“Mis bigotes tumban gobiernos” ironiza Maduro tras ser acusado por 7 países de desestabilizador

Por Julian Bertone
10 de Octubre de 2019 Actualizado: 10 de Octubre de 2019

Siete países latinoamericanos emitieron este martes un comunicado conjunto en el que manifestaron su “firme respaldo” al presidente de Ecuador  Lenín Moreno y responsabilizaron a Maduro de querer “desestabilizar la región”. El dictador chavista solo se rió de las acusaciones.

“Ayer salió el presidente Lenín Moreno a decir que lo que está pasando allá es culpa mía, y que muevo mis bigotes y tumbo Gobiernos, así dice Lenín Moreno, yo estoy pensando qué próximo Gobierno puedo tumbar con los bigotes”, dijo Maduro en un acto oficial televisado por VTV.

“Yo no soy Superman, yo soy superbigote”, bromeó.

El comunicado emitido por los países latinoamericanos el 8 de octubre dice: 

“Ante los sucesos de alteración del orden público ocurridos en los últimos días en la hermana República del Ecuador, los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala, Paraguay y Perú manifiestan su rotundo rechazo a todo intento desestabilizador de los regímenes democráticos legítimamente constituidos y expresan su firme respaldo a las acciones emprendidas por el presidente Lenin Moreno para recuperar la paz, la institucionalidad y el orden, utilizando los instrumentos que le otorgan la Constitución y la ley, como lo ha venido haciendo”

Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios en Quito el 9 de octubre de 2019, en el segundo día de violentas protestas por la subida del precio del combustible ordenada por el gobierno para obtener un préstamo del FMI. (Foto de RODRIGO BUENDIA/AFP vía Getty Images)

Además acusan al dictador venezolano de “acciones encaminadas a desestabilizar nuestra democracia” y dejan en claro su oposición hacia todos los que lo apoyan y “buscan extender los lineamientos” de su régimen socialista.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, hoy vuelve a encontrarse en Quito luego de trasladar la sede del Gobierno a Guayaquil la semana pasada durante las fuertes protestas y disturbios que se desataron a partir de la eliminación de los subsidios al diésel y la gasolina, entre otras medidas económicas implementadas en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la sucesión de acontecimientos a partir de las manifestaciones iniciadas por el sector transportista y a las que luego se sumaron organizaciones sociales, indígenas y estudiantes universitarios para rechazar lo que tildan de “paquetazo”, Moreno culpó de las protestas a su antecesor, Rafael Correa, y lo acusó de intentar un “golpe de estado”.

También señaló que se trataba de una acción conjunta entre miembros del antiguo gobierno de Correa y la participación de Nicolás Maduro, buscando trazar un plan de desestabilización cometido por “individuos externos pagados y organizados”.

“El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización”, dijo Moreno en un anuncio nacional por radio y televisión.

En respuesta, Maduro dijo a Moreno que estaba “totalmente desubicado” y “rodeado de asesores que le dicen: ‘no, usted es muy bello Presidente, usted lo está haciendo muy bien, siga adelante, que usted es valiente, Presidente’”.

La población local se sienta en la calle durante el apagón masivo que paralizó a Venezuela durante seis días, en Maracaibo, en el estado de Zulia, el 13 de marzo de 2019. Foto de JUAN BARRETO/AFP/Getty Images.

Mientras tanto, en Venezuela las políticas de izquierda y la corrupción generalizada fomentada por el chavismo convirtieron a la que podría haber sido una de las naciones más prósperas de Latinoamérica en un desastre socialista acosado por la crisis en todos los niveles.

En un informe reciente, la ONU destacó a Venezuela como uno de los países más afectados por el hambre, explicando que las causas residen en aspectos negativos como la recesión económica; la inflación, que alcanzó un valor de aproximadamente 10.000.000%; y la caída en el crecimiento del PBI real, que pasó de ser -3,9% en 2014 a un estimado de -25% en 2018. 

A pesar de todo, Maduro se niega a abandonar el nuevo mandato (2019-2025) que asumió el 10 de enero en elecciones no reconocidas por la Asamblea Nacional venezolana de mayoría opositora, ni por Estados Unidos y más de 50 países de América Latina y Europa, que lo tratan de usurpador.

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS