Tren choca contra un auto en un cruce ferroviario y ella sale ilesa del incidente: los milagros existen

Por DANIEL CAMERON, EPOCH TIMES
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Las probabilidades de sobrevivir a una colisión con un tren para una conductora atrapada cuya puerta era la del lado del choque, serían muy escasas… para decirlo de la manera más optimista posible.

Alina Zhang, una mujer china que vive en Polonia, tomó un desvío una mañana después de las 8 a.m. el 14 de noviembre del 2006, ya que había mucho tráfico en el centro de Varsovia.

Cuando intentó pasar por encima de un cruce ferroviario justo después del vagón de enfrente, que había cruzado lentamente, lo increíble sucedió.

“De repente, el ruido del tráfico se calmó. Ya no podía ver ningún coche que viniera de la dirección opuesta”, declaró, según un informe de Minghui. “Mientras trataba de averiguar lo que había pasado, un objeto gigante apareció de la nada y chocó mi auto en el lado izquierdo delantero”.

Cortesía de Alina Zhang. 5 de octubre del 2014.

“Cerré los ojos con incredulidad y cuando los abrí de nuevo, vi dos rieles a través de mi parabrisas. ¡Estaba en la vía del tren!”.

“De pronto todo se detuvo. Mi puerta izquierda no se abría, así que salí por el otro lado. Me sorprendió lo que vi: ¡era un tren!”.

“No podía creer cómo pude haber conducido por una vía férrea durante 400 metros y no lo sabía. Entonces me di cuenta de que el tren me había chocado mientras cruzaba las vías, y que el tren me había empujado esa distancia”.

El tráfico se detuvo, al igual que el tren, durante dos o tres horas.

Cortesía de Alina Zhang. Auto de Alina Zhang en los ferrocarriles.

Para separar el coche del tren se tuvo que utilizar la llave neumática de un camión de bomberos. El impacto fue tan grande.

Alina dice que no se lastimó, pero encontró una gota de sangre en su frente, donde un pequeño fragmento de vidrio había sido incrustado en medio de la colisión. Los rescatistas que llegaron a la escena no podían creer a Alina cuando dijo que estaba bien después del extraño accidente y la llevaron a un hospital para que la examinaran. Un médico revisó sus radiografías una y otra vez, pero no pudo encontrar ningún problema.

El médico confirmó que Alina estaba ilesa.

Cortesía de Alina Zhang. La radiografía de Alina Zhang después del incidente.

Después de salir del hospital, tuvo que ir a la estación de policía. Se disculpó mucho al saber que tantos agentes fueron enviados a la escena del accidente y que todos los pasajeros del tren que iban al trabajo se retrasaron. La policía, sin embargo, dijo que lo principal era que no hubo víctimas, y se alegraron de ver que ella estaba bien. Ella pagó una multa de aproximadamente 107 dólares en la estación de policía, y el caso fue cerrado.

Después de que el auto de Alina fue remolcado por la compañía de seguros, se veía totalmente diferente desde el momento de la colisión, aunque no se tomaron fotos para mostrar esta comparación.

Cortesía de Alina Zhang. Auto de Alina Zhang mientras estaba en las vías del tren antes de ser remolcado.

“No se pudo abrir ninguna de las puertas, el parabrisas y las ventanas del lado derecho, que estaban bien en el lugar del accidente, se rompieron y el marco se rompió”.

“Creo que este era el estado en el que se suponía que debía estar mi auto cuando ocurrió el accidente”.

Además, el asiento trasero y el maletero del auto estaban llenos de cajas de cerámica, pero no se rompió ni una sola pieza en la colisión, lo que es un milagro en sí mismo.

“Un amigo mío me dijo: ‘¿Sabes que hay un enorme bloque de metal frente a los trenes polacos? Ese bloque te golpeó entre la puerta delantera y la trasera del lado del conductor. Si hubiera golpeado un milisegundo antes, habría sido tu cabeza la que se rompía”.

Al recordar el incidente, Alina dice que no sintió el impacto ni escuchó ningún sonido a pesar de haber sido empujada por el tren durante 400 metros.

“El poder todopoderoso de la Ley Buda se manifestó en silencio en este instante y me salvó”.

Cortesía de Alina Zhang. Participando en un llamado pacífico para informar al público sobre la persecución de Falun Gong por parte de la dictadura china. 23 de julio del 2012.

Alina es una practicante de Falun Dafa y cree en la “Ley Buda”. Ella se apega a los principios de la disciplina espiritual de “Verdad-Benevolencia-Tolerancia” en su vida diaria y debe su milagrosa supervivencia a su práctica.

“Agradecí al Maestro y a la inmensa gracia de Buda, y todo lo que pude decir fue, ‘¡Falun Dafa es bueno!'”.

Este increíble relato fue presentado en el canal de YouTube Edge of Wonder, junto con otros cuatro “Milagros Innegables”. Para ver el episodio, mira el vídeo de abajo:

La impresionante transformación de una chica acosada

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS