Miles de personas protestan por el largo confinamiento en uno de los focos de infección de China

Por ALEX WU
17 de Febrero de 2021
Actualizado: 17 de Febrero de 2021

El distrito de Gaocheng de la ciudad de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei, es uno de los focos del último resurgimiento del COVID-19 en China. El distrito, de unos 800,000 habitantes, ha estado bajo confinamiento total desde principios de enero, a pesar de que las autoridades han reducido recientemente el nivel de riesgo de la enfermedad a bajo.

Miles de residentes de la comunidad residencial Hengda Oasis del distrito protestaron esta semana contra el confinamiento y se enfrentaron a los trabajadores del gobierno local. Mientras tanto, los habitantes de la cercana ciudad de Nangong, otro foco, están mentalmente perturbados tras permanecer encerrados durante un largo periodo. Se reporta que uno de ellos se ha suicidado. El gobierno de Hebei anunció que el confinamiento masivo continuará en los próximos días.

El 7 de febrero estallaron conflictos entre los residentes y los funcionarios del gobierno. Los propietarios acusaron al gobierno de inacción. Las tensiones se intensificaron y, finalmente, estalló un enfrentamiento, según los residentes locales.

El Sr. Li, que es propietario y vive en uno de los apartamentos del complejo, dijo a The Epoch Times que algunas personas del gobierno visitaron la comunidad ese día y dejaron que los residentes expresaran sus opiniones. Miles de personas de toda la comunidad bajaron y pidieron que se levantaran las rígidas políticas de confinamiento.

Según el Sr. Li, hay unos 15 edificios en su comunidad, con un total de unos 10,000 residentes.

Dijo que el personal del gobierno, que no llevaba uniforme, entró en la comunidad residencial sin presentar permisos de trabajo. Cuando los guardias de seguridad intentaron pedirles que se identificaran y que explicaran por qué entraban, “quizá hubo algunas palabras acaloradas”. Y entonces se produjo un enfrentamiento”, dijo.

El Sr. Li dijo que no sabía de ningún herido en el enfrentamiento, pero que la escena era caótica. El conflicto comenzó alrededor de las 3 de la tarde y terminó alrededor de las 6 de la tarde.

El Epoch Times ha obtenido un video del enfrentamiento.

El Sr. Li dijo que el 5 de enero, después de volver a casa del trabajo, descubrió que las autoridades habían decretado un encierro y que ya no podía salir de su casa. Espera que el confinamiento se levante pronto para poder ir a trabajar y ganarse la vida. Añade que las verduras son cada vez más caras.

“La cuestión principal es que hay que vivir y no se puede ganar dinero. Hay gente que tiene que mantener a su familia y tiene que pagar hipotecas y préstamos para el auto. La gente se está volviendo loca. Acabo de oír que algunas personas de nuestra comunidad ya han perdido su trabajo [debido al cierre], llorando en casa”.

El 14 de febrero, las autoridades anunciaron que se había confirmado un caso de COVID-19 en el pueblo de Xiaoguozhuang, en el distrito de Gaocheng. Los habitantes del distrito de Gaocheng tuvieron que someterse a otra ronda de pruebas de ácido nucleico, como medida para detectar todas las infecciones. Además, todas las comunidades y aldeas fueron sometidas a un confinamiento total.

The Epoch Times obtuvo un video en el que se ve al personal con ropa de protección en el lugar del cierre del distrito de Gaocheng.


El Sr. Li dijo que todos los residentes de su comunidad ya se habían sometido a las pruebas de ácido nucleico 13 veces, tal y como exigían las autoridades. “Después de hacer las pruebas de ácido nucleico tantas veces, mi garganta ha sido pinchada hasta el punto de tener una inflamación”, dijo. En China, se suelen tomar muestras de la garganta para realizar las pruebas de COVID-19.

Mientras tanto, el 15 de febrero, en la cercana ciudad de Nangong, se completó la undécima ronda de pruebas de ácido nucleico para todos los residentes. Aunque las autoridades designaron la ciudad como zona de bajo riesgo de propagación de la enfermedad el 8 de febrero, los residentes seguían encerrados en casa. Tras pasar las vacaciones del Año Nuevo chino aislados, muchos residentes sentían una fuerte presión mental y estaban al borde del colapso, según un residente local.

Un posteo en las redes sociales de un residente de Nangong en la que describe sus dificultades bajo el bloqueo. (Captura de pantalla vía Weibo)

El Sr. Wang, de Nangong, dijo a The Epoch Times que el 10 de febrero, dos días antes del Año Nuevo chino, un hombre de 60 años de la comunidad de Nanguan, en Nangong, se ahorcó. Las autoridades no revelaron las circunstancias concretas, pero los lugareños especularon que no podía soportar más la vida en aislamiento y decidió poner fin a su vida.

El confinamiento total en Nangong comenzó a principios de enero.

Wang dijo que la gente se estaba angustiando por el largo aislamiento. “Creo que estoy a punto de deprimirme. La gente se asfixia y se vuelve loca. Nadie nos dice cuándo podremos salir del encierro”.

Con información de Gu Xiaohua, Ling Yun y Hu Yuanzhen.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS