“Mi vida vale”: ¿Se debería interrumpir la vida de un feto solo por tener un cromosoma extra?

Por Li Yen - La Gran Época
12 de Junio de 2019 Actualizado: 13 de Junio de 2019

Uno de los conceptos erróneos más comunes sobre el Síndrome de Down es que las personas con esta afección tienen sus propios desafíos y que criar a un niño con Síndrome de Down puede ser una tarea intimidante. Sin embargo, contrariamente a la creencia popular, las personas con Síndrome de Down pueden sobresalir en la escuela, en el trabajo, tener una vida independiente y hacer una diferencia si se les da una oportunidad.

“Un niño que nació con síndrome de Down, hoy en día, tiene mejores perspectivas que en cualquier otro momento de la historia”, escribió en un artículo, Caitrin Keiper, editora principal de New Atlantis.

Pero tristemente, de acuerdo con estadísticas espantosas, 67 y el 88 por ciento de los bebés nonatos diagnosticados con síndrome de Down son abortados en los Estados Unidos, 9 por ciento en el Reino Unido, 98 por ciento en Dinamarca y el 100 por ciento en Islandia.

¿Debería la sociedad detener el corazón de un feto solo por un cromosoma extra?

(Crédito: Getty Images/Alberto E. Rodriguez)

El actor de Hollywood, Ashton Kutcher, expresó su punto de vista al subir un conmovedor discurso del Especialista Olímpico, actor y defensor de los derechos de las personas con discapacidad Frank Stephens en Facebook.

“La vida de todos es valiosa”, subtituló el reflexivo video.

El video muestra a Frank, que tiene síndrome de Down, dirigiéndose al Congreso en 2017. Dice: “No soy un investigador científico, sin embargo, nadie sabe más sobre la vida con síndrome de Down que yo”.

“Cualquier cosa que aprendas hoy, por favor recuerda esto: Soy un hombre con síndrome de Down y mi vida es valiosa”, subraya Frank.

Frank emocionado continúa: “Lamentablemente, en todo el mundo se está vendiendo la idea de que tal vez no necesitamos investigación sobre el síndrome de Down. Algunas personas dicen que las pruebas prenatales identificarían el síndrome de Down en el útero y esos embarazos serían eliminados”.

“Es difícil para mí sentarme aquí y decir estas palabras”.

“La gente que presiona esta solución final en particular está diciendo que la gente como yo no debería existir”, añade. “Ese punto de vista está profundamente prejuiciado por una idea obsoleta de la vida con síndrome de Down. En serio, tengo una gran vida”.

En el video, Frank explica por qué los bebés no nacidos diagnosticados con síndrome de Down no deben ser abortados y en cambio deben tener la oportunidad de vivir.

“No creo que deba justificar mi existencia, pero a aquellos que cuestionan el valor de las personas con síndrome de Down, les diría tres cosas”, dice.

Frank señala:

“Primero, somos un regalo médico para la sociedad, un plan para la investigación médica sobre el cáncer, el Alzheimer y los trastornos del sistema inmunológico”.

“Segundo, somos una fuente inusualmente poderosa de felicidad: Un estudio realizado en Harvard descubrió que las personas con síndrome de Down, así como sus padres y hermanos, son más felices que la sociedad en general. Sin duda, la felicidad vale algo”.

“Finalmente, somos el canario en la mina de carbón eugenésica. Le estamos dando al mundo la oportunidad de pensar en la ética de elegir qué seres humanos tienen la oportunidad de vivir”.

Frank menciona, además: “En una nota profundamente personal, no puedo decirles cuánto significa para mí que mi cromosoma extra pueda conducirte a la enfermedad Alzheimer. Es probable que este ladrón algún día me robe mis recuerdos, mi propia vida”.

Un emocionado Frank añadió: “Esto es muy difícil de decir para mí, pero ya ha comenzado a robarme a mi mamá. Por favor, piensa en toda esa gente que amas como yo amo a mi mamá”.

No es la primera vez que el video del testimonio de Frank Stephens en 2017 circunda en redes sociales. Sin embargo, la publicación Ashton se volvió súper viral, con más de 31 millones de visitas, más de 219.000 reacciones y unos 12.000 comentarios.

El video supuestamente podría haber llamado la atención debido a la propuesta de ley de aborto de Virginia y a la reciente aprobación de la controvertida Ley de Salud Reproductiva, que flexibiliza las restricciones a los abortos tardíos.

Muchos usuarios coincidieron con el mensaje de Ashton de que “la vida de todos es valiosa”.

Uno escribió: “Toda vida es valiosa. Incluso un feto en el útero, ya sea de 8 o 33 semanas. Merecen justicia y una oportunidad”.

“Tienes toda la razón”, comentó otro.

“¡La vida de todos es valiosa, por eso el aborto debe ser ilegal. Los bebés en el útero tienen vida y su vida tiene tanto valor como todos los que están fuera del útero. Sin embargo, muchos eligen ignorar su valor”.

Aunque algunos activistas por el derecho al aborto no estaban muy contentos.

“Creo que es increíble. Pero no puedes. Repito, ¡¿no se le puede quitar a una mujer la opción de no tener un hijo si se da cuenta de que existe la posibilidad de un defecto congénito de cualquier tipo o tal vez sabe que no tiene la paciencia o el dinero para cuidar a un niño enfermo? No puedo olvidar eso. Esto no significa que su vida no valga la pena vivirla, significa que no y que nadie tiene derecho a decirle a ninguna mujer lo que debe hacer con su cuerpo. Fin de la historia. Fin de la historia completa. No es elección de nadie más que de ella”, opinó una mujer.

Muchos usuarios, que tienen familiares con síndrome de Down u otras discapacidades, respondieron a los activistas por el derecho al aborto.


“Veo a muchas señoras hablando aquí sobre dar a las mujeres la opción de tener un aborto si el niño tiene un defecto. Como hermana de un niño con autismo, puedo decir que abortar a un niño así es egoísta. Sí, existe el argumento de no estar preparado para cuidar a un niño así. La verdad es que nadie está listo”, escribió uno. “Mi mamá no estaba lista para cuidar a mi hermano, pero ahora es una de las personas más fuertes y dulces que conozco. Se necesita aprendizaje y sacrificio para cuidar de niños con discapacidad. Dios ve cada vida como valiosa, incluso las vidas de aquellos con necesidades especiales. Sé que me van a gritar por decir esto, pero tengo que hacerlo”.

Una mujer aconsejó a las madres que no “cometieran el error de creer y confiar en lo que dicen todos los médicos”.

Ella compartió: “Durante todo el primer embarazo que tuve, el médico me dijo que mi bebé tenía el síndrome de Down. Ellos tomaron análisis de sangre, revisaron la genética, vieron los ultrasonidos, etc. Me negué a ir a la prueba de Amnio debido al alto riesgo de aborto espontáneo. Algunas mujeres deciden hacerse la prueba y luego abortar y descubrir que el bebé no tenía síndrome de Down. Dejé de hacerme más pruebas después de que el sexto doctor me preguntó si quería un aborto porque mis resultados eran tan altos. Si los hubiera escuchado, habría abortado a un bebé perfectamente sano”.

En respuesta al acalorado debate, Frank le dijo a la presentadora de Fox & Friends, Ainsley Earhardt, el 1 de febrero: “Sobre el aborto, no quiero que sea ilegal. Quiero que sea impensable. Los políticos cambian las leyes. Quiero cambiar los corazones de la gente. Quiero cambiar los corazones de la gente cambiando las mentes y los corazones de las personas”.

Frank enfatizó de nuevo: “Mi vida vale la pena vivirla porque es fantástica”.

“He viajado por todo el mundo. Fui al taller de teatro en Nueva York. Voy a estar en dos documentales que se estrenarán el mes que viene. Y tengo una novia encantadora, amigos y una familia maravillosa”, dijo.

¿No es simplemente cruel negar a un ser la oportunidad de vivir incluso antes de que nazca?

¿Sería el mundo un lugar mejor después de matar a estos fetos que se consideran un inconveniente? Probablemente no. Como dijo una vez la Madre Teresa: “No debemos sorprendernos cuando oímos hablar de asesinatos, de crímenes, de guerras, de odio. Si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué nos queda, sino que matarnos los unos a los otros?”.

Mira el video a continuación:


Chico con síndrome Down gana concurso de la calabaza más grande


¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS