Un modelo de mujer a seguir: Xiao Yixin, ejemplo de virtud en la cultura tradicional china

Por Robert Jay Watson
28 de Octubre de 2019 Actualizado: 28 de Octubre de 2019

En los 5.000 años de historia china, hay muchas leyendas de mujeres virtuosas que se han transmitido a través de los siglos. Desde poetisas hasta emperatrices, académicas y artistas, las mujeres en la antigua China imperial, fueron ante todo, esposas fieles y madres fuertes.

La historia de una mujer ejemplar llamada Xiao Yixin que vivió durante la dinastía Liao (916-1125 d. C.), ilustra uno de los virtuosos modelos de la tradición china y muestra los valores con los que la gente de hoy se identifica.

Xiao Yixin fue reconocida por preservar y defender los valores tradicionales como mujer. La literatura tradicional china afirma que Xiao Yixin era de ascendencia real, rastreando su linaje desde el mismo Emperador hasta su madre, la princesa Hutu. También fue la esposa del oficial Yelu Nu. A través de sus actos, Xiao Yixin inspiró a otros sobre las virtudes de las mujeres chinas.

Ilustración de la Antigua Cultura China (Crédito: La Gran Época)

Cómo mantener un matrimonio fuerte

Desde que Xiao Yixin se casó con su esposo a la edad de 20 años, ella fue completamente devota y leal a él.

Un día, Xiao Yixin se encontró con un grupo de mujeres que hablaban sobre cómo obtener el afecto de sus maridos. Las mujeres sugirieron que al disipar los espíritus malignos, podrían ganarse el amor de sus esposos.

Sin embargo, Xiao Yixin intervino en la conversación y argumentó que la moral siempre triunfaría sobre la magia, y dijo: “Tales prácticas no son rival alguno para la propiedad y la etiqueta”.

Luego Xiao Yixin pacientemente explicó a las mujeres cómo sería más probable que sus esposos fueran conquistados por una conducta virtuosa en lugar de hechizos. Continuó diciendo “si fortalecemos nuestro carácter y mejoramos nuestra conducta para cumplir con el estándar adecuado y así mismo cuidamos bien a nuestros mayores mostrando respeto y piedad filial“, entonces estarían cumpliendo con su papel.

También agregó “siendo gentiles y bondadosas en la relación con nuestros esposos”, entonces ellos estarán seguros de su estima. Finalmente, concluyó diciendo “siendo generosas y de mente abierta con nuestra generación más joven, viviremos de acuerdo con los principios de propiedad y etiqueta”.

La aguda comprensión de Xiao Yixin del papel tradicional de una mujer, impresionó a las sus jóvenes compañeras de la corte, quienes se sintieron avergonzadas por las tácticas ocultas que habían estado considerando. La mujer digna y recta les recordó: “Si somos capaces de hacer esto, naturalmente ganaremos el amor y el respeto de nuestros esposos. Si, por otro lado, recurrimos a una práctica malvada para ganar a favor, ¿cómo podemos no sentir culpa?”.

Ilustración de la Antigua Cultura China (Crédito: La Gran Época)

Mantenerse leal en tiempos difíciles

Xiao Yixin no solo era conocida por sus profundas declaraciones sobre la virtud, sino también por cómo se mantuvo fiel a su esposo durante los tiempos difíciles.

Una vez, su esposo, Yelu Nu, a pesar de su fiel servicio al Emperador, fue incriminado y acusado falsamente. Su sentencia fue severa: destierro de la corte y una vida difícil de exilio.

Xiao Yixin podría haberse quedado en la corte, ya que ella era de ascendencia imperial y el Emperador la alentó a divorciarse de su esposo. Sin embargo, cuando se enfrentó a esta situación, Xiao Yixin expresó su gratitud al Emperador por tal consideración, señalando también que su deseo de salvarla de una vida de exilio y sufrimiento con su esposo era, de hecho, un acto de gran amabilidad.

Completamente consciente de las dificultades de una vida fuera de la corte, Xiao Yixin muy amablemente le dijo al Emperador: “Considero que la acción mas virtuosa es permanecer a lado de mi esposo, ser marido y mujer significa seguirse el uno al otro, para la vida y la muerte”.

Xiao Yixin también le dijo al Emperador: “Me casé con Yelu Nu cuando era joven, y si dejo a mi esposo cuando enfrenta dificultades en su vida, eso sería contrario a los principios morales básicos. ¿Cómo sería eso diferente del comportamiento de un animal?”.

“Espero que su Majestad muestre misericordia al permitirme acompañar a mi Yelu Nu en el exilio”, agregó. Xiao Yixin mostró que entendía las consecuencias de su decisión, y también dijo: “No me arrepentiré incluso si muero allí. ”

El emperador se conmovió por su virtud y la dejó ir con su esposo. Si bien su vida en el exilio fue pobre y estuvo llena de dificultades, ya que tuvieron que trabajar duro para sobrevivir, Xiao Yixin nunca se alejó del lado de su esposo, demostrando ser tan leal en la muerte como lo había sido en la vida.

Ilustración de la Antigua Cultura China (Crédito: La Gran Época)

Las historias anteriores indican cómo una mujer noble como Xiao Yixin, ejerció un comportamiento fiel y moral a su esposo incluso en las circunstancias más difíciles.

A través de los tiempos, las cosas han cambiado. Sin embargo, los principios de Xiao Yixin todavía pueden servir para recordarnos las virtudes tradicionales de una mujer china.

Un conductor intenta evadir las normas de tránsito, pero alguien se da cuenta e intenta persuadirlo

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS