Miles de practicantes de Falun Gong marchan en Manhattan para mostrar esperanza y resiliencia

Por Eva Fu
13 de Mayo de 2021
Actualizado: 13 de Mayo de 2021

NUEVA YORK–Nada llama más la atención que los soleados tonos dorados que iluminan la Gran Manzana.

El 13 de mayo, conmemorando el Día Mundial de Falun Dafa y el 29 aniversario desde que la disciplina espiritual de Falun Gong llegó por primera vez al público, 2500 practicantes de la disciplina vistiendo camisetas de color amarillo brillante marcharon en Manhattan, una escena poco común desde que la pandemia llegó a principios del año pasado.

“Es como un dragón dorado atravesando el corazón de Nueva York”, dijo el practicante de Falun Gong, Michael Fitzgerald, quien se sentó a observar cómo se desarrollaba el desfile desde el jardín Katharine Hepburn.

Para los participantes, muchos de ellos sobrevivientes de una sangrienta represión en la china comunista, la reunión fue una oportunidad para celebrar décadas de perseverancia y para pedir una mayor conciencia de la sociedad internacional. Defender las creencias que los han sostenido, dijeron, es crucial no solo para su fe, sino para la humanidad en su conjunto.

“Defendiendo la moralidad y la humanidad, solo entonces la gente tendrá esperanza… y nuestra sociedad se estabilizará”, dijo la practicante de Falun Gong, Li Meifang.

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en Nueva York para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa y protestar contra la persecución al grupo en China por parte del Partido Comunista Chino (PCCh), el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)

Falun Gong, una disciplina de meditación introducida por primera vez en el norte de China en 1992, presenta enseñanzas basadas en tres principios básicos, verdad, benevolencia y tolerancia, junto con una serie de ejercicios lentos destinados a mejorar la salud física y mental.

Entre 70 y 100 millones de personas habían adoptado la práctica en 1999, cuando el régimen ateo chino se estremeció por la popularidad tan inmensa de la disciplina y la consideró una amenaza para su gobierno. A partir de julio de ese año, millones han sido encarcelados o llevados a otros centros de detención, donde han sido castigados con torturas y trabajo esclavo, y se les ha asesinado tras extraerles sus órganos, por el solo hecho de persistir en su fe.

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en Nueva York para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa y protestar contra la persecución al grupo en China por parte del Partido Comunista Chino (PCCh), el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)

“Lo han intentado todo”

“Querían que nos ‘transformáramos’. ¿Transformarnos en qué?”, dijo Li, refiriéndose a una táctica del régimen llamada “transformación a través de la educación“. Esto a menudo implica que los practicantes sean torturados y forzados a ver vídeos de propaganda difamatoria y escribir declaraciones de arrepentimiento prometiendo nunca volver a practicar Falun Gong.

“Si nos volvemos contra la verdad, la compasión y la tolerancia, nos volvemos contra la humanidad, nos volvemos contra lo que es recto, entonces nos volvemos malvados”, dijo. “Esto es completamente inaceptable”.

Los transeúntes ven un desfile de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, en Nueva York, el 13 de mayo de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Las lágrimas mojaron sus mejillas cuando comenzó a recordar los años agotadores en los que fue perseguida.

“Drogas tóxicas, cárceles, grilletes, lo han usado todo”, dijo.

Li, que ahora tiene 71 años, estuvo cerca de 15 años en China detenida o escondida hasta que huyó a Nueva York en 2014. Experimentó al menos una docena de arrestos.

En un campo de trabajo, los guardias la alimentaron a la fuerza con dos ollas de un líquido desconocido que la hizo perder la conciencia de todo.

Dijo que quedo sumamente aturdida y atontada después de la alimentación forzada. Una vez memorizó el prefacio de “Zhuan Falun”, la principal enseñanza de la Falun Gong. Pero después que la obligaron a ingerir la droga, lo máximo que pudo recordar fueron las dos primeras oraciones del texto, dijo.

“Mi casa fue allanada de tal manera que sólo dejaron algunos bancos”.

Para esquivar las incesantes amenazas policiales, Li abandonó más tarde su ciudad natal, Chenzhou, en la provincia de Hunan, en el sur del país. Los agentes, en intentando localizarla, encerraron a su hijo y a su hija, que estaban en la escuela primaria y secundaria respectivamente, en un centro de detención durante un día para obligarla a dar a conocer su paradero. A los niños no se les dio comida ni agua durante un día y solo se les soltó alrededor de las 2 de la madrugada.

Mientras caminaba por la calle, la niña fue apuñalada una vez por alguien que Li considera que era un agente comunista. El médico contó al menos 13 heridas. Una de las heridas, ubicada entre el pulgar y el índice, cortó tan profundamente la carne que el hueso sobresalió.

Sin embargo, a pesar de todos los recuerdos oscuros, Li y sus hijos persistieron. En un momento durante la custodia, los guardias llevaron a los niños frente a ella, diciéndole que podrían ser expulsados de la escuela si ella se negaba a “transformarse”.

Independientemente de las amenazas que hicieron los guardias, recordó haberles dicho a los niños que “no tuvieran miedo”. “El amanecer eventualmente romperá después de la oscuridad”, dijo, poco antes de que la policía los separara.

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Colores de esperanza

Sin embargo, a pesar de las fotos en las pancartas que denunciaban las torturas en China llevadas a cabo el partido comunista, aparecían los brillantes colores amarillo y azul del desfile proyectando un mensaje de esperanza.

“Para las personas que están muy desesperadas en la ciudad, que sienten que no saben qué hacer debido a la pandemia… esta es una oportunidad para muchos de ellos, lo que han estado esperando: recibir un volante o una flor, o simplemente leer un letrero, y saber que tienen esperanza”, dijo Fitzgerald.

Tanto el amarillo como el azul ocupan un lugar destacado en la cultura tradicional china. Para Fizgerald, el amarillo dorado tiene el significado de la primavera y el renacimiento, mientras que el azul, dijo su esposa Katie, recuerda la paz, como el agua tranquila.

En agosto pasado, la pareja se mudó a Nueva York con sus cuatro hijos, que tienen entre dos y ocho años, cuando Michael consiguió una oferta de trabajo en el norte del estado. Katie también es practicante a Falun Gong, y para la ocasión los trajes de toda la familia tenían los dos colores.

Katie, quien ha estado educando a los niños a tiempo completo en su hogar, dijo que las enseñanzas de la Falun Gong trajeron armonía a su familia y la sabiduría para resolver los conflictos con los niños casi a diario.

Dijo que su yo actual es muy diferente a su yo de hace 11 años, antes de que comenzara la disciplina. Ha ganado desde entonces tranquilidad, salud, bienestar y mucho más.

“Estamos ocupados, pero cada momento del día está lleno de propósito”, dijo. “Somos los más ricos, muy afortunados”, sonrió, mientras acariciaba suavemente el cabello de la niña más joven, que se movía en su regazo.

Su esposo la interrumpió para señalar a cuatro o cinco personas con chaquetas amarillas y azul marino que se quedaron atrás después del desfile, recogiendo silenciosamente la basura en una bolsa de plástico.

“¿No es increíble? ¿Qué otros grupos que se manifiestan están haciendo eso?” Dijo él. “Es tan bueno, tan bueno”.

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)
Los transeúntes ven un desfile de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, en Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)
Los oficiales de policía leyeron sobre Falun Dafa en un desfile de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, en Nueva York, el 13 de mayo de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)
Los transeúntes ven un desfile de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, en Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en la ciudad de Nueva York, el 13 de mayo de 2021. (Larry Dai/The Epoch Times)

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS