Miles de empresas chinas de chips quiebran en 2022 tras las sanciones de EE.UU.

Por Alex Wu
20 de Febrero de 2023 4:58 PM Actualizado: 20 de Febrero de 2023 4:58 PM

Hasta 5746 empresas chinas de chips cerraron en 2022, mucho más que el año anterior. Los expertos creen que las sanciones de EE.UU. y la recesión económica de China han provocado quiebras masivas y que sería difícil que la industria de chips de China se recupere.

El medio chino Titanium Media App informó el 16 de febrero que, según la firma china de análisis de datos, Qichacha, un total de 5746 empresas relacionadas con chips en China cerraron el año pasado, un fuerte aumento del 68 por ciento ante las 3420 que cerraron en 2021. De media, unas 15 empresas de chips cerraron cada día.

Circuitos de componentes de chips de smartphones son manipulados por un trabajador en la fábrica de Oppo, en Dongguan, el 8 de mayo de 2017. (NICOLAS ASFOURI/AFP vía Getty Images)

Según un análisis publicado el 17 de febrero por Chip Language, un sitio web que se enfoca en la industria de los semiconductores en China, las razones de los cierres incluyen operadores sin experiencia que se unieron al negocio de los semiconductores a toda prisa y, una vez que encontraron que no era rentable, cerraron sus empresas. Los controles de exportación de Estados Unidos sobre semiconductores chinos también tuvieron un impacto significativo en el desempeño y la confianza de las empresas chinas de chips.

Yangtze Memory, líder chino en la fabricación de memorias flash, redujo su volumen de producción y planeó despedir al 10 por ciento de sus empleados dos meses después de ser incluida en la “lista de entidades” de control de exportaciones de Washington el pasado diciembre. También se ha suspendido su plan de construir una nueva fábrica en Wuhan.

EE.UU. refuerza el control de exportaciones

Liu Pei-chen, director de la Base de Datos de Economía Industrial del Instituto de Investigación Económica de Taiwán, le dijo a The Epoch Times el 18 de febrero que la primera razón de la quiebra a gran escala de las empresas chinas de chips es la guerra tecnológica entre Estados Unidos y China. Los diversos controles de exportación de Estados Unidos sobre los semiconductores de China continuaron reforzándose el año pasado. Incluso si las empresas chinas tienen subsidios del gobierno, sus operaciones generales se verán abocadas al cierre.

El Partido Comunista Chino (PCCh) se ha involucrado en el robo de tecnología durante muchos años. El 9 de agosto de 2022, el presidente de EE.UU., Joe Biden, firmó oficialmente la Ley CHIPS y Ciencia de 2022. Además de promover el desarrollo de la industria nacional de semiconductores, estipula que las empresas de chips que han recibido subsidios del gobierno de EE.UU. no pueden invertir en la industria de semiconductores en China.

Trabajadores que producen chips LED en una fábrica de la ciudad de Huaian, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 16 de junio de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

El 7 de octubre de 2022, el Departamento de Comercio de EE.UU. anunció una serie de medidas de control de exportación de chips, que incluyen que las empresas estadounidenses no pueden exportar chips avanzados y equipos de fabricación relacionados a China a menos que obtengan un permiso del gobierno; los chips fabricados en otros países con tecnología estadounidense también están sujetos a esta regulación. Además, el personal técnico estadounidense tiene prohibido desarrollar y producir chips avanzados en China.

Liu le dijo a The Epoch Times que la relación entre Estados Unidos y China sigue siendo relativamente tensa y que el control de Estados Unidos sobre los semiconductores de China seguirá aumentando en el futuro. Otros países también se enfrentan al problema de elegir bando entre Estados Unidos y China. Si las empresas chinas de chips quieren encontrar algunos recursos en el extranjero, ya sea cooperación en talento o tecnología, se enfrentarán a dificultades.

Henry Wu, un economista de Taiwán, le dijo a The Epoch Times el 18 de febrero que debido a que todas las tecnologías clave de los chips están fuera de China continental, China aún no ha establecido su propio sistema industrial para producirlos.

Wu dijo que el proceso de producción de toda la industria de semiconductores se divide en muchas etapas, cada etapa tiene un país diferente que tiene una ventaja de liderazgo, pero nadie puede liderar todo el proceso, excepto las empresas estadounidenses. No hay forma de que China supere esta situación.

“Bajo esta situación competitiva, China debe cooperar con Estados Unidos para mejorar las relaciones chino-estadounidenses antes de que sea posible desarrollar su industria de semiconductores. Pero Xi Jinping ahora está luchando contra Estados Unidos y quiere competir por el dominio mundial, por lo que, por supuesto, Estados Unidos está bloqueando a las empresas chinas en el desarrollo de semiconductores”, dijo.

Caída económica

Liu dijo que la segunda razón de las quiebras masivas en la industria de chips de China es la recesión de la economía de China.

“El año pasado, China continuó implementando controles ‘cero-COVID’, incluidos los bloqueos. Además de afectar el lado de la producción, lo que es más importante, tuvo un gran efecto negativo en el lado de la demanda, incluidos los dispositivos electrónicos de consumo para PC y los teléfonos inteligentes. El desempeño económico general del año pasado fue relativamente pobre, por lo que vimos que la tasa de crecimiento económico de China el año pasado fue de solo alrededor del 3 por ciento”.

Ning Haiphong y Luo Ya contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.