Mitin “Fin al PCCh” advierte sobre la infiltración y subversión comunista

Por Petr Svab
15 de Agosto de 2022 8:39 AM Actualizado: 15 de Agosto de 2022 8:39 AM

OTISVILLE, N.Y. —El Partido Comunista Chino (PCCh) se ha infiltrado en Estados Unidos de forma alarmante, no sólo para robar secretos económicos y militares, sino también para acrecentar divisiones, engañar, acobardar y engatusar, escucharon los asistentes a un mitin en el sur del estado de Nueva York apodado “Wake Up to the CCP Threat” (Despierta a la amenaza del PCCh).

La resistencia al plan del PCCh para poner a Estados Unidos de rodillas presenta una rara oportunidad de terreno común para que los estadounidenses de diversas tendencias políticas se unan, dijeron los oradores del mitin, instando a la población a correr la voz y a comprometerse cívicamente.

“El PCCh pretende derribar a Estados Unidos en una guerra multidimensional muy amplia”, explicó Sean Lin, exvirólogo del ejército estadounidense y miembro del Comité sobre el Peligro Actual: China.

Siguiendo una doctrina de “guerra sin restricciones”, el régimen del PCCh utiliza cualquier ámbito de acción humana como “campo de batalla”, dijo Lin en el mitin del 13 de agosto. La guerra económica busca “destruir la base industrial estadounidense y “crear dependencias en la cadena de suministro”; la guerra financiera busca persuadir a Wall Street para que traslade sus inversiones a China; la guerra política busca “deslegitimar” el sistema estadounidense de república constitucional y alimentar en Estados Unidos las “teorías racistas maoístas”; la guerra informativa se centra en la propaganda para inculcar una impresión positiva del sistema totalitario del PCCh; la guerra tecnológica pretende capturar la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses; la guerra cibernética busca robar la información personal de los estadounidenses; la guerra química busca envenenar a los estadounidenses fomentando el comercio ilegal de fentanilo, un potente opioide; y la guerra biológica se centra en el armamento de agentes patógenos virales.

Guerra biológica

La última categoría es la que más se ajusta a los conocimientos de Lin. El especialista señaló cómo el PCCh bloqueó y manipuló la investigación sobre los orígenes de la pandemia de COVID-19 que comenzó en Wuhan, China, en 2019, por lo que no hay manera de decir definitivamente cómo comenzó.

“Pero no hay duda de que el PCCh dejó que el virus se extendiera a todo el mundo, dejó que las personas que se infectaron en Wuhan viajaran a todo el mundo mientras a la ciudad de Wuhan la bloquearon”, dijo el virólogo.

En China aún continúan varios tipos de investigación viral de “ganancia de función” y los proyectos de guerra biológica del PCCh siguen desarrollándose. El Ejército Popular de Liberación (EPL) está trabajando ahora en un laboratorio de biocontención de “nivel cuatro” en cooperación con el ejército de Pakistán, añadió.

“No hay ningún instituto de investigación famoso en Pakistán para ninguna enfermedad infecciosa. ¿Por qué el EPL quiere colaborar con el ejército pakistaní para tener un laboratorio P4 allí? Porque la próxima vez, si se produce otro brote, la culpa será de Pakistán, no del PCCh. Esta es su estrategia”.

Lin es partidario de designar al PCCh como una organización criminal transnacional, similar a los cárteles de droga mexicanos.

“Si nuestro enemigo está librando una guerra no convencional contra nosotros, si seguimos pensando que el PCCh es sólo un competidor o un colaborador, perderemos la guerra”, dijo Lin.

Activismo político

La manera de resistir la influencia del PCCh en Estados Unidos es reforzando los valores estadounidenses fundamentales y participando activamente en el ámbito político, dijo el reverendo Bill Pannucci, jefe de la Coalición de Fe y Libertad de Nueva York.

“Ahora tengo dos nietos y lamento el día en que tenga que sentarme con ellos y contarles cómo era Estados Unidos cuando conocíamos la libertad”, dijo Pannucci.

A su vez animó a los estadounidenses no sólo a votar, sino también a considerar la posibilidad de presentarse a un cargo, ya sea un consejo escolar, una junta municipal o una legislatura del condado.

También señaló que los estadounidenses, aunque provienen de orígenes étnicos y culturales variados, encuentran su unidad en la creencia en los valores fundacionales del país, como que “en esta nación, nuestros derechos no llegan a nosotros desde Washington, D.C., o de Albany, nuestros derechos nos llegan de la misma mano de Dios”.

“Cuando una fuerza exterior viene a amenazarnos, ¿qué hacemos? Nos olvidamos de nuestras disputas internas y nos armamos y unimos filas contra ese enemigo exterior”, dijo Pannucci ante una multitud de unas 120 personas que le aclamaron.

Asistentes escuchan los discursos en el mitin “”Wake Up to the CCP Threat” (Despierta a la amenaza del PCCh) en Otisville, Nueva York, el 13 de agosto de 2022. (Edward Dye/The Epoch Times)

La concentración fue organizada en Otisville, Nueva York, por la Asociación China Mount Hope local y el Centro de Servicios Globales para Abandonar el PCCh, con sede en Nueva York.

Robin Imbarrato, de 52 años, vino después de que su padre le hablara de la concentración, para poder seguir informándose sobre el tema.

“El comunismo se está convirtiendo en parte de nuestro mundo, se ha infiltrado aquí, así que por eso he venido, para ver qué es lo que posiblemente puedo hacer para combatirlo”, dijo Imbarrato a The Epoch Times.

Robin Imbarrato después del mitin “Wake Up to the CCP Threat” (Despierta a la amenaza del PCCh) en Otisville, Nueva York, el 13 de agosto de 2022. (Edward Dye/The Epoch Times)

Fue “una gran revelación”, dijo ella cuando llegó la pandemia de COVID-19 y las autoridades estadounidenses siguieron en gran medida el tipo de respuesta establecida por el PCCh, incluyendo el cierre de empresas y los mandatos.

Otro participante, James Snyder, de 32 años, dijo que había venido a “apoyar la causa”.

“No me gusta la forma en que veo los tentáculos del PCCh infiltrándose en nuestros medios de comunicación, en el gobierno y en las redes sociales, en nuestra sociedad en general”, dijo Snyder.

Él comenzó a investigar la influencia del PCCh en Estados Unidos en 2016, después de escuchar al entonces candidato Donald Trump mencionar repetidamente a China en sus discursos de campaña electoral.

“¿Qué es lo que pasa con el Partido Comunista Chino?”, empezó a preguntarse, y con el tiempo fue aprendiendo cada vez más mientras se mantenía “conectado a fuentes de noticias alternativas y se mantenía al margen de las principales fuentes de noticias”.

Autocensura

Snyder se dio cuenta de que los atletas o los conglomerados de entretenimiento se autocensuran para aplacar al PCCh y poder llegar a la audiencia china.

“Me he dado cuenta de estas cosas poco a poco y cuanto más lo noto, se hace más y más difícil de ignorarlo”, dijo en la entrevista.

Para Howard Bellingham, de 37 años, el momento de quiebre llegó el año pasado, cuando vio al exluchador profesional John Cena disculparse con China por llamar a Taiwán un país en un vídeo promocional de la novena entrega de la franquicia Fast and Furious.

“Ese fue el despertar”, dijo Bellingham.

A continuación, empezó a estudiar la influencia económica de China y se dio cuenta de que las empresas estadounidenses están cada vez más comprometidas con el mercado chino.

“[Antes] ellos tenían un interés en la comunidad, les interesaba que la gente fuera a su negocio”.

Pero la proliferación de las compras en línea, en su opinión, alejó a las empresas estadounidenses de su clientela nacional.

“China tiene mil millones de personas, nosotros 330 millones. ¿Qué mercado va a comandar la autoridad de allí?”, indicó a continuación.

Howard Bellingham después del mitin “Wake Up to the CCP Threat” ((Despierta a la amenaza del PCCh)) en Otisville, Nueva York, el 13 de agosto de 2022. (Edward Dye/The Epoch Times)

Para Bellingham fue alentador ver a tantas personas acudir a un evento de este tipo en una ciudad pequeña.

“Es fácil —uno no ve esto en las principales noticias— pensar que uno está solo con uno mismo en cosas como estas”.

“Así que cuando uno viene a un evento como éste y ve a un montón de gente que está aquí por las mismas razones, que piensa lo mismo y que quieren aprender sobre el mismo tema, nos hace saber que uno no está solo, que a las personas les importa, que la comunidad existe, que sólo tenemos que escarbar en la tierra para encontrarla de nuevo”, dijo Bellingham.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.