa “Fox & Friends” de Fox News.

“Es casi como si ella [Pekarsky] estuviera dando mi opinión por mí”, dijo Langton durante la entrevista del 26 de septiembre de 2021.

Epoch Times Photo
Stacy Langton habla en una reunión del consejo escolar en la Escuela Media Luther Jackson en Falls Church, Virginia, el 2 de diciembre de 2021. Las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax acababan de decidir devolver “Gender Queer” y “Lawn Boy” —los dos libros que Langton cuestionó— a las bibliotecas escolares después de la fiesta de Acción de Gracias. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Para Langton, si el contenido no era apropiado para leer en una reunión del consejo escolar con niños en la audiencia, ¿cómo podía estar disponible para que los niños lo leyeran en las bibliotecas escolares?

“Lo que hice en la reunión del consejo escolar fue literalmente una de las cosas más humillantes que he hecho en mi vida. Fue horrible”, dijo a The Epoch Times. “¿Quién quiere ir y decir lo que dije en una sala llena de desconocidos? Así que no fue agradable. Pero era necesario”.

“Lo veo como mi deber como padre. Tengo una serie de creencias religiosas en las que sé que voy a ser juzgada por Dios por mis acciones o mis inacciones”.

Ella presentó una impugnación formal de los dos libros el 23 de septiembre de 2021. Al día siguiente, las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax (FCPS) los retiraron de las bibliotecas de las escuelas secundarias y comenzaron un proceso de revisión.

Al final de un proceso de revisión de dos meses, dos comités —compuestos por padres, estudiantes y funcionarios de la escuela— recomendaron por unanimidad que los libros volvieran a las bibliotecas de las escuelas, afirmando que no encontraron material pedófilo ni obsceno y que los libros responden a las necesidades de los estudiantes LGBTQ+ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Queer y Otros) en busca de material de lectura diverso con el que puedan relacionarse.

Como resultado de la recomendación del comité de revisión y la decisión de Noel Klimenko, superintendente asistente del Departamento de Servicios de Instrucción de FCPS, los libros fueron devueltos a las bibliotecas escolares inmediatamente después del feriado de Acción de Gracias.

Langton apeló la decisión de la administración el 16 de diciembre de 2021.

Amy Jahr, una madre de cuatro hijos en el vecino condado de Loudoun, avanzó más que Langton en su impuganción de “Lawn Boy”. El 13 de diciembre de 2021, recibió la decisión final de la Junta Escolar del Condado de Loudoun que afirmaba la decisión anterior del superintendente Scott Ziegler de permitir que “Lawn Boy” permaneciera en las escuelas públicas del condado.

La decisión se basó en un memorando con fecha del 11 de noviembre de 2021, redactado por la superintendente adjunta Ashley Ellis. Según el memorando, los miembros del comité de revisión de la división —”compuesto por tres administradores centrales, dos profesores de preparatoria y dos padres de alumnos de preparatoria”— consideraron que la “experimentación sexual” entre los dos niños de 10 años era “incorrecta” pero necesaria para desarrollar el personaje principal, Mike, en el libro.

El memorándum también señalaba que el libro había recibido el Premio Alex de la Asociación de Bibliotecas para Jóvenes Adultos.

Según las políticas del condado (pdf), el libro no podrá ser impugnado hasta al menos cuatro años después, el 13 de diciembre de 2025.

Jahr dijo a The Epoch Times que el límite de cuatro años era intencional. “Ese padre va a estar fuera de esa escuela en cuatro años”.

Ellis le dijo a Jahr en un correo electrónico del 15 de diciembre de 2021 que la decisión era definitiva. En ese correo electrónico, no abordó la pregunta de Jahr sobre la posibilidad de impugnar la decisión debido a una presunta falta de transparencia en el proceso de selección de los miembros del comité de revisión de la división. Ellis no respondió a una pregunta de The Epoch Times.

Epoch Times Photo
Amy Jahr en su residencia en Ashburn, Virginia, el 9 de enero de 2022. (Graeme Jennings para The Epoch Times)

Los padres de múltiples estados, como Florida, Texas, Nueva Jersey, Rhode Island y Washington, han impugnado “Gender Queer” o “Lawn Boy”, o ambos. Kobabe, autora de “Gender Queer”, dijo anteriormente a NBC News que el contenido del libro podría no ser apropiado para estudiantes de primaria, pero que era “integral” para la historia y habría sido necesario para una persona joven que compartiera los mismos desafíos que ella vivió.

Kobabe, en una declaración a The Washington Post a finales de septiembre de 2021, dijo que al crecer, estaba “hambrienta de, literalmente, cualquier tipo de representación queer”.

En su artículo de opinión publicado en el Post un mes después de la impugnación de Langton a “Gender Queer”, Kobabe dijo que la pornografía era “una acusación común contra las obras con temas de sexualidad queer”.

Evison, autor de “Lawn Boy”, ha sugerido que quienes han expresado objeciones a su libro no lo han leído. “Si hiciera una declaración, sería ‘Lea el libro o siéntese'”, dijo al Post en septiembre de 2021. “Siento que esta gente está asustada porque está perdiendo las guerras culturales”.

Libros en las aulas

Los alumnos de las escuelas públicas tienen acceso a los libros en dos lugares: las bibliotecas escolares y en las aulas. Por ejemplo, en junio de 2019, las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun (LCPS) establecieron la iniciativa de “bibliotecas de aula diversas” para las aulas de lengua inglesa de K-12. Su objetivo era mejorar la “competencia lectora” de los estudiantes asegurando que “las bibliotecas de las aulas y las escuelas reflejen nuestros valores y contribuyan a desarrollar las identidades de los estudiantes”.

En junio y julio de 2019, el condado gastó más de $ 1,800,000 en libros para el programa para los grados K-12, según las órdenes de compra obtenidas a través de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información.

Las LCPS anunciaron que las listas de libros para los grados de primaria fueron “seleccionadas de la Lista de Libros de Diversidad del Proyecto de Lectura y Escritura del Colegio de Maestros, que fue examinada por cientos de maestros en todo el país”. Por su parte, el personal de las LCPS elaboró las listas de libros para los grados de secundaria utilizando la “rúbrica de textos inclusivos de identidad” de la empresa de recursos educativos Mackin, un conjunto de directrices para garantizar que los grupos e identidades “marginados” y “subrepresentados” estén representados en los materiales de lectura.

Los libros se enviaron directamente a diferentes escuelas del condado. Tradicionalmente, las estanterías de las aulas no recibían muchos fondos de la escuela, y solían dejarse en manos del profesor y de la asociación de padres de alumnos para abastecerlas, según algunos padres de Loudoun.

Epoch Times Photo
Estudiantes en una clase de lectura en la biblioteca de la Freedom Preparatory Academy en Provo, Utah, el 10 de febrero de 2021. (George Frey/Getty Images)

Sin embargo, con casi 2 millones de dólares, las LCPS aquiparon las aulas de inglés con decenas de miles de libros, según muestran las órdenes de compra.

“Comenzó ese fin de semana del Día del Trabajo [en 2019]. Volvía a casa de un torneo de béisbol y vi un pequeño clip del condado de Loudoun sobre las bibliotecas de equidad que llegaban a las aulas”, recuerda Anne Miller, madre de cuatro hijos en el condado de Loudoun y exmaestra de preescolar. Su hijo menor acababa de empezar el quinto grado en una escuela pública del condado en agosto de 2019. Sus tres hermanos se habían graduado de la preparatoria.

Inmediatamente, investigó los libros para alumnos de quinto y sexto grado. Enseguida, encontró algunos libros que consideró inapropiados para su hijo. El 10 de septiembre de 2019, Miller envió un correo electrónico a la maestra de inglés de su hijo y a los directivos de la escuela para hacerles saber que su hijo no podía leer ninguno de los nuevos libros hasta que ella los hubiera investigado todos.

La maestra de inglés respondió que no sabía nada de las bibliotecas de aula entrantes antes de la consulta de Miller, y añadió que los libros aún no se habían enviado.

Miller revisó más libros mientras esperaba la respuesta de la directora. Finalmente, llegó a la conclusión de que “el tema general de todo ello era una agenda marxista con [mensajes] sexuales manifiestos y ocultos, tratando de normalizar el comportamiento sexual, la pedofilia y la transexualidad”.

El efecto neto de esta “sobresexualización” es “traumatizar” a los niños, añadió. Miller tiene experiencia en el desarrollo de la primera infancia, habiendo enseñado previamente en el programa Head Start, un programa preescolar financiado por el gobierno federal para familias de bajos ingresos, durante seis años antes de renunciar en 2020 para educar a su hijo en casa.

“Cuando los niños procesan el contenido sexual, es traumatizante para sus cerebros porque no están preparados para ello desde el punto de vista del desarrollo. Incluso los conceptos del mismo son traumatizantes para ellos”, dijo.

Por lo tanto, esa traumatización facilitaría a quienes buscan promover una agenda para moldear o programar las mentes de los niños, añadió Miller.

Epoch Times Photo
Anne Miller (R-3rd) y su familia en la Universidad Liberty en Lynchburg, Virginia, en mayo de 2021. (Cortesía de Anne Miller)

El 23 de octubre de 2019, le pidió a la directora en un correo electrónico que se asegurara de que su hijo no tuviera acceso a ningún libro de la biblioteca diversa del aula. Cinco días después, la directora le respondió que no había nada que la escuela pudiera hacer respecto a su petición. Los libros llegarían durante la semana y se “mezclarían” con el catálogo actual, dijo la directora, por lo que el hijo de Miller tendría que saber qué títulos podía leer o no.

“En ese momento, se sintió como un golpe en el estómago”, dijo Miller a The Epoch Times. “Dios mío, no va a proteger a mi hijo”, recuerda que pensó.

Miller no podía dejar de preocuparse por su hijo de quinto grado. “No debería tener que preocuparse por tomar un libro de la estantería, leerlo y, de repente, excitarse sexualmente en el aula. Esto es completamente inapropiado”.

Terminó sacando a su hijo de la escuela después del año escolar 2019-2020 cuando “se estaba volviendo muy claro que había un adoctrinamiento y un intento de usurpar a los padres de la autoridad y socavar la familia nuclear”. Miller lo educó en casa durante los cursos sexto y séptimo.

Miller quiere que su hijo, ahora de 13 años, vuelva a la escuela para estar con sus compañeros. Pero, para sentirse segura enviando a su hijo de vuelta a la escuela, sin embargo, todo el liderazgo de las LCPS, incluyendo el superintendente y su personal, tendría que cambiar, dijo.

Opcional o no

Cuando los padres de Loudoun empezaron a oír hablar de las “bibliotecas de aulas diversas” hacia finales de 2019, las escuelas cerraron para las vacaciones de invierno. Luego, una nueva junta escolar asumió el cargo en enero de 2020. Luego, la pandemia golpeó, y los estudiantes comenzaron a aprender a distancia en marzo.

Como resultado, algunos padres esperaban que los libros no llegaran a las aulas. Jahr dijo que ella era una de ellas. Sin embargo, “ahora hemos vuelto [al aprendizaje presencial], y estos libros están en las aulas de nuestros hijos”.

Aunque se suponía que estos libros eran opcionales, a veces no lo eran.

Uno de esos libros, “Monday’s Not Coming”, está incluido en la colección de bibliotecas de aula diversa para todos los cursos de preparatoria. El libro trata de la misteriosa desaparición de una adolescente negra, Monday Charles, y del viaje de su mejor amiga, Claudia Coleman, para encontrarla. Las autoridades acaban descubriendo que la madre de Monday mató a ésta y a su hermano pequeño.

En abril de 2021, la hija de Jahr, que entonces cursaba el noveno grado, recibió un proyecto de seis semanas para su clase de inglés. Los cinco libros que los alumnos podían elegir para la tarea de lectura eran: “The Hate U Give” de Angie Thomas, “On the Come Up” de Angie Thomas, “Darius the Great Is Not Okay” de Adib Khorram, “Monday’s Not Coming” de Tiffany Jackson, y “All American Boys” de Jason Reynolds y Brendan Kiely.

Cuatro de los cinco libros exploran temas relacionados con el racismo, y algunos destacan la brutalidad policial. “Monday’s Not Coming” tiene escenas de un niño y una niña teniendo sexo en el escritorio de un profesor. Todos los libros, excepto “Darius the Great Is Not Okay”, figuran en una lista de lecturas para jóvenes adultos “antirracistas” elaborada por la revista especializada Publisher’s Weekly.

Además de “Lawn Boy”, “Monday’s Not Coming” era otro libro que había pasado por el proceso de revisión de las LCPS, y se le permitió permanecer en las estanterías.

Una vez más, Jahr se preocupó por la influencia de ese libro en su hija: “Oh, un tipo quiere tener sexo conmigo, y yo estoy en la escuela secundaria, eso va a estar bien. Así que sí, leí ese libro en noveno curso. Tenemos ese libro en clase”.

Para la tarea, los estudiantes debían “resumir la lectura, discutir momentos significativos, hacer conexiones, desarrollar vocabulario y analizar recursos literarios”, según las preguntas frecuentes del proyecto.

Dado que los alumnos realizaban entonces un aprendizaje híbrido, los debates del club de lectura se llevaban a cabo en salas virtuales, aunque algunos alumnos asistían a la escuela en persona los días de reunión. Estas discusiones se producían sin la presencia de un profesor hasta que Jahr lo solicitó.

Epoch Times Photo
Una maestra recoge los libros de la biblioteca de los estudiantes que acaban de graduarse pero los tomaron prestados antes de que se cerraran las escuelas en una escuela en la ciudad de Nueva York el 29 de junio de 2020. (Michael Loccisano/Getty Images)

Los estudiantes formaron “grupos de círculos literarios” según los libros que eligieron. En su artículo de opinión publicado en el medio de comunicación local Loudoun Now, Jahr dijo que los estudiantes no se encontrarían con “el contenido sexual gráfico y los pasajes de abuso infantil/trauma” en “Monday’s Not Coming” hasta la mitad del proyecto de seis semanas. A pesar de que los directivos de la escuela hicieron hincapié en que el libro era opcional, sería un reto para los estudiantes elegir otro libro y “ponerse al día en serio y así sacrificar su calificación”, escribió.

“Me enteré de que varios profesores del equipo de inglés de 9H [noveno grado] sí leyeron “Monday’s Not Coming” y no vieron absolutamente ningún problema preocupante en él. Ninguno. Para sus alumnos de 14 años”, escribió Jahr.

Además, la lista de los cinco libros no se compartió con los padres con antelación, según Jahr. En su lugar, los estudiantes hicieron su elección a partir de la lectura de los resúmenes y las críticas positivas en Goodreads.com.

La hija de Jahr eligió inicialmente “All American Boys”. Después de ver que el libro “dejaba caer la bomba F no solo unas pocas veces, sino 41 veces”, Jahr pidió a la profesora que le proporcionara una alternativa a los cinco libros. Así que la niña terminó su tarea de lectura con una nueva adición, “An Invisible Thread”, de Alex Tresniowski y Laura Schroff. La historia trata de la inesperada amistad entre un ejecutivo de ventas blanco y un joven negro que mendiga en la ciudad de Nueva York.

Jahr quiere abordar este problema mediante la aplicación de directrices de contenido, similares a las que se aplican a las películas, para ayudar a determinar si un libro debe utilizarse en un proyecto de clase o estar disponible en las escuelas. En la actualidad, los libros para los alumnos de primaria y secundaria se clasifican en función de tecnicismos de lectura, como el vocabulario y la longitud de las frases, que no tienen en cuenta el contenido y los temas.

Stacy Langton tiene una idea similar. Defiende la creación de un mecanismo de asesoramiento a los padres, similar al que existe actualmente para las industrias de la música y los videojuegos.

Las escuelas públicas de los condados de Fairfax y Loudoun no respondieron a las preguntas de The Epoch Times al cierre de esta edición.

Una exitosa impugnación de libros

Mientras que Langton y Jahr no han tenido éxito en las impugnaciones de libros en el norte de Virginia, Rachel Dekubber en el distrito escolar de Mona Shores, al oeste de Michigan, sí lo ha tenido, hasta cierto punto.

“Obviamente, están pasando muchas cosas en nuestro país. Quiero saber cuánto (si es que hay algo) de eso llegará a nuestro distrito”, escribió Dekubber en un correo electrónico al director del plan de estudios de Mona Shores, Andrew Hogston, a principios de junio de 2021.

Preocupada por lo que veía en las noticias de la televisión nacional, preguntó: “¿Se enseñará o traerá a Mona Shores algo relacionado con Black Lives Matter/George Floyd/el color de nuestra piel, el racismo o la teoría crítica de la raza, de alguna manera?”.

Hogston respondió el 14 de junio de 2021: “Definitivamente, puedo decirle que ninguno de esos temas forma parte de nuestro plan de estudios/recursos de Estudios Sociales”.

“Han sido tiempos difíciles, por no decir otra cosa. Desde el punto de vista político y social, muchos de los temas de conversación se aprovechan para desacreditar o desprestigiar. Los medios de comunicación presentan que ‘las cosas’ que ocurren en California, Chicago o Nueva York son la forma en que se comportan todos los distritos y escuelas del país. Esto no podría estar más lejos de la verdad y no refleja los valores de nuestra comunidad escolar”.

Teniendo en cuenta la conversación, se sorprendió cuando llegó el primer día de octavo curso de su hijo, en septiembre de 2021, y él le habló de una amplia sección de libros LGBTQ en su aula de inglés.

Al día siguiente, envió un correo electrónico a la maestra de inglés pidiéndole la lista de los títulos de los libros, pero no pudo conseguirla. Así que se puso en contacto con los administradores de la escuela para obtener respuestas. En un correo electrónico del 10 de septiembre de 2021, Hogston le dijo a Dekubber que los títulos de los libros no entraban dentro de los requisitos de divulgación del estado porque la maestra financió los libros de forma privada con donaciones de GoFundMe.

“Como distrito no vamos a proporcionar una lista de libros en las aulas de los maestros, ya que cambian constantemente con el fin de proporcionar variedad y elección para los estudiantes. Además, no estamos restringiendo los libros disponibles en las bibliotecas de las aulas de nuestros maestros”, escribió.

Epoch Times Photo
Estudiantes de secundaria trabajan en el interior de una biblioteca temporal en unos almacenes Macy’s cerrados en Burlington, Virginia, el 30 de marzo de 2021. (JOSEPH PREZIOSO/AFP vía Getty Images)

Pero Dekubber no se dejó intimidar. Decidida a obtener la lista de libros que había en el aula de su hijo, visitó la escuela con otros dos padres el 20 de octubre de 2021. El personal se negó a permitirles entrar en las aulas sin una cita, así que ella concertó una cita para el día siguiente y volvió.

La cita era para media hora, pero a Dekubber solo le permitieron unos 10 minutos para examinar los libros del aula. Dijo que vio varias hileras de estanterías y calculó que había un total de entre 8 y 10 estanterías, con cada sección etiquetada con un rótulo como “político”, “LGBTQ” y otros. Los géneros político y LGBTQ tenían más libros que otros géneros.

Debido a las limitaciones de tiempo, filmó aproximadamente “un poco menos de la mitad” de los libros e hizo una hoja de cálculo con los títulos, que recogía más de 60 libros LGBTQ de los casi 110 que capturó en su video. La mayoría de los libros políticos trataban sobre el racismo sistémico, según su investigación.

El 21 de octubre de 2021, en una respuesta por correo electrónico a la pregunta de Dekubber sobre la política del distrito de que los maestros traigan materiales externos a las aulas, el superintendente O’Brien le informó de que “todos los libros en las aulas son revisados por los equipos de profesores con el fin de garantizar que cumplen con las normas definidas por las Normas de Michigan para ELA [Lengua y Literatura en Inglés]”. Sin embargo, aún no ha averiguado los detalles del proceso de revisión de los “equipos de maestros”. Los Estándares de Michigan, que se centran en los tecnicismos del lenguaje, proporcionan poca orientación sobre el contenido y los temas apropiados.

“Hasta este año, no tenía ni idea de lo que pasaba en la escuela. Soy madre soltera y trabajo. Nunca pensé que nuestro distrito escolar siguiera este camino. Así que nunca investigué realmente”, dijo Dekubber a The Epoch Times.

“Pero la razón por la que hablé es que hay muchos padres que no tenían ni idea de los tipos de libros que hay en el aula. No sabían que los profesores pueden traer los libros que quieran”, añadió. “Así que realmente quería concienciar y poner a la escuela en el punto de mira para que pudiéramos conseguir algún tipo de cambio”.

Epoch Times Photo
Padres y residentes del condado de Fairfax protestan contra una exhibición de lectura navideña de la biblioteca que muestra la Biblia colocada junto a “Gender Queer” y “Lawn Boy” fuera de la Biblioteca Pública Dolley Madison en McLean, Virginia, el 11 de diciembre de 2021. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Inspirada por las madres de otros distritos escolares, Natalie Fodrocy, una madre del distrito escolar, leyó en voz alta extractos del libro “All Boys Aren’t Blue”  —un libro de la clase de inglés que utilizan su hija y el hijo de Dekubber— en la reunión del consejo escolar del 15 de noviembre. Ella leyó los pasajes sobre las escenas de sexo entre un niño de 13 años y su primo de 18 años. El libro son las memorias del autor George M. Johnson sobre su crecimiento como chico negro queer.

“Me indigna pensar que hay libros como éste en cualquier aula de una escuela secundaria para que los lea cualquier niño”, dijo Fodrocy.

El superintendente O’Brien estuvo de acuerdo en que el libro no debía estar en la escuela. “El pasaje era inapropiado y de naturaleza gráfica”, escribió en un comunicado por correo electrónico al distrito escolar el 17 de noviembre.

“El libro estaba en uno de los estantes de la escuela secundaria. No debería haber estado en nuestras estanterías, y fue retirado inmediatamente”.

Dijo que era importante que las escuelas tuvieran una literatura inclusiva que representara a todos los estudiantes, pero “los libros que contienen material gráfico, como los que escuchamos el lunes por la noche, son un tema diferente”.

El superintendente agregó que actualmente estaban evaluando la idoneidad de los libros y habían identificado libros adicionales “que necesitan una revisión adicional para asegurarse de que son apropiados para el grado en el que están disponibles”.

En respuesta a la pregunta de otro padre sobre cuándo se pondrán a disposición de los padres las listas de libros de las aulas, O’Brien escribió el 7 de diciembre de 2021 que “lo más pronto que ocurrirá es en verano”. Cuando The Epoch Times le preguntó sobre su fecha de publicación, O’Brien se refirió a un correo electrónico del 18 de noviembre de 2021 dirigido a los padres del distrito escolar.

“Está claro que nuestro proceso de selección no es tan exhaustivo como necesitamos. Fue un error sin querer, lo hemos asumido como distrito, y lo haremos mejor en el futuro”, escribió el superintendente en el correo electrónico.

Dekubber creció y se graduó en Mona Shores, que alberga cuatro escuelas primarias, una secundaria y una preparatoria. Siempre había pensado en la zona como una pequeña ciudad, “un entorno seguro del mundo exterior, donde nuestros hijos podían ser simplemente niños”.

Sin embargo, “todo ha cambiado, ahora parece que estoy enviando a mi hijo a un campo de entrenamiento de izquierda donde la política, el racismo, la identidad de género y la sexualidad son los principales temas de conversación”.

Dekubber describió la demografía de su distrito escolar como “conservadora y liberal a partes iguales”. La madre dijo que no estaba en contra de la comunidad LGBTQ. “Respeto la elección de todo el mundo de vivir sus vidas, pero también quiero que la escuela respete la mía y cómo estoy criando a mi hijo. No todos los padres quieren que sus hijos lean material sexualmente explícito o se cuestionen su sexualidad e identidad de género a una edad tan temprana”.

“Deben ser los padres los que decidan cuándo hablar con sus hijos sobre sexo y diferentes orientaciones sexuales”.

La sexualización se “normaliza”

Los libros de contenido sexual con los que luchan los padres no se limitan a “Gender Queer”, “Lawn Boy”, “Monday’s Not Coming” y “All Boys Aren’t Blue”. Y para algunos observadores, la tendencia lleva años gestándose.

Meg Kilgannon, miembro senior de Family Research Council, un grupo de defensa cristiano, dijo que notó materiales sexualmente explícitos en las bibliotecas escolares ya en 2010. Algunos padres se dieron cuenta, pero mucha gente no prestó mucha atención antes porque no creían que nadie pusiera ese material delante de los niños, dijo.

Epoch Times Photo
Meg Kilgannon, investigadora principal de estudios educativos del Family Research Council. (Cortesía del Family Research Council)

Ahora, “se ha publicitado, elevado y forzado a los niños debido a la Diversidad, Equidad e Inclusión (DEI)”, dijo Kilgannon a The Epoch Times. Dijo que la promoción de la inclusión de grupos de identidad, en efecto, dio a los directivos “un escudo de la responsabilidad”.

Unas cuantas casillas marcadas en la lista de verificación de la diversidad y la equidad no deberían eliminar la necesidad de examinar los temas o contenidos “solo porque se trate de un grupo de personas concreto”, añadió. “Eso es realmente peligroso e insultante para los grupos de personas a los que se dice que representa la inclusión”.

Natassia Grover, madre de familia y activista en el condado de Loudoun, cofundó la organización sin fines de lucro Parent and Child Loudoun (PACL) en 2018 para abordar las preocupaciones sobre la sexualización temprana de los niños.

Ella enfatizó el concepto de identidad de género, una de las categorías DEI, como particularmente problemático porque abre la puerta para hablar de sexo con los niños a una edad temprana.

“Hablar de identidad de género es hablar de que el cuerpo sexual está desconectado de la mente sexual, y que la mente determina la realidad”, dijo Grover.

La madre de Loudoun se dio cuenta de las bibliotecas de diversidad de las aulas en agosto de 2019, y dijo que ya conocía algunos de los títulos de los libros porque estaba familiarizada con el mundo LGBTQ.

Así que solicitó la ayuda de algunos padres y juntos revisaron y documentaron más de 100 libros que consideraron inapropiados, con contenidos que van desde promover a los cristianos como fanáticos hasta la normalización del sexo temprano, la promiscuidad y el transgénero.

Grover dijo que no solo le preocupaba el contenido pornográfico. “Están estableciendo vínculos emocionales con un menor de edad para abusar de él. Y están siendo preparados con libros como ‘My Princess Boy‘. No es explícito, pero se están sembrando las ideas”, dijo a The Epoch Times.

“My Princess Boy”, un libro ilustrado dirigido a niños de 4 a 8 años, presenta a un niño que lleva vestidos rosas en su escuela. Según Grover, normaliza la transexualidad.

“Se está sembrando la semilla para prepararles para libros como ‘Other Boy’en la escuela secundaria, donde se introduce la idea de haber nacido en el cuerpo equivocado y recibir inyecciones de testosterona a los 12 años”, dijo.

Ambos libros figuran en las colecciones de las bibliotecas de aula diversas del condado de Loudoun para las escuelas primarias y secundarias, respectivamente. Antes de que los libros llegaran a las aulas en otoño de 2019, Grover dijo que le pidió a su hija Jolene, que entonces estaba en séptimo grado, que sacara “Other Boy” de la biblioteca de su escuela secundaria. Después de leerlo de principio a fin, la madre escribió una reseña detallada del libro en el sitio web de PACL.

“Es captación de menores y los están preparando a una edad muy temprana para que adopten la ideología transgénero y la ideología de la libertad sexual”, declaró Grover a The Epoch Times.

A medida que las críticas planteadas por Grover, Dekubber, Jahr, Langton y otros padres de todo el país se han hecho más fuertes, los del otro lado del debate han etiquetado sus esfuerzos de censura.

Epoch Times Photo
Natassia Grover (I) y su hija Jolene en Ashburn, Virginia, el 9 de enero de 2022. (Graeme Jennings para The Epoch Times)

La Coalición Nacional contra la Censura (NCAC), un grupo de defensa formado por activistas afiliados a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), publicó en diciembre de 2021 una “declaración de la coalición sobre el ataque a los libros en las escuelas”. Calificó los actuales desafíos a los libros de “censura” y de “batalla política partidista librada en las reuniones de los consejos escolares y en las legislaturas estatales”.

“Las organizaciones e individuos abajo firmantes están profundamente preocupados por este repentino aumento de la censura y su impacto en la educación, los derechos de los estudiantes y la libertad de expresión”, continúa la declaración.

ACLU, la Asociación Americana de Bibliotecas, y muchos grupos de derechos LGBTQ como Human Rights Campaign y GLAAD, están entre los abajo firmantes. Muchas editoriales, librerías y particulares también se han unido a la declaración. La autora de “Gender Queer”, Maia Kobabe, también ha firmado la declaración.

Los padres son vistos como “opresores”

Carla, una terapeuta profesional especializada en adolescentes, adultos jóvenes y mujeres, que tiene su propio negocio en el norte de Virginia, ha visto de primera mano los cambios en los problemas que presentan sus clientes en los últimos años. Carla es un seudónimo para proteger su identidad y su práctica empresarial.

“Cada vez es más difícil, si no imposible, que los padres protejan a sus hijos del adoctrinamiento de la escuela, ya que el papel de los padres ha pasado de protector a acosador, gracias a las influencias de las redes sociales como TikTok, Instagram, etc.”, explica a The Epoch Times.

“La forma en que la ideología de género [funciona] es que los acosadores están siempre rodeando a los estudiantes transgénero y LGBTQ. Los acosan si no los afirman usando sus pronombres o creyendo en su propia identidad. Así que las escuelas intervienen, crean zonas seguras y dedican muchas horas educativas a defenderse de los acosadores anti-LGBTQ.”

Carla abrió su propio negocio en 2021. Antes de eso, trabajó como terapeuta durante cuatro años en un gran consultorio en el norte de Virginia. Ella dijo que la expectativa del campo de asesoramiento era que los terapeutas aceptaran la nueva identidad de los clientes y los ayudaran a explorarla. Pero esto, dijo, estaba en “oposición directa” a su fe cristiana que contiene enseñanzas sobre “no hacer que los niños tropiecen o hagan daño”.

Alrededor de finales de 2017, notó un cambio significativo en sus clientes adolescentes y adultos jóvenes. “Pasó de la ansiedad, la depresión, la ansiedad, la depresión, un cliente tras otro, a la identidad de género, uno tras otro”, dijo. “Veía a seis clientes en un día. Diría que cinco de cada seis eran de identidad de género y confusión, donde antes era solo ansiedad y depresión”.

Epoch Times Photo
Facebook, Instagram, Twitter y otras redes sociales en un smartphone. (Chandan Khanna/AFP vía Getty Images)

Según Carla, sus clientes están en las redes sociales durante siete u ocho horas al día, y luego en la escuela durante otras siete horas. “Las redes sociales y las influencias de los compañeros en la escuela hablan y dan glamour a la comunidad LGBTQ. Así que el acosador es papá y mamá. El acosador es el niño que no cree en eso y se calla. Así que ellos son el agresor”.

Ahora, con su propio consultorio, Carla dice que remite a una cuarta parte de sus clientes a otros consejeros para que sigan el camino de la transición de género. El 75% restante se queda con ella.

Cuando se le pregunta si alguno de sus jóvenes clientes decide dar marcha atrás, Carla dice: “Ninguno es lo suficientemente valiente como para decir: ‘Dios mío, estoy totalmente influenciado por todo lo que me rodea’, porque son niños. Y es un mensaje tan fuerte el que se les da. Es un mensaje tan fuerte”.

Sin embargo, algunos de los clientes se han vuelto más “abiertos sobre su identidad y han puesto en pausa el ponerse una etiqueta”. Como resultado, tienden a ver una reducción de la gravedad de la ansiedad y la depresión, añadió.

La doctora Michelle Cretella, directora ejecutiva del Colegio Americano de Pediatras, una organización nacional de pediatras, dijo que ha advertido a los padres sobre la “ideología transgénero” desde 2016. Cretella había trabajado durante 15 años como pediatra especializada en salud conductual.

Para ella, leer libros sobre revelarse contra los roles y estereotipos de género a los alumnos de preescolar y primaria es un “abuso psicológico”.

Según ella, los niños recién descubren su sexo correcto a los 3 años. “Hasta los 7 años la mayoría de los niños no entienden que una niña se convierte en mujer y que siempre será de ese sexo femenino toda su vida”, dijo, y añadió que lo mismo ocurre con los niños.

Según ella, exponer a los niños pequeños a la ideología transgénero interrumpe su análisis de la realidad, un proceso en el que los niños desarrollan su marco cognitivo para reaccionar ante esas realidades biológicas.

La doctora dijo que la diferencia entre “LGB” y “TQ” es que los grupos “TQ” son una ideología que envía a los niños “automáticamente por el camino de los bloqueadores de la pubertad, las hormonas cruzadas, más o menos cirugías. Una vez que se está en ese camino, se está hablando de cambios y daños permanentes e irreversibles. Y el mayor daño de la combinación de los bloqueadores de la pubertad y las hormonas cruzadas es la infertilidad, la esterilización de por vida”.

La Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés) no respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times. La WPATH es una “organización profesional y educativa interdisciplinaria dedicada a la salud transgénero”, según su sitio web.

Para Grover, el asunto es más serio que unos “libros porno”.

“Están tratando de despertar a los niños sexualmente. Creo que eso es lo que la gente no entiende”, dijo. “Quieren despertar a los niños sexualmente, y quieren despertarlos pronto. Y luego quieren enseñarles sobre el consentimiento y normalizar la idea del consentimiento sexual infantil”.

Cuando Grover se enfrentó a un miembro del consejo escolar en Facebook con la pregunta: “¿Por qué promueven la teoría queer a los niños?”, el miembro pensó que había utilizado “queer” en un sentido despectivo. Grover se dio cuenta entonces de que incluso el miembro del consejo escolar que votó a favor de la inclusión de los libros no conocía el término, dijo.

Epoch Times Photo
Estudiantes de primer grado se preparan para la clase en La Puente, California, el 16 de noviembre de 2020. (Fredric J. Brown/AFP vía Getty Images)

Teoría Queer

La teoría queer es un campo de la teoría crítica que surgió a principios de la década de 1990 y que busca deconstruir y desafiar las definiciones de la sociedad sobre la sexualidad y el género. Su progenitora, la teoría crítica, es un modo de análisis casi marxista desarrollado por la Escuela de Frankfurt a principios del siglo XX que critica las instituciones sociales, culturales y económicas con el objetivo de transformar la sociedad en su conjunto.

James Lindsay, uno de los principales analistas de la teoría crítica, resumió la teoría queer en una frase como “el asalto a lo que se considera normativo”.

“La propuesta básica de la teoría queer es que todo lo normal crea opresión. La idea de lo normal en sí misma crea opresión”, dijo Lindsay, autor del libro “Cynical Theories: How Activist Scholarship Made Everything about Race, Gender, and Identity-and Why This Harms Everybody” a The Epoch Times.

“Así que cualquier cosa normal —ya sea moralmente normal, o en promedio más común, usan ambos significados al mismo tiempo— es mala y tiene que ser cuestionada”.

Bajo esta luz, los teóricos queer ven la inocencia de los niños “como un problema fundamental que tiene que ser superado para lograr su liberación, para lograr la liberación sexual de los niños, para lograr la liberación de género, para lograr una valiente liberación racial”, dijo Lindsay en su podcast “Groomer Schools 1: The Long Cultural Marxist History of Sex Education”.

“Es una agenda para cortar el vínculo entre generaciones”, dijo. “La idea es hacer creer a los niños que sus padres no pueden entenderlos. Ustedes no pasaron por estas luchas: la no binariedad no era algo con lo que tuvieran que lidiar, o la identidad trans ni siquiera estaba permitida en ese entonces. Así que no nos entienden. Y tienes una noción anticuada de la identidad que en realidad es opresiva”.

Según Lindsay, la segunda pieza de esta agenda es “desestabilizar a la generación actual para convertirla en revolucionaria”. Los marxistas se dieron cuenta de que la clase obrera no era una buena base para la revolución. Los trabajadores querían una vida mejor, lo que conducía a reformas sociales pero no a la revolución.

“Así que pasaron en los años 60 a la política de identidad, porque si puedes llegar al nivel de la identidad de alguien y hacer que sienta que personalmente no puede encajar en la sociedad como una cuestión de identidad, entonces tienes una base radical que no se puede arreglar. No hay ninguna reforma, por ejemplo, especialmente en la teoría queer; no hay ninguna reforma que puedas hacer para que la aceptación queer sea real”.

Describió la teoría crítica de la raza —que ve la sociedad a través de la lente de la opresión racial y, por tanto, aboga por las revoluciones— y la teoría queer como “la mano izquierda y derecha del mismo monstruo”, aunque “la teoría crítica de la raza está integrada un par de etapas más abajo que la teoría queer”.

En contraste con la teoría crítica de la raza, que dice que un niño blanco no tiene cabida en la sociedad salvo por ser un opresor, la teoría queer ofrece una salida al adoptar su ideología de identidad de género, según Lindsay. Lo comparó con la designación por parte del Partido Comunista Chino de las categorías “negra” y “roja” de los grupos de identidad política durante la tumultuosa Revolución Cultural de los años sesenta y setenta.

La clase “negra” más baja incluía a los “burgueses” y a los terratenientes y eran condenados por el Partido como “antirrevolucionarios”, es decir, enemigos de clase. Los agricultores pobres, los obreros y los soldados revolucionarios pertenecían a la clase “roja” y eran favorecidos por el régimen comunista en el poder.

Para ganarse un lugar decente en la sociedad, una persona nacida en la categoría negra tenía que encontrar la manera de unirse a las clases rojas. Por ejemplo, a veces esto podía conseguirse uniéndose a los Guardias Rojos, estudiantes de secundaria y universitarios radicalizados que recorrían el país persiguiendo a cualquiera que se considerara un enemigo de clase.

“Veo un paralelismo exacto con la estrategia maoísta de desestabilizar a la generación actual para convertirla en revolucionaria”, dijo Lindsay.

Lo explicó en un reciente podcast “The Creation of an American Red Guard” en la serie “Goomer Schools”: “El objetivo es utilizar a sus hijos como las herramientas que van a desestabilizar la sociedad”.

Y en respuesta a esto, un “ejército de padres” se autoorganizó para proteger a sus hijos, dijo Anne Miller, del condado de Loudoun.

“Ha sido una bendición unir los brazos con personas de todo este condado, estado y nación que han rezado, escrito cartas, firmado peticiones, recogido firmas, donado su tiempo, dinero y recursos, asistido a reuniones, mítines, reuniones del consejo escolar, audiencias judiciales, eventos de recaudación de fondos, investigado, presentado solicitudes de FOIA y se han manifestado, levantado y hablado”, dijo Miller.

“Nosotros, el pueblo, un grupo maravillosamente diverso de personas aquí en Loudoun y en todo el país, hemos dejado de lado todas las diferencias de opinión y hemos unido los brazos para unirnos en torno a un imperativo:

‘¡No pueden dañar a nuestros hijos!'”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS