Un misterio antiguo: en busca de la tumba perdida de Marco Antonio y Cleopatra

28 de Junio de 2015 Actualizado: 29 de Junio de 2015

Marco Antonio y Cleopatra se encuentran entre las parejas más famosas de amantes del mundo antiguo. Tras su derrota en la batalla de Actium, en el 31 a. C, tomaron su refugio final para protegerse del victorioso Octavio, fue Egipto, donde Cleopatra aún era reina. En el año 30 a. C., Egipto fue invadido, y después de la batalla de Alejandría, los dos amantes perdieron la vida, bajo circunstancias que la mayoría de los historiadores consideran como suicidio (aunque algunos sostienen que fue asesinato).

Sin embargo, parece que ni la muerte no pudo separarlos, ya que según algunas fuentes históricas fueron enterrados juntos para su eterno descanso. La ubicación de su tumba, no obstante, nunca ha sido descubierta. Es un misterio histórico que ha perdurado durante ya casi más de dos milenios.

La muerte de Marco Antonio

“La muerte de Antonio”, por Jean Germain Drouais, siglo XVIII. (Wikimedia Commons)
“La muerte de Antonio”, por Jean Germain Drouais, siglo XVIII. (Wikimedia Commons)

En la obra de Suetonio “La vida de los Césares: Augusto”, el escritor romano (70-130 d. C.) afirma que Octavio obligó a Marco Antonio a suicidarse cuando este “intentó pactar un acuerdo en la hora undécima”. Plutarco, el historiador griego (45-120 d. C.) ofrece una versión alternativa de la muerte de Marco Antonio en “Vidas paralelas: Marco Antonio”. Plutarco afirma que se suicidó al enterarse de falsos rumores de que Cleopatra había muerto. Tras la muerte de Marco Antonio, Octavio estaba ansioso por capturar viva a Cleopatra, ya que “pensaba que se sumaría a la gran gloria de su triunfo si pudiera exhibirla en el desfile”.

La muerte de Cleopatra

Según Plutarco, Cleopatra prefería morir en Egipto antes que ser llevada viva a Roma, ya que no podía soportar la idea de separarse de Marco Antonio. Plutarco refiere parte de su discurso justo antes de suicidarse: “Ya que en vida nada podía separarnos el uno del otro, en la muerte es probable que cambiemos de lugar; tú, el romano, serás enterrado aquí, mientras que yo, la desventurada mujer, yacerá en Italia, y será solo ese pedazo de tierra lo que poseeré de tu patria”.

“La muerte de Cleopatra”, por Reginald Arthur 1892, se dice que Cleopatra usó una serpiente para envenenarse a sí misma. (Wikimedia Commons)
“La muerte de Cleopatra”, por Reginald Arthur 1892, se dice que Cleopatra usó una serpiente para envenenarse a sí misma. (Wikimedia Commons)

El historiador romano Cassius Dio (155-235 d. C.) sin embargo, asegura que Cleopatra fue vista desfilando como cautiva por las calles de Roma en un “destino peor que mil muertes”, y que esta fue la razón por la que ella decidió suicidarse.

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con que Cleopatra se suicidó. Otra teoría bastante popular es que Cleopatra fue asesinada por Octavio para poder hacerse con el control del Imperio.

Un entierro en unión

A pesar de todo, Octavio permitió supuestamente que Antonio y Cleopatra fueran enterrados juntos. Según Cassius Dio, “ambos fueron embalsamados de la misma manera y enterrados en la misma tumba”.

En la crónica de Suetonius, “Octavio permitió a ambos el honor de ser sepultados en la misma tumba, dando órdenes de que el mausoleo que habían iniciado debía finalizarse”. Plutarco añade que Octavio admiraba “el noble espíritu” de Cleopatra, permitiendo por tanto que fuese enterrada con Antonio “de forma espléndida y suntuosa”.

La tumba perdida

Es posible que la tumba no fuera construida como un gran mausoleo, por considerar que en el futuro podría ser utilizada como un punto de reunión en contra de Octavio. Por eso, la tumba pudo haber sido considerada insignificante, por lo cual ni su localización ni una descripción de la misma quedaron registradas para la posteridad.

A pesar de la escasa información sobre la tumba de Antonio y Cleopatra, ha permanecido como parte de su historia. A través de los siglos, la gente ha imaginado qué aspecto habría tenido esta tumba. Por ejemplo, un manuscrito francés del siglo XV contiene una pintura de la tumba de Antonio y Cleopatra. En línea con fuentes antiguas, los dos amantes aparecen enterrados juntos. Sin embargo, de forma bastante anacrónica, la tumba está representada en un estilo gótico europeo.

La búsqueda

A pesar de todo este interés, no se han realizado muchos progresos en la búsqueda de esta misteriosa tumba. Algunos han especulado que Cleopatra fue enterrada en su palacio, donde se suicidó. Este palacio está ahora en el fondo del mar, y los restos de los dos amantes no habrían sobrevivido si este fuera el caso.

En 2009, el arqueólogo egipcio y ex Ministro de Antigüedades, Zahi Hawass, anunció que la tumba de Antonio y Cleopatra podría haber sido descubierta. El supuesto hallazgo es un templo de Osiris conocido como Taposiris Magna (construido durante el reinado de Ptolomeo II), y ubicado al oeste de Alejandría.

La especulación de que este podría ser el lugar del enterramiento de Antonio y Cleopatra, se basa en el descubrimiento de un busto deteriorado de Cleopatra, 22 monedas que llevan su imagen, y una máscara supuestamente perteneciente a Antonio. Además, se descubrieron también 27 tumbas y 10 momias. A pesar de los indicios, se han planteado dudas que esta sea la tumba de la famosa pareja. Por ejemplo, un arqueólogo sugiere que es poco probable que Octavio haya permitido que sus vencidos enemigos sean enterrados en un templo tan prestigioso.

Es probable que se necesite mucho más trabajo antes de que este antiguo misterio pueda ser resuelto de manera satisfactoria.

Reeditado con permiso. Lea el original en Orígenes Antiguos.

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. En “Explorando Enigmas” La Gran Época recoge historias sobre estos extraños fenómenos para estimular la imaginación y abrir previamente a inimaginables posibilidades. ¿Son verdad? Usted decide.

TE RECOMENDAMOS