Milagro en Año Nuevo: bebé sobrevive 35 horas a -17 grados bajo los escombros del edificio que se derrumbó en Rusia

Por Anastasia Gubin
01 de Enero de 2019 Actualizado: 01 de Enero de 2019

Un bebé de 11 meses fue rescatado con vida bajo los escombros de un edificio de departamentos en Magnitogorsk, región de Cheliabinsk, donde estuvo sepultado 35 horas a temperaturas ambientales de -17 grados,  de acuerdo a imágenes divulgadas por el Ministerio de Emergencias de Rusia a través de la televisión.

El llanto escuchado por un rescatista, que duró apenas un instante, permitió saber dónde buscar y salvarlo.

“Es nuestro Vania”, dijo su tía al comentar los informes de Cheliabinsk, destacó el medio Vesti. El bebé sepultado estaba vivo por milagro.

El pequeño se encuentra en cuidados intensivos después de quedar una noche aprisionado en el derrumbe a temperaturas bajo cero. Pese a todo lo ocurrido al infante, de acuerdo a la agencia Tass, los médicos son optimistas de su recuperación. El niño estaba consciente mientras se le realizaba una radiografía de huesos del cráneo, tórax y extremidades, según Vesti.

El diagnóstico médico hasta el momento es de quemadura grave por la temperatura de hielo y una lesión cerrada en la cabeza, informó la agencia Reuters.

Cuando ocurrió el derrumbe, su madre logró salvar a su otro hijo de tres años y no alcanzó a sacar al pequeño Vania que estaba en la cuna, informó 74.Ru. Su rastro desapareció ante sus ojos.

La imagen muestra un vehículo que quedó aplastado bajo el hormigón cuando colapsó el edificio de viviendas después de la explosión de gas en la ciudad rusa de Magnitogorsk, en los Urales, el 31 de diciembre de 2018. (Crédito de ILYA MOSKOVETS/AFP/Getty Images)

Afortunadamente la cama y la ropa de abrigo lo salvaron de morir, dijo a la prensa el gobernador de la región, Boris Dubrowsky,

Uno de los rescatistas escuchó su voz por un momento y supo dónde buscarlo. Decenas de personas ayudaron en la operación pese a que luego había silencio, y continuaron tenazmente con la tarea, informó Interfax. Todo estaba cubierto por numerosas estructuras, que los obligaba a actuar con sumo cuidado, reportó 74.Ru.

Vania el bebé rescatado vivo después de 35 horas sepultado con temperaturas ambientales de -17 grados Celsius. (Captura de vídeo Reuters)

El Ministerio de Emergencias tuvo que explicar a la familia por qué no se pudo alcanzar al niño antes. Los rescatistas tenían que desmontar los muros inestables.

Vania el bebé rescatado vivo después de 35 horas sepultado con temperaturas ambientales de -17 grados Celsius. Un funcionario corre para llevarlo a la ambulancia. (Captura de vídeo Reuters)

La mañana del 31 de diciembre se produjo un colapso parcial del edificio de 10 pisos de apartamentos en Magnitogorsk, como resultado de una explosión de gas. Una de las entradas colapsó.

Según informes recientes, como resultado del incidente murieron siete personas y el cuerpo de otra persona aún no ha sido retirado. Un caso criminal se ha iniciado por el incidente, reportó Vesti.

Oficiales de emergencia durante las operaciones de rescate tras la explosión de gas que derrumbó un edificio de viviendas en la ciudad rusa de Magnitogorsk, en los Urales, el 31 de diciembre de 2018. (Foto de leer STR/AFP/Getty Images)

Entre los desaparecidos después de la explosión se encuentra Viktor Vorontsov de 42 años. Daria, la hermana de la víctima comentó el trágico relato de la esposa.

“La esposa de mi hermano se despertó y encontró que parte de la casa donde dormía con Víctor se derrumbó. Estaba con su hija en otra parte del apartamento, luego vio una escalera de incendios en la ventana y bajó con la niña, después el resto se cayó”, dijo Daria, según 74.Ru.

La esposa y la hija de Victor lograron escapar justo a tiempo, y otros también se salvaron por milagro.

Oficiales de emergencia inspeccionan los escombros mientras participan en una operación de rescate tras la explosión de gas en un edificio de viviendas en la ciudad rusa de Magnitogorsk, en los Urales, el 31 de diciembre de 2018. (Crédito de STR/AFP/Getty Images)

“Una amiga anteayer, una hija y una nieta, alquilaron un departamento en esta entrada (que se derrumbó), trajeron las cosas y se fueron por la noche para ver a su madre … El Señor las perdonó”, escribió Tatiana, una residente de Magnitogorsk, de acuerdo al reporte ruso.

Ocho muertos fueron retirados de los escombros, pero se desconoce el destino de 36 ciudadanos que en el momento del colapso estaban en los apartamentos, según informes del Ministerio de Situaciones de Emergencia en la región de Chelyabinsk citados por la prensa.

Una cocina de campaña se instaló cerca del edificio para alimentar a rescatistas, policías y voluntarios que continúan trabajando.

Las autoridades anunciaron para el 2 de enero un día de luto por los muertos en el colapso del edificio.

Descubra a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS