Moderna y Pfizer: ¡Pelea de gatos!

Por Jeffrey A. Tucker
28 de Agosto de 2022 5:11 PM Actualizado: 28 de Agosto de 2022 5:13 PM

Opinión

La leyenda dice que las patentes son una justa recompensa para las nuevas invenciones. La realidad es que son concesiones gubernamentales de privilegio monopólico para los intereses industriales. Lo que comenzó como un privilegio real heredado de los tiempos feudales mutó en un derecho de cualquiera a desplegar el poder del Estado para bloquear a los competidores y así ejercer un poder de fijación de precios monopólico basado en una cantidad de tiempo determinada por la ley.

Durante siglos, las patentes han sido objeto de debate en cuanto a su mérito social y económico. Que inhiben la competencia es indiscutible. Ni siquiera aquellos que realizan ingeniería inversa de un producto tienen derecho a producir y vender los resultados. La única pregunta es si tales intervenciones son realmente necesarias para incentivar la innovación.

En el caso de los productos farmacéuticos, la justificación es un poco diferente. Ha rodeado la supuesta necesidad de cubrir los altos costos de investigación y cumplimiento normativo. Las industrias necesitan una compensación para que toda su industria siga siendo rentable y no se presente una falta de avances médicos.

Nada de esto se aplica en el caso de las vacunas contra el COVID-19. Moderna recibió aprobación regulatoria acelerada y USD 10,000 millones en subsidios fiscales para su innovación de ARNm. Incluso entonces, reclamó el derecho a exigir derechos exclusivos sobre sus fórmulas. Durante la pandemia, tiempo durante el cual la compañía también reclutó a gobiernos y empresas privadas para obligar a los consumidores a aceptar su producto, accedió a renunciar a sus reivindicaciones.

Ahora que la pandemia ha terminado, la demanda de vacunas se ha desplomado en todo el mundo y los mandatos de vacunación se han eliminado, Moderna está demandando a Pfizer por robar su propiedad intelectual. La pelea en la corte podría durar años, al final de los cuales probablemente se asentarán y redistribuirán su botín.

Además de eso, ambas son corporaciones que cotizan en bolsa y obtuvieron enormes ganancias de la pandemia, mientras que el jurado aún está deliberando sobre si su producto demostró ser un beneficio neto en términos de reducción de la gravedad de la enfermedad y en qué medida. Ciertamente no detuvo la infección ni la propagación.

Para colmo, ambas compañías obtienen una indemnización legal completa por los daños causados por la vacuna, de acuerdo con el Código 42 de EE.UU. § 300aa–22. “Ningún fabricante de vacunas”, dice la ley, “será responsable en una acción civil por los daños que surjan de una lesión o muerte relacionada con la vacuna asociada con la administración de una vacuna después del 1 de octubre de 1988, si la lesión o la muerte fueron consecuencia de efectos que eran inevitables a pesar de que la vacuna se preparó adecuadamente y estuvo acompañada de las instrucciones y advertencias adecuadas”.

Este es otro nivel de privilegio del que disfrutan, justificado sobre la base de que ninguna empresa de fabricación de vacunas podría afrontar el costo de un gran litigio además de asumir los gastos de investigación y desarrollo.

Simplemente no es posible que a ninguna industria se le puedan otorgar más privilegios en la ley. La mayoría de ellos son bastante nuevos en un sentido legal. Boldrin y Levine han demostrado que las afirmaciones que respaldan este tipo de privilegio son falsas en teoría, falsas en la historia y falsas en el momento actual.

Sin el privilegio de la patente, y sin vastos subsidios, y sin indemnización por reclamos por daños, habría habido todos los incentivos solo de las ventas del producto para llevar un producto efectivo al mercado si tal cosa pudiera existir. El gobierno decidió con la Operación Warp Speed que debe existir absolutamente una vacuna contra el COVID. Eso fue visto como la única estrategia de salida. Esta demanda acabó creando enormes distorsiones en torno al precio y la eficacia.

Algunas personas predijeron este eventual lío desde el principio. Como mínimo, la fórmula de la innovación debería haberse compartido ampliamente para que, si la vacuna realmente funcionaba correctamente, pudiera fabricarse y distribuirse de manera rentable y voluntaria. Aquellos que querían la inyección podrían tenerla y el resto de nosotros habríamos seguido adelante con nuestras vidas mientras confiábamos en nuestros sistemas inmunológicos.

Ahora, después de un caos tan grande en los mercados laborales por los mandatos de vacunas, después de un año y medio de falsas promesas, después de un silencio casi absoluto sobre el problema del daño de las vacunas y después de la corrupción de las Big Tech, después del privilegio legal de ARNm sobre otras tecnologías, los dos principales líderes de la industria están luchando como escorpiones en una botella para retener sus privilegios industriales otorgados por la oficina de patentes. Esa es una forma muy extraña para que esta historia termine.

Para colmo, el titular real de la patente de ARNm se ha opuesto a estas vacunas todo el tiempo. Su nombre es Robert Malone y acaba de escribir lo siguiente:

“Según mi experiencia, estas tres patentes pueden invalidarse fácilmente debido a que no se cita el estado de la técnica pertinente. Para repetir, no tengo intereses financieros aquí. Pero el trabajo que hice y las patentes relevantes de las que soy coautor (que Moderna llamativamente no cita) ahora son de dominio público. Son de todos, no de Moderna, ni de CureVac, ni de BioNTech. Y esto puede explicar, en parte, por qué se ha hecho tanto esfuerzo por borrarme de la historia. No solo porque algunos buscan el Premio Nobel, sino también porque las posiciones de patentes de propiedad intelectual de algunas empresas muy rentables pueden correr peligro si se reconocen esas contribuciones”.

No solo las grandes farmacéuticas están expuestas. También el régimen de patentes. Y el propio gobierno.

No hay absolutamente ninguna teoría de economía política en existencia que pueda justificar esta combinación de 1) empresa privada con una vasta financiación de impuestos, 2) reclamos de propiedad monopólica forzada por el gobierno, 3) indemnización contra reclamos de daños, 4) acciones que cotizan en bolsa y 5) una base de clientes forzada. Y para colmo, ni siquiera está claro que el producto funcione; desde luego, no estuvo a la altura de las descabelladas afirmaciones de los altos funcionarios del gobierno.

En cualquier sistema de gobierno e industria se pediría a gritos un cambio drástico a esta combinación. Si no hay ningún cambio, sólo puede deberse al poder de la propia industria. De alguna manera, para ellos nunca es suficiente.

Del Instituto Brownstone


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.