Miembros de Plan de Pensiones defienden ante Corte Suprema derecho a demandar inversiones riesgosas

Por Matthew Robertson
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

WASHINGTON—Los participantes de los planes de beneficios definidos deberían tener la posibilidad de demandar a los gerentes de los planes por violaciones fiduciarias, incluso cuando el plan de jubilación tiene un exceso de fondos y los beneficiados no han perdido dinero, dijo un abogado de los participantes a la Corte Suprema.

Un plan de jubilación de una empresa estará “sobrefinanciado” cuando sus activos superen los pasivos, permitiendo que los fondos excedentes se utilicen para cubrir las jubilaciones actuales y futuras.

Los argumentos verbales del caso, citados como Thole v. U.S. Bank, se presentaron ante la Corte Suprema el 13 de enero. Algunos defensores de los negocios ven el caso Thole como una oportunidad para que la Corte Suprema ponga freno a este tipo de juicio que podrían persibirse como un abuso por parte de los abogados de los demandantes, mientras que los inversionistas dicen que merecen ser tratados justamente por los gerentes de los planes. La administración de Trump se puso de parte de los inversionistas.

Los demandantes James J. Thole y Sherry Smith afirman que el banco violó sus deberes fiduciarios al transformar los activos del Plan de Pensiones de Bancorp en inversiones de alto riesgo, lo que condujo a enormes pérdidas potenciales que el banco debería tener que devolver.

Según los demandantes, la caída del mercado en 2008 redujo el valor de los activos del plan en 1.1 mil millones de dólares, lo que según ellos, fue una caída de 748 millones de dólares más que la que hubiera sufrido el plan si sus inversiones hubieran sido más diversas. Esto dejó al plan sin fondos suficientes, capaz de cubrir solo el 84% de sus pasivos. El U.S. Bank inyectó 339 millones de dólares, devolviendo el plan a una posición de superávit.

El tribunal de primera instancia y la Corte de Apelaciones del 8° Circuito fallaron a favor del banco, sosteniendo que el plan de pensiones había rebotado y que había recuperado su solidez financiera. Debido a que los participantes del plan no perdieron dinero, no tenían capacidad para demandar.

La administración de Trump no aceptó esa línea de razonamiento. El gobierno sostiene que cualquier violación de un deber fiduciario es razón suficiente para permitir que los participantes del plan pidan a los tribunales una orden judicial.

Los planes de pensiones se rigen por la Ley de Seguridad de Ingresos de Jubilación de los Empleados (ERISA, por sus siglas en inglés), un estatuto detallado y muy complejo que establece las normas que se deben aplicar en la mayor parte de los planes de jubilación y de atención médica.

El abogado de los participantes del plan, Peter K. Stris, dijo que sus clientes tienen un “interés equitativo” en los activos de un plan, y por lo tanto es razonable que se les permita demandar cuando se reclame una violación de la ley ERISA.

“Alegamos que los fiduciarios, a través de la deslealtad y la imprudencia, causaron que el fideicomiso perdiera 750 millones de dólares”, dijo Stris a los jueces.

“Mis clientes tienen derecho a una administración leal de sus ahorros de jubilación. Cuando los demandados se involucraron en la auto-negociación, mis clientes sufrieron una lesión concreta”.

En nombre del banco, el abogado Joseph R. Palmore dijo que los demandantes no tienen ninguna capacidad legal porque el banco los compensó inyectando 339 millones de dólares al plan.

“Como todos los demandantes en la corte federal, los que tienen demandas de ERISA deben demostrar que están perjudicados. Ninguno de los demandantes puede hacer eso”.

Palmore dijo que si la Corte Suprema falla a favor o en contra de los demandantes, “es indiscutible que esos pagos serán exactamente los mismos todos los meses por el resto de sus vidas, ni un centavo menos”.

Si los beneficios estuvieran vinculados al valor del plan, tendrían vigencia, “pero estos son pagos fijos”.

“Los tribunales federales no están disponibles para adjudicar demandas como esta que no importan a los demandantes. Ya sea que se considere una cuestión del Artículo III [de la Constitución] o de la capacidad legal, ninguno de los argumentos de los demandantes resuelve ese problema fundamental de su caso”, dijo.

El juez Brett Kavanaugh le dijo a Sopan Joshi, de la oficina del procurador general de Estados Unidos, que es difícil determinar si los participantes están se han mantenido porque existe una “certeza del 99,9%” de que recibirán los beneficios prometidos, pero la ley de fideicomiso respalda su derecho a litigar.

“Creo que es un caso cerrado”, dijo Kavanaugh.

Thole v. U.S. Bank es el tercer caso relacionado con ERISA que el Tribunal Supremo anuló para su actual período, desde que comenzó en octubre de 2019.

Como informó anteriormente The Epoch Times, en el caso de Comité de Política de Inversiones de Intel Corporation contra Sulyma, los jueces no parecieron reaccionar a los argumentos del 4 de diciembre de los gerentes de planes de jubilación sobre que la limitación de seis años para que los participantes del plan demandaran por mal manejo de inversiones, debería reducirse a la mitad si los participantes tenían “conocimiento real” sobre quejas de mala conducta con anterioridad.

En el caso del Comité de Planes de Jubilación de IBM contra Jander, un abogado de los empleados de IBM que invirtieron en acciones de la empresa dijo a los jueces el 6 de noviembre que, según la ley ERISA, los empleados deberían poder demandar a los gerentes del fondo de jubilación de la empresa en un litigio de caída de acciones por no haber revelado que el negocio de microelectrónica de la empresa estaba sobrevalorado.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS