Modelo que dijo tener pruebas sobre la colusión Trump-Rusia admitió haber mentido para poder salir de la cárcel

Por Ivan Pentchoukov y Zachary Stieber
31 de Enero de 2019 Actualizado: 31 de Enero de 2019

Una modelo europea que afirmaba que tenía pruebas de que la campaña del presidente Donald Trump estuvo asociada a funcionarios rusos durante las elecciones presidenciales de 2016, admitió que inventó la acusación para conseguir su liberación de prisión.

Anastasia Vashukevich, auto-denominada “sex-coach”, pasó meses en la cárcel en Tailandia por organizar seminarios de capacitación sexual en el país.

Mientras estaba en la cárcel concedió múltiples entrevistas durante las que afirmó tener información sucia sobre Trump.

Su reclamo fue transmitido por numerosos medios de comunicación, incluyendo el New York Times, CNN y el Washington Post.

Pero, como todas las otras afirmaciones hasta ahora sobre la colusión entre Trump y Rusia durante las elecciones, resultó ser falsa.

La modelo dijo que no se arrepentía de haber hecho la falsa denuncia.

“Creo que me salvó la vida, ¿cómo puedo arrepentirme?” dijo Vashukevich a CNN el 29 de enero. “Si los periodistas no hubieran venido en ese momento y esa historia no hubiera llegado a los periódicos, tal vez ya estaría muerta”.

Se disculpó ante el oligarca ruso Oleg Deripaska por dañar su reputación en la corte de Moscú, a donde fue deportada y acusada de inducción a la prostitución antes de ser puesta en libertad el 22 de enero. Vashukevich hizo una nueva afirmación de que agentes de seguridad rusos la visitaron y le dijeron que no volviera a hablar de Deripaska.

No se dieron evidencias de su nueva afirmación.

Vashukevich dijo que la incitaron a hacer la afirmación sobre la mugre de Trump porque su tiempo en la prisión tailandesa fue un “infierno” y temía que si pasaba demasiado tiempo allí se suicidaría.

“Es como un éxito de taquilla y estoy dentro”, dijo. “Pero no es una película, es mi vida.”

Exespía británico abogó por el oligarca ruso

El exespía británico Christopher Steele presionó a un alto funcionario del Departamento de Justicia (DOJ), en nombre de Deripaska, antes y durante su trabajo en el polémico expediente de investigación de la oposición que acusaba a la campaña Trump de coludir con Rusia.

Steele abogó repetidamente en nombre del multimillonario ruso en sus comunicaciones con el Subprocurador General Adjunto Bruce Ohr. Steele le pidió a Ohr que monitoreara el estado de la nueva visa estadounidense de Deripaska, le informó que estaba circulando un informe de inteligencia delicado que ponía a Deripaska como independiente del Kremlin, y le envió información en nombre del abogado del oligarca sobre una disputa entre la compañía del multimillonario y Ucrania.

Las comunicaciones plantean más preguntas sobre la objetividad de Steele como fuente de inteligencia, y sobre los motivos de Ohr para mantener contacto con un exespía extranjero sobre un multimillonario ruso, a pesar de haber sido asignado a una línea de trabajo totalmente ajena en el Departamento de Justicia.

La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata pagaron a la empresa de investigación de la oposición Fusion GPS por el trabajo de Steele en el expediente. El documento consta de una serie de fascículos de 35 páginas. Todas las acusaciones han sido desacreditadas o no se han verificado.

Multimillonario ruso Oleg Deripaska, que encabeza el productor de aluminio Rusal, asiste al Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) en San Petersburgo el 1 de junio de 2017. (OLGA MALTSEVA/AFP/Getty Images)

El Washington Examiner fue el primero en publicar extractos de los correos electrónicos relacionados con Deripaska.

Steele mencionó a Deripaska en un correo electrónico el 12 de enero de 2016, cuando el multimillonario estaba solicitando una visa para los Estados Unidos. En diferentes mensajes se hacía referencia a Deripaska como DO y OVD.

“Ayer escuché de Adam WALDMAN que DO está solicitando otra visa oficial de hielo [sic] de EE.UU. para los negocios de APEC a finales de febrero”, escribió Steele.

Deripaska estaba siendo ” animado por los hombres de la Agencia que le dijeron a Adam que la postura del gobierno de Estados Unidos sobre [Deripaska] se está suavizando,” escribió Steele. “Parece que es algo positivo”.

Menos de un mes después, el 8 de febrero de 2016, Steele escribió que “nuestro viejo amigo [Deripaska] aparentemente ha recibido otra visa oficial para venir a Estados Unidos a finales de este mes”.

Steele entonces pidió a Ohr que “supervisara” el estado del caso de la visa del oligarca.

“En lo que a mí respecta, son buenas noticias en general, aunque como antes, sería útil que pudieras controlarlas y avisarme si surge alguna complicación”, escribió Steele.

“En la medida de lo posible, vigilaré la situación”, respondió Ohr.

Dos semanas más tarde, el 21 de febrero de 2016, Steele le dio a Ohr un aviso sobre una reunión interinstitucional relativa a Deripaska de la que esperaba que Ohr formara parte.

Antes de la reunión, Steele dijo que iba a “hacer circular algunos informes sensibles recientes de Orbis” sobre Deripaska, que demostraban que el multimillonario no era una “herramienta” del Kremlin.

“Por lo tanto, consideramos que el próximo contacto [con Deripaska] representa una buena oportunidad para el gobierno de EE.UU.”, concluyó Steele.

Steele fechó la primera entrega del dossier anti-Trump no verificado el 20 de junio. Menos de dos semanas después, el 1 de julio, el exespía mencionó al entonces candidato Donald Trump en un correo electrónico. Días después, Steele se reuniría por primera vez con el FBI para tratar el expediente.

Bruce Ohr (cent.), funcionario del Departamento de Justicia que fue degradado de los puestos de Sub procurador General Adjunto y Director del Grupo de Trabajo para el Control de Drogas de la Delincuencia Organizada, se retira de una audiencia a puertas cerradas con los comités de la Cámara de Representantes de la Judicatura y de Supervisión de la Cámara de Representantes y de la Reforma del Gobierno en el Capitolio, el 28 de agosto de 2018. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Descubre a continuación:

El alto precio de contar la verdad en China hoy

TE RECOMENDAMOS