Miedo y aversión de Beijing

¿Por qué el régimen más tiránico de la Tierra libra una guerra contra las más pacíficas de las religiones y prácticas?
Por James Gorrie
26 de Octubre de 2021
Actualizado: 26 de Octubre de 2021

Comentario

¿Por qué el Partido Comunista Chino (PCCh) se desvive por perseguir y destruir a los creyentes cristianos y a los practicantes de Falun Gong?

¿A qué temen los valientes, omniscientes y brillantes líderes del PCCh?

¿Quién teme a lo manso y benigno?

Cuando se trata de la persecución religiosa en China, ¿qué está pasando en los corazones y las mentes del PCCh?

¿De qué, en la verde Tierra de Dios, tiene miedo Xi Jinping?

Seguramente, los líderes del Partido no temen a los mansos seguidores de Jesucristo, quien dijo a sus seguidores que “amaran a su enemigo” y “pusieran la otra mejilla”.

Y sin duda, el Partido no podría tener ningún miedo racional a la gente pacífica que practica el tranquilo y suave Falun Gong. ¿Cómo podría amenazar al PCCh la realización de ejercicios y meditación suaves en el parque?

Lógicamente, el PCCh, con todo su poderío y control sobre prácticamente todos los aspectos de la vida de todos sus ciudadanos, no puede verse ni remotamente amenazado por gente como ésta, que está desarmada y rechaza la violencia.

Y, sin embargo, esos dos grupos son exactamente los que más temen Xi Jinping y el Partido.

¿Por qué será?

Un Partido del miedo

En primer lugar, es importante entender que el PCCh tiene un monopolio omnipresente del miedo. Este miedo se manifiesta en comportamientos críticos y elementales y en decisiones como el aumento de las tasas de ahorro de los consumidores (34%) para una población en descenso. La gente no gasta dinero ni tiene hijos cuando tiene miedo al futuro.

Es más, el PCCh encarna el miedo en sí mismo y funciona con él. Esto puede parecer contradictorio, pero en realidad es bastante exacto. Todos los miembros del Partido tienen un miedo absoluto a decir algo incorrecto, o incluso a ser acusados de pensar algo incorrecto. Todo el PCCh está repleto de hombres y mujeres con un miedo atroz a provocar la ira de los dirigentes del PCCh.

El líder de China, Xi Jinping, en el centro, y los legisladores aplauden tras votar a favor de una resolución para revisar el sistema electoral de Hong Kong, durante la sesión de clausura de la Asamblea Popular Nacional en el Gran Salón del Pueblo el 11 de marzo de 2021 en Beijing, China. (Kevin Frayer/Getty Images)

Y, por último, el propio liderazgo del PCCh está saturado de miedo. Esa tensión particular de ansiedad se describe mejor como paranoia, y es lo que acompaña a todos los regímenes ilegítimos sin excepción.

Los líderes legítimos se sienten cómodos con la oposición y no necesitan ni recurren a la policía secreta o al terror patrocinado por el Estado para mantenerse en el poder. Sin embargo, a lo largo del régimen del PCCh, los dictadores y líderes del Partido nunca han podido tolerar lo primero ni sobrevivir sin lo segundo. El cálculo del miedo-tirano es sencillo: Cuanto más ilegítimo sea el liderazgo del país, más temen los tiranos ser destituidos por un rival político o incluso por el propio pueblo.

Purgas políticas y sistema de crédito social

Además, no es una coincidencia que, al igual que las purgas de Mao Zedong en el pasado (y las de Joseph Stalin), Xi utilice las purgas políticas para eliminar a los enemigos reales y percibidos de la revolución, del Estado o de su liderazgo.

Por supuesto, estas acciones oficiales se llevan a cabo bajo el pretexto de “erradicar la corrupción”, que es simplemente un eufemismo conveniente. La realidad es que toda la economía y la estructura política chinas se basan en el favoritismo, el robo y el engaño. El verdadero propósito de las purgas de Xi no es eliminar la corrupción, sino a los rivales políticos. Además, las purgas también sirven para infundir miedo en los corazones de todos los demás.

El sistema de crédito social de China tiene un propósito similar, aplicado a toda la sociedad. También implica la identificación de personas que pueden decir, escribir, leer o pensar “de forma incorrecta”. El resultado es algún tipo de medida correctiva, como la pérdida de trabajo o de privilegios de transporte, o incluso la expulsión de los infractores de la sociedad. Se puede afirmar razonablemente que toda China vive con miedo.

La otra mitad de la ecuación del miedo

Pero ese miedo, por muy amplio que sea, es solo la mitad de la ecuación. El PCCh también teme las creencias y prácticas religiosas y espirituales. El aborrecible y brutal trato del régimen chino a los uigures musulmanes, que incluye trabajos forzados, campos de reeducación y abusos sexuales a las mujeres musulmanas, es una clara prueba de la repugnante visión que Beijing tiene de los uigures.

Esto nos lleva de nuevo al cristianismo y a Falun Gong.

La capacidad de Beijing para aborrecer y perseguir lo espiritual y religioso es amplia y profunda. Incluso más que a sus compañeros del Partido, el PCCh teme al cristianismo y a sus creyentes, así como a Falun Gong y a sus practicantes. La razón es sencilla: Una ideología basada en lo material, que el comunismo ciertamente es, simplemente no puede enriquecer el corazón, la mente y el alma de la manera en que lo hacen las creencias espirituales trascendentes.

Temer a un Dios inexistente

Por lo tanto, el PCCh teme mortalmente a las personas que rezan a un Dios que, insiste, no existe. Y sin embargo, el cristianismo se extiende por China “como un reguero de pólvora“. Además, la persecución física y las privaciones materiales no sofocan la fe cristiana, sino que la refuerzan. Cuanto peores son las condiciones, más crece el número de creyentes. A Beijing le vendría bien revisar la historia del cristianismo en el Imperio Romano.

De hecho, Beijing trata de minimizar el número de cristianos en China, con un recuento oficial de unos 44 millones. Pero la realidad es que en 2020 había unos 116 millones de cristianos protestantes en China continental, la mayoría de ellos en iglesias clandestinas.

Los fieles católicos asisten a una misa matutina el domingo de Pascua en una iglesia católica en un pueblo cerca de Beijing el 4 de abril de 2021. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Lo más preocupante para el PCCh es que, en 2030, China será el primer país del mundo en número de cristianos protestantes. Irónicamente, Xi teme tanto el aumento del cristianismo en China que, en un ejercicio de adulación muy sincero, ha sustituido los Diez Mandamientos de Dios por los suyos.

El marxismo no es rival para la sabiduría antigua

En cuanto a los millones de personas que practican Falun Gong, ellos también obtienen una satisfacción metafísica y una condición de bienestar físico que la ideología comunista no puede esperar proporcionar. Con una perspectiva metafísica que proviene de las tradiciones religiosas del budismo y el taoísmo, los valores, la sabiduría y los preceptos de Falun Gong —verdad, tolerancia y benevolencia— preceden y superan en miles de años a la brutalidad elemental del PCCh.

La respuesta de Beijing ha sido someter a los practicantes de Falun Gong a una serie de persecuciones, como el encarcelamiento en campos de trabajo y obligarlos a convertirse en donantes vivos de órganos. Pero, al igual que el cristianismo, estas duras medidas no han logrado detener la difusión y la práctica de Falun Gong en China y en el resto del mundo.

Al final y habrá un final para el PCCh y su gobierno tiránico— los que persiguen y esclavizan serán considerados malos en el juicio de la humanidad y de Dios. Si el PCCh fuera sabio, que no lo es, temería a ambos, pero especialmente a este último, y dejaría de perseguir a sus semejantes. También se daría cuenta de que para todos nosotros, nuestro tiempo en esta Tierra es corto y lo que sigue es, bueno, eterno.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS