Misioneros norteamericanos pasan su segunda semana como rehenes en un Haití “donde reina la anarquía”

Por Beth Brelje
29 de Octubre de 2021
Actualizado: 30 de Octubre de 2021

El jueves se cumplieron 13 días en que un misionero canadiense y 16 ciudadanos estadounidenses fueron retenidos por secuestradores haitianos a cambio de 17 millones de dólares. Los secuestradores amenazan con matar a los rehenes a menos que obtengan un millón de dólares por persona.

Los rehenes se encontraban en Haití para trabajar para la organización Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, pero fueron secuestrados el 16 de octubre durante un viaje de visita a un orfanato apoyado por la organización.

El grupo está formado por seis hombres y seis mujeres de edades comprendidas entre los 18 y los 48 años, además de cinco niños de 8 meses, 3 años, 6 años, 13 años y 15 años.

Antes del secuestro, su trabajo en Haití incluía el apoyo a miles de escolares necesitados, la distribución de Biblias y literatura cristiana, el suministro de medicamentos para numerosas clínicas, la enseñanza a los pastores haitianos y el suministro de alimentos para los ancianos y las personas vulnerables.

En los últimos meses, ellos participaron activamente en la coordinación de un proyecto de reconstrucción para quienes perdieron sus hogares en el terremoto de agosto de 2021, según Christian Aid Ministries, que actualiza periódicamente la situación en su página web.

El sitio web también tiene frecuentes peticiones de oraciones para que los rehenes resistan y demuestren un amor semejante al de Cristo, así como por los líderes del gobierno que trabajan para liberar a los rehenes y específicamente por los secuestradores mismos, para que experimenten el amor de Jesús.

Estas familias proceden de comunidades amish, menonitas y otras comunidades anabaptistas de Wisconsin, Ohio, Michigan, Tennessee, Pensilvania, Oregón y Ontario, Canadá.

Christian Aid Ministries invitó a los creyentes de todo el mundo a unirse a ellos el miércoles en un día de oración y ayuno y a ser conscientes de que sus trabajadores no son las únicas víctimas.

 

Unas personas pasan con una moto por delante de un coche de policía tras la convocatoria de una huelga general lanzada por varias asociaciones profesionales y empresas de Haiti, para denunciar la inseguridad en Puerto Príncipe el 18 de octubre de 2021. (Richard Pierrin/AFP vía Getty Images)

Según el blog, en Haití se produjeron 600 secuestros de enero a septiembre de 2021, un aumento frente a los 231 secuestros del mismo período del año pasado. Esto alentó a todos a rezar por otros rehenes y por aquellos que se están recuperando de la experiencia de haber sido secuestrados.

“De vez en cuando nos preguntan por qué nuestros trabajadores están en Haití. ¿Por qué viajar a lugares peligrosos? ¿Por qué no dejar que estos países se ocupen de sus propios problemas?”, dice el blog respondiendo que su fe les llama a involucrarse.

“Vivimos en un mundo muy destrozado. Un mundo de relaciones rotas, confianza rota y sistemas políticos rotos. Es un mundo de soledad, miedo y violencia. Entonces Jesús vino no solo para que los hombres pudieran ir al cielo cuando murieran, sino también para mostrar el tipo de mundo que Dios quiere aquí en la tierra. Dios desea un mundo en el que se alimente a los hambrientos, se cuide a los huérfanos abandonados y se atienda a los refugiados solitarios. Jesús vino a redimir este mundo roto y ha llamado a su iglesia a trabajar con él”.

Ellos señalan que como misioneros, normalmente pueden regresar a un estilo de vida cómodo en Estados Unidos, pero muchos en Haití no pueden encontrar comodidad.

“En su actual situación sin ley, donde reina la anarquía, los haitianos viven bajo un miedo constante. No tienen forma de escapar. Para muchos, cada viaje al mercado se ve ensombrecido por la continua amenaza de la violencia. Mientras seguimos rezando fervientemente por nuestro personal estadounidense, también animamos a rezar fervientemente por el pueblo haitiano”.

Christian Aid Ministries coordinó un proyecto de reconstrucción en las zonas devastadas por el terremoto de agosto de 2021. (Cortesía: Christian Aid Ministries)

Millones de haitianos se enfrentan a grandes dificultades debido a los continuos problemas políticos que se han intensificado en los últimos días, dijo Christian Aid Ministries en un comunicado de prensa el miércoles.

“Haití se encuentra en un estado de anarquía sin un gobierno activo. Las bandas están a cargo de muchas zonas y controlan el combustible y las mercancías en los puertos marítimos”, dice el comunicado.

“En muchas zonas no hay combustible y donde lo hay cuesta una cantidad exorbitante. La mayoría de la gente se queda cerca de casa porque viajar es demasiado peligroso. El miedo abunda en todas partes. Recen para que Dios traiga paz y estabilidad en medio de este miedo y caos”.

El Departamento de Estado de EE.UU. da a Haití su más alta advertencia de viaje, “no viajar”, y dice que el secuestro es generalizado y que entre las víctimas regularmente hay ciudadanos estadounidenses. Los secuestradores pueden utilizar una planificación sofisticada y los casos de secuestro a menudo implican negociaciones de rescate. También señala que durante los secuestros las víctimas estadounidenses han sufrido daños físicos.

Los delitos violentos, como el robo a mano armada y el robo de coches, son habituales.

A veces los delincuentes siguen a los viajeros y les roban y atacan con violencia poco después de salir del aeropuerto internacional de Puerto Príncipe. Las protestas, las manifestaciones, la quema de neumáticos y los bloqueos de carreteras son frecuentes, imprevisibles y pueden volverse también violentos.

En Haití reina el caos y la anarquía. (Cortesía: Christian Aid Ministries)

Según el Departamento de Estado de EE. UU., la capacidad del gobierno estadounidense para prestar servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Haití es extremadamente limitada y la policía local carece en general de los recursos necesarios para responder eficazmente a los incidentes delictivos graves.

En una sesión informativa para la prensa a finales de la semana pasada, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que el departamento ha enviado personal y recursos adicionales para apoyar los esfuerzos para poner a salvo a estos ciudadanos estadounidenses.

“Nuestro equipo de la embajada está en contacto frecuente con las autoridades haitianas al más alto nivel. Eso incluye a los del gobierno haitiano y la Policía Nacional de Haití”, dijo Price.

“Nosotros estamos en contacto con Christian Aid Ministries, el gobierno canadiense, así como con los familiares de las víctimas, y seguiremos trabajando con ellos. Seguiremos trabajando con nuestros socios interinstitucionales en lo que es en gran medida un asunto en curso y una investigación en curso”, añadió el portavoz.

“Cuando se trata de estos asuntos en general, es mejor que no detallemos los pasos que estamos dando. Nuestro enfoque, nuestro único enfoque ahora mismo es poner a estas personas a salvo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS